Los Chiefs arriesgan el Super Bowl por un corte de cabello

·2  min de lectura

Arturo Carlos, enviado

TAMPA, Florida, EU., febrero 4 (EL UNIVERSAL).- Los Chiefs bajaron la guardia ante el Covid-19 en sus instalaciones, que abrieron las puertas a un peluquero que dio positivo y puso en riesgo el Super Bowl. Una de las medidas que tomó la NFL para la realización del partido fue que la semana se llevara a cabo desde las instalaciones de cada equipo, evitando que salieran de su zona de confort y así no exponer a uno de los equipos a algún brote.

La NFL obligó a que los jugadores limitaran sus actividades al entrenamiento y de regreso a casa; sin embargo, los Chiefs no pensaron que las cosas saldrían mal en su cuartel general. Cinco días antes de cortar el cabello o hacer un ajuste en el look de algunos jugadores de Kansas City, el barbero tuvo una prueba de Covid y dio negativo.

El domingo, cuando el centro suplente Daniel Kilgore había puesto sus barbas a remojar, interrumpieron la sesión ya que había resultados de un test positivo por parte del peluquero y se quedó a medio corte, según reportes de ESPN. Lo curioso es que a pesar de que sólo se agregó a la lista de reservas del Covid al receptor Demarcus Robinson y a Kilgore, había 20 personas, incluyendo a Patrick Mahomes en la fila para cortar el cabello, lo cual pudo llevar a una situación crítica el Super Bowl, como había reportado Adam Schefter.

La NFL ha sido enfática en que un contacto a menos de dos metros, o la permanencia en un lugar cerrado con alguna persona por más de 15 minutos, son suficientes para que se decrete un acercamiento y entre en el protocolo de Covid una persona. El peluquero no contagió a Robinson o Kilgore, incluso estarán disponibles para viajar el sábado con el equipo si tienen pruebas negativas por cinco días consecutivos.

DeMaurice Smith, director ejecutivo del sindicato de jugadores (NFLPA), comentó que si un jugador del calibre de Tom Brady o Patrick Mahomes no pudieran participar en el Super Bowl, no se movería el partido. La NFL, los equipos y los jugadores han tomado una gran responsabilidad para llevar esta temporada a buen puerto, para que un descuido en más de 25 semanas de estrictos protocolos se fuera por la borda por esta situación.

Los Chiefs tomaron a la ligera el proceso que hoy tiene a doble prueba diaria a todos los involucrados: imagínense que un peluquero terminara con las aspiraciones de un equipo llegando tan lejos. Nada está garantizado en esta pandemia, pero corrieron un riesgo innecesario para lucir más bonitos, cuando al final todos tienen un casco puesto en el campo.