Chau, cierren de todo: Di María humilló a dos rivales, metió una rabona e Icardi la empujó