Casemiro es el hombre del balance en el Real Madrid

Quality Sport Images/Getty Images
Quality Sport Images/Getty Images

Un partido más, Carlos Henrique Casemiro fue un jugador capital para el Real Madrid. Es difícil imaginar la suerte que hubieran corrido los blancos ante el PSG sin la presencia del brasileño en el terreno de juego, pues como viene siendo normal en los últimos tiempos, el mediocentro volvió a ser un verdadero seguro de vida para Zinedine Zidane.

Casemiro está en un momento de forma extraordinario, y junto a Fede Valverde, ha conformado una dupla en el mediocampo que es capaz de generar una seguridad que hacía mucho tiempo no se veía en el Real Madrid. La capacidad de ambos jugadores de hacer las coberturas necesarias a sus compañeros atacantes ha generado un inmejorable estado de tranquilidad en el equipo que hace que todos jueguen de manera mucho más libre sobre el campo.

Pero más allá de la inestimable ayuda del uruguayo, que se ha rebelado como la gran noticia de esta temporada, es Casemiro el verdadero timón en el mediocampo, el hombre que genera el balance necesario para que el conjunto de Zizou haya recuperado la sonrisa.

TF-Images/Getty Images
TF-Images/Getty Images

Su partido ante el PSG fue verdaderamente descomunal. Si Kylian Mbappé no brilló de la manera esperada fue porque Casemiro salió siempre al paso de sus arrancadas y, en una gran mayoría de esas ocasiones, salió ganador del lance. El que fuera jugador del Sao Paulo y FC Porto se plantó de cara contra un miura y supo como torearlo. Lejos de los exabruptos físicos que pudo llegar a cometer en sus años de juventud, Case ahora se muestra tan seguro de si mismo que raramente comete falta en sus acciones. Ante el PSG, por ejemplo, se llevó una tarjeta amarilla tras una falta a Marco Verratti, pero la repetición mostró que el brasileño había rebañado el balón de manera totalmente lícita.

Ese es el juego de un Casemiro que se ha convertido poco a poco en primordial en el Real Madrid, pues es el factor corrector del equipo en todo momento. No importa que los blancos jueguen con tres o cuatro centrocampistas, mientras el brasileño esté en la cancha la defensa estará muy bien resguardada.

Su trabajo ha vuelto a poner a los blancos en el mapa competitivo, pues con un Casemiro en su mejor estado de forma, es mucho más sencillo hacer un fútbol ofensivo y despreocupado. Incluso el concurso de un Marcelo que suele siempre olvidar su marca en defensa se hace permisible, siempre y cuando su compatriota esté en el campo para ayudar en la cobertura de la banda izquierda.

Quality Sport Images/Getty Images
Quality Sport Images/Getty Images

Ante el PSG, no sólo era Mbappé la amenaza. Ángel Di María está también en un momento de forma espectacular y es un puñal por su banda. Pero Casemiro estuvo siempre muy atento las incursiones del argentino, y cada vez que quiso intentar la diagonal, salió al paso para tapar su trayectoria.

Con este nivel de juego, la participación de Casemiro en el Real Madrid se hace indispensable. Tanto que tal vez el mayor rompecabezas de Zidane sea cómo hacer para cubrir su puesto cuando el brasileño no esté disponible. Toni Kroos y el propio Fede Valverde pueden llegar a cubrir una eventualidad, pero en realidad el de Casemiro es el único puesto que no está doblado dentro de la plantilla.

Esto hace, si cabe, más esencial el concurso del brasileño, quién sin hacer mucho ruido se ha convertido en uno de los pilares blancos; en el futbolista que pone el balance en el equipo, con lo infinitamente importante que es esa función en un equipo como el Real Madrid.

Más historias que te puede interesar:

Eden Hazard, el vago que todo entrenador quiere en su equipo

Luka Modric y el ejemplo del último Xavi en el Barça

¡Bienvenido de nuevo, Isco!

Qué leer a continuación