Celebran segunda edición de Spartan Race México

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 7 (EL UNIVERSAL).- Este fin de semana la playa de Hotel Princess Mundo Imperial, en Acapulco, Guerrero, se convertirá en un campo de batalla, ya que se celebrará la segunda edición del Spartan Race México, la carrera de obstáculos más grande del mundo.

Esta competencia se caracteriza por ser una carrera de gran intensidad debido a la distancia, cantidad de obstáculos y la dificultad de los circuitos. Es por esto que cada participante debe tener una buena preparación para poder completarla.

"Tiene qué integrar tres cosas importantes. La fuerza, ir al gimnasio y la ayuda de algunos ejercicios específicos para pasar los obstáculos; otra es la resistencia, no sólo se trata de correr, sino de aguantar durante cientos de kilómetros de corrida; y otra es la velocidad, donde son los sprints, las carreras que son más explosivas porque son más cortas y tienes que mantener una velocidad más de exigente", comentó María del Carmen Barriga, quien es la segunda mejor mexicana y la tercera a nivel Latinoamérica en esta competencia.

La exigencia de la Spartan Race es alta, y para poder tener un buen nivel competitivo se recomienda tener una preparación mayor de tres meses para adaptar al cuerpo con fuerza y velocidad.

Esta carrera se desarrolla en al menos 42 países del mundo. La convocatoria ha ido incrementando.

En ocasiones muchas personas no se atreven a participar en una Spartan Race por el nivel de exigencia; sin embargo, María del Carmen recomienda a los competidores novatos que "tengan las ganas de hacerlo. Todos estamos bajo las mismas condiciones. Una vez que tengas las ganas, puedes empezar a entrenar la parte de la corrida, correr diario un determinado número de kilómetros e ir incrementando las distancias. No dejar de lado la parte de la fuerza corporal, ya que los obstáculos representa de mucho trabajo".

La Spartan Race se desarrollará los días 7 y 8 de marzo y se espera que compitan aproximadamente 7,000 atletas mexicanos, estadounidenses, canadienses y latinoamericanos.



Qué leer a continuación