¿Son los ERE la Gürtel del PSOE, o no se parecen en nada?

Griñán a la salida de la Audiencia de Sevilla tras conocer la sentencia. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)
Griñán a la salida de la Audiencia de Sevilla tras conocer la sentencia. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)

 

Hoy el PSOE lo ve todo negro. Y con razón. Los expresidentes socialistas de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán y Manuel Chaves han sido declarados culpables por el caso de los ERE ilegales y condenados a seis años de cárcel y quince de inhabilitación, en el caso del primero, y a nueve de inhabilitación del segundo. Ambos están condenados por prevaricación con el agravante, en el caso de Griñán, del delito de malversación de caudales públicos. Es decir, ambos son responsables -aunque en grados diferentes- del sistema de ayudas públicas ilegales que la Junta andaluza instauró en el año 2000 para beneficiar a empresas en crisis.

Todo lo relatado en el párrafo de arriba va a ser empleado por el PP como artillería pesada contra el PSOE y su secretario general, Pedro Sánchez. En realidad, es más justo decir que ya está siendo utilizado. Incluso que ya ha sido utilizado. Porque los 'ERE de Andalucía' han sido el argumento de los populares para defenderse de 'la Gürtel' en estos últimos años. Pero ¿son equiparables?

La realidad es que no. Tanto por exceso de unos como por defecto de otros. Nos explicamos. El daño económico a las arcas públicas es muy diferente. En el caso juzgado estos días en la Audiencia de Sevilla se estima que se han malversado 680 millones de euros cuando en el caso de la Gürtel 'apenas' están acreditados unos 20-21 millones de euros. Así que, ciñéndonos al montante económico, no hay duda de cuál pesa más en la balanza.

Pero eso no implica que sea más grave lo que ha hecho el PSOE que lo que hizo el PP. Al contrario. Porque, ciñéndonos a las sentencias, "el caso Gürtel es un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública en Administraciones gobernadas por el Partido Popular durante al menos una década".  Mientras que el caso ERE es un "sistema de ayudas públicas a empresas en crisis fuera del control previo de la Intervención General de la Junta de Andalucía".

O si lo prefieren, está probado que parte del dinero de 'la Gürtel' se utilizó para financiar actos electorales del PP y, por tanto, el Partido Popular sí se financió ilegalmente. Algo que no está probado con los ERE ya que el trato de favor fue para empresas propiedad, en algunos casos, de exdirigentes socialistas. Pero nunca al PSOE.

Así es como en el caso de la Gürtel hay excargos públicos del PP condenados por enriquecimiento ilícito -altos cargos como el ex tesorero del PP Luis Bárcenas o el ex consejero del Gobierno de Esperanza Aguirre, Alberto López Viejo-, y en el de los ERE no hay tal sentencia contra ningún cargo del PSOE.

El ámbito de actuación de las tramas corruptas también es muy diferente.  La una se circunscribe a las ocho provincias andaluzas, y la otra afectó directamente a los primeros niveles de la estructura organizativa del PP.

Y la gran diferencia entre ambos es la lista de delitos. Si en el que afecta al PSOE andaluz se habla de dos únicos delitos -prevaricación y malversación de caudales públicos-, en el que atañe al PP se amontonan asociación ilícita, fraude a la administración, cohecho, falsedad de documento mercantil, malversación de caudales públicos, prevaricación, blanqueo de capitales, delitos contra la hacienda pública, tráfico de influencias y apropiación indebida, entre otros.

Lo único importante es que ambos casos están ya juzgados y cada uno suma una lista de culpables judiciales y políticos. Lo deseable a partir de ahora es que ni PP ni PSOE usen el caso del otro como coartada para defenderse de sus corruptelas propias. El fin del bipartidismo no solo es la atomización del Congreso y el inicio de los Gobiernos de coalición, sino también el oscurantismo y los vasos comunicantes entre las tramas corruptas de PSOE y PP. España pasa página con ambas sentencias y es un país donde ya se tolera menos la corrupción política. Algo que el bipartidismo no frenó por beneficio propio.

Más historias que te pueden interesar:

Las condenas en el caso de los ERE

Caso ERE: todo lo que debes saber ante la sentencia de la mayor causa de corrupción de España

Qué leer a continuación