Champions League: Liverpool, a cuartos de final con la misión de recuperar la corona europea

·2  min de lectura
Mohamed Salah celebra su gol, el primero de Liverpool en el desquite de la serie frente a Leipzig, en un partido jugado en Budapest
ATTILA KISBENEDEK

Liverpool derrotó por 2-0 al Leipzig, el mismo resultado que había conseguido en el partido de ida, y se clasificó este miércoles a los cuartos de final de la Champions League. Los dirigidos por Jürgen Klopp olvidaron sus penas en la Premier League, en la que quedaron muy lejos del puntero Manchester City, para seguir su paso en Europa gracias a los goles del egipcio Mohamed Salah (70) y del senegalés Sadio Mané (74), en el desquite jugado en el Puskas Arena, en Budapest.

Salah anotó el 1-0

El 0-0 en el entretiempo no fue un fiel reflejo de un partido vibrante y lleno de alternativas para los dos equipos. El español Dani Olmo tuvo una primera gran ocasión para adelantar a los alemanes y acercarlos en la eliminatoria, pero Alisson Becker rechazó el remate con el pie.

Divock Origi lucha por la pelota con Marcel Sabitzer; el delantero belga anotó el segundo gol de Liverpool en el encuentro jugado en el Puskas Arena de Budapest
Laszlo Balogh


Divock Origi lucha por la pelota con Marcel Sabitzer; el delantero belga anotó el segundo gol de Liverpool en el encuentro jugado en el Puskas Arena de Budapest (Laszlo Balogh/)

Después fue el turno para el arquero del Leipzig, el húngaro Peter Gulacsi, que con sus atajadas evitó los goles de Diogo Jota y ‘Mo’ Salah.Y el defensa francés Dayot Upemecano también salvó in extremis un remate claro de Salah sobre la media hora. Los alemanes respondieron con un disparo del sueco Emil Forsberg que se marchó pegado al palo, aunque la última ocasión del primer tiempo fue de nuevo para Diogo Jota, cuyo remate lo sacó Gulacsi con los puños.

El 2-0, a cargo de Origi

Fueron los mismos protagonistas que en la primera ocasión del segundo tiempo y con el mismo desenlace, con el arquero ganándole la partida al delantero portugués. Alexander Sorloth dio el último susto a los ‘Reds’ con un remate que reventó en el travesaño, cinco minutos antes de que Salah abrió al fin el marcador, culminando una contra con un zurdazo pegado a la base del palo.

Ese gol obligaba a Leipzig a anotar tres en apenas 20 minutos para clasificarse, una misión casi imposible. Los alemanes acusaron el golpe y apenas cuatro minutos después Sané sentenció el duelo con una volea tras un centro de Divock Origi. Suficiente para un Liverpool enfocado decididamente en el torneo continental como último gran objetivo para cerrar una temporada sin el brillo de tiempos no muy lejanos.