Carrera Iditarod de trineos con perros en Alaska se realiza con trazado alterado por COVID-19

Yereth Rosen
·2  min de lectura
Imagen de archivo. El musher noruego Joar Leifseth Ulsom sube por la primera colina fuera de la rampa de inicio durante el reinicio oficial de la carrera de trineos tirados por perros Iditarod en Willow, Alaska

Por Yereth Rosen

ANCHORAGE, Alaska, 5 mar (Reuters) - La palabra "Iditarod" significa "un lugar distante" en lenguas indígenas de Alaska, pero debido a las precauciones necesarias para enfrentar la pandemia de COVID-19, la carrera de trineo con perros de Iditarod, que comienza el domingo, se realizará con un trazado reducido.

La ruta de la carrera de trineos con perros más famosa del mundo ha sido alterada drásticamente para evitar casi todas las comunidades que normalmente sirven como puntos de control y la tradicional ceremonia de largada en Anchorage ha sido eliminada.

Sólo 47 conductores, o mushers, y sus perros se han inscrito, una cifra mucho menor a la habitual, debido a que muchos participantes no pudieron superar los requisitos de viaje impuestos para frenar la propagación del coronavirus. Tampoco habrá muchos espectadores animando a los equipos en persona, debido a que el acceso a la ruta estará estrictamente limitado.

"No es que seamos personas muy sociables. Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo con los perros", dijo a Reuters el campeón de 2018, Joar Leifseth Ulsom, un noruego que vive en Alaska y uno de los favoritos de este año.

La planificación para la carrera de este año, respetando las restricciones por el COVID-19, comenzó al final de la competencia del año pasado, cuando los participantes regresaron "a un mundo diferente", apuntó Rod Urbach, director ejecutivo de Iditarod.

El mayor cambio para la edición 49 de la carrera es el recorrido. En lugar de ir a Nome, la ciudad en la costa del mar de Bering donde normalmente está la meta, la ruta 2021 será un circuito de ida y vuelta que llevará a los equipos a un puesto de control deshabitado llamado Iditarod y al asentamiento minero abandonado de Flat, y luego de regreso a Willow, a unas 75 millas (121 km) al norte de Anchorage.

La distancia total es de aproximadamente 860 millas (1.380 km), aproximadamente 100 millas (160 km) más corta que el recorrido tradicional.

Todos los participantes deben realizar pruebas de COVID repetidamente y permanecer en una "burbuja" de Iditarod, dijo Urbach. Es especialmente importante que esas medidas sean respetadas por autoridades, veterinarios y voluntarios de la carrera, que superan con creces al número de competidores, dijo.

La carrera de este año es muy competitiva, dijo Ulsom, uno de los campeones que regresa. Ese grupo incluye a los cuatro veces ganadores Dallas Seavey y Martin Buser, y al campeón de 2019, Pete Kaiser.

Entre las mujeres de Iditarod figuran Aliy Zirkle, quien planea retirarse luego de la competencia de este año, y Jessie Royer, quien terminó tercera los últimos dos años.

(Reporte de Yereth Rosen en Anchorage, Alaska; Editado en Español por Ricardo Figueroa)