Champions League. El insólito lugar donde Erling Haaland le firmó un autógrafo a un juez de línea

·2  min de lectura
El momento en que Erling Haaland le firma un autógrafo al árbitro
El momento en que Erling Haaland le firma un autógrafo al árbitro

El universo del fútbol está de acuerdo con que una de las figuras emergentes del momento es el noruego Erling Haaland. El delantero de 20 años la rompe en el Borussia Dortmund por lo que se vuelve el foco de las miradas en cada partido que disputa. Este martes participó del encuentro ante el Manchester City por la ida de los cuartos de final de la Champions League y, aunque no consiguió convertir, su liderazgo sigue creciendo.

La alocada cifra de con 33 goles en 31 partidos que el joven mantiene con el club alemán tiene a los hinchas del club fanatizados con su juego, aunque esa admiración trasciende toda bandera. Tal es así, que hasta los árbitros están fascinados con el jugador, algo que hasta el momento pasaba con figuras como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y algún otro futbolista de la más alta categoría.

Sorpresa en el mundo Boca: Carlos Tevez mostró su nuevo y colorido nuevo look con trenzas azules

Erling Haaland
Erling Haaland


Erling Haaland ya es una estrella del fútbol internacional

Mientras Haaland se retiraba del campo de juego en la casa del Manchester City tras perder por 2 a 1 con el conjunto de Pep Guardiola, el juez de línea Octavian Sovre se le acercó al delantero que iba camino al vestuario y le hizo un insólito pedido.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Las cámaras de televisión lo capturaron todo: el árbitro rumano le había solicitado al noruego que le firme un autógrafo. El goleador del Dortmund aceptó y le dejó su firma en la tarjeta amarilla que el juez tenía en el bosillo de su camiseta.

El gol de Norberto Alonso a Boca: qué pasó con la mítica pelota naranja después del partido y dónde está ahora

Como si fuera poco, una vez que el futbolista autografió uno de los papeles, Sovre le mostró la tarjeta roja para que la firme también. Haaland accedió. Mientras tanto, los jugadores del Borussia se retiraban cabizbajos de la cancha tras la derrota y sin reparar en lo llamativo del intercambio entre su compañero y el árbitro.