Champions League. Lionel Messi se la juega por el presente de Barcelona, mientras PSG lo sueña a futuro

Claudio Mauri
·6  min de lectura

Si en esta temporada Lionel Messi viene haciendo un ejercicio de abstracción de todo lo que rodeó a su frustrada salida de Barcelona y al caos institucional, económico y deportivo del club para concentrarse en lo futbolístico, el regreso de la Champions League le demandará una mentalización mayor. Paris Saint Germain es algo más que el rival en la apertura de los octavos de final, en un partido que se disputará en el Camp Nou, a las 17 de la Argentina (televisará ESPN). El subcampeón europeo, a través de un goteo de declaraciones de distintos protagonistas y de filtraciones periodísticas, corteja al rosarino para que se mude a la capital francesa después del 30 de junio, cuando vence su contrato con Barcelona.

Luto en el fútbol: Murió Leopoldo Jacinto Luque, campeón en el Mundial '78

Al culebrón le falta -y le seguirá faltando- la palabra del principal involucrado. Messi se mantiene en su postura de no adelantar nada sobre su futuro, en buena medida porque todavía no lo tiene resuelto, a la espera de lo que deparen las elecciones a presidente de Barcelona, que se celebrarán el 7 de marzo, y de las sensaciones futbolísticas que le deje una temporada en la que más que nunca se constituyó en el líder de un equipo renovado y necesitado de alguien que se lo ponga al hombro.

El historial entre Barcelona y PSG es tan corto y contemporáneo como de alto voltaje. Desde 2013 se enfrentaron en tres series y en todas pasó Barcelona. La última, en 2017 por los octavos de final, dejó consecuencias que trascendieron al impactante 6-1 con que Barcelona neutralizó la derrota por 4-0 en el Parque de los Príncipes. Esa noche en el Camp Nou, Neymar fue la gran figura en la remontada del Barsa, pero las portadas y primeros planos se quedaron con Messi celebrando como un héroe, parado sobre un cartel de publicidad detrás de la línea de fondo. Cuentan que ese día, Neymar se convenció de que debía salir de Barcelona si quería ganar alguna vez el Balón de Oro y ser considerado el mejor del mundo, algo imposible mientras fuera compañero de Messi. A los pocos meses, el brasileño acordó con PSG y pagó la cláusula de rescisión de 222 millones de euros, cifra récord para una transferencia.

Lesionado nuevamente por la dura marcación que sufre en la Liga de Francia, Neymar quedó al margen del encuentro de este martes y está en duda su presencia en el desquite del 10 de marzo. Tampoco viajó Ángel Di María, por una lesión muscular. Mauricio Pochettino, que en un mes y medio de gestión lleva 8 triunfos, un empate, una derrota y la obtención de la Supercopa de Francia, alineará a Mauro Icardi y, probablemente, a Leandro Paredes.

La llegada de la delegación del campeón de Francia a tierra catalana avivó la agitación que desde hace semanas se desató con la probable incorporación de Messi a PSG. El presidente Nasser Al-Khelaifi fue increpado por un grupo de hinchas de Barcelona en las cercanías del hotel. Lo acusaron de querer llevarse a Messi con prácticas desestabilizadoras.

La tensión se trasladó a las conferencias de prensa. PSG, a horas del partido, pareció cambiar la estrategia de comunicación sobre Messi. Canceló cualquier comentario y no repitió ninguno de los mensajes seductores que le venían enviando al N° 10. Llamó la atención que en la conferencia de Pochettino no se le diera lugar a las preguntas de los periodistas españoles, y que las efectuadas por medios franceses evitaran cualquier referencia al rosarino.

Quien sí respondió sobre Messi fue Leandro Paredes, con palabras mucho más sobrias y distantes que las pronunciadas hace unas semanas: "Ya se habló mucho de Messi. Ahora tenemos un partido importante y eso es lo que nos preocupa".

Desde el director deportivo Leonardo, pasando por Neymar, Pochettino, Di María, Paredes y Verratti, todos fueron endulzando los oídos de Messi. El operativo ofuscó a Ronald Koeman, que llegó a calificar de "falta de respeto" algunas declaraciones de Pochettino.

La prensa francesa también parece embarcada en promover la llegada de Messi, con el impacto que eso significaría para una liga que mediáticamente está por detrás de las de Inglaterra, España e Italia. Hace unas semanas, la revista France Football publicó una tapa con un fotomontaje de Messi vestido con la camiseta de PSG.

Este lunes, el diario L'Equipe informó que Neymar se comunicó con Messi para tentarlo con las bondades de vivir en París y del sólido proyecto de PSG. En diciembre, la estrella brasileña había declarado: "Lo que más quiero es volver a jugar con Messi. ¿Dónde jugaría Leo en el PSG? No es un problema, incluso podría jugar en mi puesto. Deberíamos intentarlo la próxima temporada".

Del lado de Barcelona, Koeman trata de crear las mejores condiciones para que Messi prolongue su carrera en Barcelona: "A Messi lo veo muy bien, es del Barsa y tengo muchísimas esperanzas en que siga".

En la conferencia de prensa dispuesta por la UEFA asistió Jordi Alba, uno de los principales socios futbolísticos de Messi con sus proyecciones por la izquierda. El lateral respondió preguntas sobre el capitán: "La decisión que tome Leo sobre su futuro será bien pensada y meditada. Será su decisión y habrá que respetarla, pero ahora está comprometido al cien por ciento con el club de toda su vida. Eso se ve en cada partido. Lo que digan jugadores de otros clubes no le prestamos atención en el vestuario. La última palabra la tendrá Leo".

El debate sobre el futuro de Messi dejó un poco en un segundo plano su obsesión por ganar la quinta Champions League, tras las obtenidas en 2006, 2009, 2011 y 2015, esta última con el tridente que integró junto con Luis Suárez y Neymar. Luego se sucedieron duras eliminaciones, ante Juventus, Roma, Liverpool y Bayern Munich.

En la etapa de grupos de esta temporada, disputó cuatro partidos -descansó de los viajes a Dinamo Kiev y Ferencvaros (Hungría)- y convirtió tres goles (uno a Juventus). Contra PSG jugó los ocho encuentros desde 2013, con cuatro goles y una asistencia. Mientras lo sueña a futuro, PSG deberá cuidarse de un Messi que juega todas sus cartas al presente.

Posibles formaciones

Barcelona: Ter Stegen, Dest, Piqué o Mingueza, Lenglet y Alba, De Jong, Busquets y Pedri; Messi, Griezmann y Dembélé. DT: Ronald Koeman.París Saint Germain: Navas; Florenzi, Marquinhos, Kimpembe y Kurzawa; Gueye, Verratti y Paredes; Kean, Icardi y Mbappé. DT: Mauricio Pochettino.Estadio: Camp Nou (Barcelona)Árbitro: Björn Kuipers (Holanda)Hora de Argentina: 17.TV: ESPN