Checo Pérez: de hacer postres para sobrevivir a alcanzar la élite de la Fórmula 1

Diario El País
·4  min de lectura
El piloto mexicano de Red Bull, Sergio Pérez,
afp

Antonio Pérez, padre de Checo, recibió una llamada de Felipe Calderón, expresidente de México. “Checo va a ganar la carrera, ya aposté”, le dijo horas antes de que iniciara el Gran Premio de Sakhir, en diciembre pasado. Pérez, un tanto incrédulo, agradeció el gesto. Ningún ferviente analista de la Fórmula 1 ni en la familia Pérez esperaban que el piloto mexicano ganara la carrera. Y mucho menos cuando en la primera vuelta terminó relegado al último lugar. En una de las míticas carreras de la historia, salió del fondo para ganar, el primer triunfo en 10 años de carrera.

La temporada 2020 fue una montaña rusa para Sergio Checo Pérez, nacido en Guadalajara hace 31 años. Se perdió dos fechas del campeonato tras infectarse de la covid-19 en septiembre pasado, y su antigua escudería, Racing Point, prescindió de él. “Lo más duro que ha vivido Sergio fue el despido de Racing Point pese a que haya salvado al equipo y a todos los trabajadores”, cuenta a EL PAÍS el padre del piloto. Salvo esos momentos de incertidumbre, el único latinoamericano en la Fórmula 1 cerró su mejor temporada al terminar en el cuarto lugar de pilotos con dos podios, entre ellos la victoria en Sakhir.

Red Bull Racing tenía en la mira a Checo Pérez y al finalizar la campaña lo anunciaron como su nuevo piloto. “Trabajó 20 años para este momento, será el episodio más importante de su vida y le he aconsejado que lo disfrute”, agrega su padre. El piloto mexicano comenzó su carrera en los go karts en Guadalajara. El deseo de ser un piloto profesional lo llevó a convertirse en uno de los talentos del futuro de la Escudería Telmex, un proyecto automotriz del magnate Carlos Slim. Con 15 años hizo las maletas para mudarse a vivir solo en Alemania para escalar en las divisiones del automovilismo. “Es un niño que empezó a trabajar en un restaurante de lunes a viernes. Él hacía postres y los fines de semana corría”, rememora Antonio Pérez.

El piloto mexicano de Red Bull, Sergio Pérez,
afp

Tras superar las categorías inferiores, Checo Pérez se estrenó en la Fórmula 1 con Sauber en 2011. Con tan solo dos años en las pistas, McLaren lo fichó para ser el reemplazo de Lewis Hamilton, aunque no pudo brillar en la escudería. Sus ocho temporadas en Force India/Racing Point le valieron para subirse al podio 10 veces: el triunfo en Sakhir, tres segundos lugares (Malasia e Italia en 2012, y Turquía en 2020) y seis terceros puestos (Canadá, en 2012; Bahréin, en 2014; Rusia, en 2015, Mónaco y Bakú en 2016 y 2018).

Antes de firmar por un año con su nueva escudería, Checo Pérez estaba en una encrucijada. Al no tener equipo ni una gran oferta, el mexicano había anunciado que prefería retirarse del automovilismo. Su gran temporada en 2020 fue un giro brutal que lo situó en el escaparate de la escudería de la bebida energética. “Checo se lo planteó así: O consigo algo para delante o nada para atrás”, recuerda Antonio.

El Mexicano Sergio Perez, celebra el triunfo sobre su Racing Point.
Bryn Lennon

“De todos los equipos de Fórmula 1 que me puedes poner, nunca me pasó la mente que podía llegar a Red Bull. Normalmente están apoyando a los jóvenes de su academia. Llegar por fuera es especial”, dijo Pérez al equipo de comunicación de su escudería. Las expectativas sobre Checo Pérez se han elevado en México. Sin embargo, el piloto sabe cuál es su papel en el equipo: será el fiel escudero de Max Verstappen, conductor principal. “Sergio no fue contratado para llegar a pelear con Max”, resume Carlos Jalife, analista de la Fórmula 1 en la revista FastMag. “Al ser el número dos, eso puede llevar a que si Sergio llegara a estar adelante, no sería impensable que entraran en juego las órdenes de equipo y tuviera que ceder el sitio a su coequipero, que es el elegido para pelear por la corona”, suma Jalife.

Verstappen y Checo Pérez tienen la meta de destronar a Mercedes, constructora campeona del mundo en los últimos siete años. La estrategia se basará en cómo atacar directamente a Valtteri Bottas y a Hamilton, y cómo alejarse de las Ferrari de Leclerc y Sainz Jr.

El día que el jefe de la escudería del toro, Chris Horner, llamó a Sergio para confirmarlo como su piloto, el mexicano invitó a sus padres a una comida en su casa. Sobre la mesa había un pastel de cupcakes que formaban el logotipo de Red Bull y varias latas de la gaseosa energética. México, que se encomienda a Checo, ya tiene una nueva bebida favorita.

(VIDEO) Lo de 'Checo' Pérez en Baréin, el acontecimiento deportivo de México en 2020