La cereza más grande del mundo es italiana y pesa más de 26 gramos

M. J. Arias
·2  min de lectura

Mientras el Valle del Jerte florece, en Italia ya han recogido algunos frutos y presumen de tener entre ellos a la certificada por el Libro Guinness de los Records como la cereza más pesada del mundo. Es originaria de Ferrara, resultado de un programa de la Universidad de Bologna y pesa nada más y nada menos que 26,93 gramos, como ha sido certificado ante notario y recoge la web de la Universidad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La cereza en cuestión pertenece a la variedad Sweet, que fue la elegida por la mencionada universidad italiana para su programa y para la que contaron con la participación de los responsables del campo de cultivo de Salvi Vivai, en Runco di Portomaggiore (Ferrara). Allí fue recogida el pasado mes de junio. Ya en el momento de la recolección se percataron de las dimensiones inusuales del fruto y se inició el protocolo para determinar si era o no la más grande conocida hasta la fecha.

Según informa la agencia de noticias Ansa, la cereza fue medida, pesada y estudiada bajo una “escrupulosa verificación” ante un notario que validó todos los parámetros a tener en cuenta para poder obtener el título del Guinness World Records que reconociese su condición. Comprobado todo, el reconocimiento es suyo y se lo arrebata al anterior fruto, que pesó 23,93 gramos. Aquella fue elegida a finales del pasado 2019, recogida en Chile. La anterior, de 21,69 gramos, era italiana. Así que el titulo de cereza más pesada del mundo vuelve a Italia una vez más.

Stefano Tartarini, profesor del Departamento de Ciencias y Tecnologías Agroalimentarias de la Universidad de Bolonia y director del proyecto, explicaba a la revista de este centro universitario que “después de más de diez años dedicados a la investigación y desarrollo de esta familia particular de cerezas es una gran satisfacción haber obtenido este resultado”.

El programa, indican, comenzó hace ya más de tres décadas y desde entonces expertos en la materia han llevado a cabo distintos cruces en busca del mejor resultado. Silvia Salvi, responsable de la empresa encargada del cultivo, se ha mostrado orgullosa del resultado y el reconocimiento obtenido a un proyecto que acarrea mucho trabajo e inversiones considerables.

Salvi explica que deben “estudiar los efectos que cada tipo de tratamiento tiene sobre el producto. La cantidad de agua, de elementos nutricionales a aportar, los tratamientos agronómicos deben calibrarse cada año para obtener una mejora continua. Saber que estamos produciendo una cereza Guinness es una corona más de nuestro trabajo en equipo”.

EN VÍDEO | Así luce la reserva de agua dulce más grande del mundo totalmente congelada