Las Chivas corren a Villalpando y compañía

·1  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., noviembre 5 (EL UNIVERSAL).- Nunca había sucedido algo como esto en el futbol mexicano y con su determinación, la directiva de las Chivas deja una precedente importante, después del último escándalo en el que estuvieron involucrados cuatro jugadores rojiblancos, uno de ellos —Dieter Villapando— acusado de una presunta agresión sexual.

El presidente del Guadalajara, Amaury Vergara, no aguantó más las indisciplinas de sus jugadores y determinó darle una sanción ejemplar a quienes estuvieron inmiscuidos en la fiesta tras ganarle al Atlas el clásico y aseguró con hartazgo, que habrá "tolerancia cero".

Además de Villalpando, quien fue separado de manera inmediata y seguirá con el proceso legal que enfrenta, Javier López, Alexis Peña y José Juan Vázquez fueron separados y serán transferibles, lo que se traduce en que tampoco seguirán con el club.

"Fue algo más que una simple indisciplina, que a todas luces empaña el nombre de nuestra institución y nuestra familia", dijo Vergara. A la directiva no le importó perder económicamente con la salida de estos elementos, ya que espera ganar en evitar más indisciplinas.