Carlos Villagrán se aprovecha de la fama de Quico para buscar atención, una y otra vez

Miguel Cane
·5  min de lectura
Carlos Villagrán (AP)
Carlos Villagrán (AP)

El integrante más polémico de la compañía que conformó “la vecindad” del famoso “Chavo del 8”, es decir, Roberto Gómez Bolaños, sin lugar a dudas ha sido Carlos Villagrán, más conocido por su personaje: Quico.

Desde que el actor y el creador del personaje se enemistaron, por motivos personales y después profesionales, Villagrán ha dado la nota, las más de las veces discordante, a la armonía alcanzada por Chespirito (entre otras cosas ha difundido teorías conspirativas sobre el COVID-19 y ha dicho que no cree en la existencia del virus) y ahora vuelve a ser tendencia por reintentar a los 76 años incorporarse a la esfera política, esta vez en su estado de adopción: Querétaro, al centro de la república mexicana.

Decir que ha sido polémico –hasta en este aspecto– no es hipérbole: a Villagrán nunca le ha faltado la ocasión para buscar el reflector, y la más reciente se dio en estos días cuando trascendió que el actor y el partido Querétaro Independiente se encuentran en conversaciones para que Villagrán contienda en las elecciones del 2021, si bien no se sabe en calidad de qué. Hay medios que hablan de que perseguirá la gobernatura del estado –que por décadas ha sido un bastión de centro derecha– y otros que hablan de que buscaría representar al estado en la cámara de diputados.

La presidenta de dicho órgano político, María Concepción Herrera, señaló a medios locales mexicanos que el interés del famoso por volver a incursionar en el mundo de la política (ya lo había intentado en 2015 como precandidato a diputado por el hoy desaparecido partido conservador Encuentro Social, pero dicha intención no prosperó), le fue dado a conocer a través de personas cercanas al actor, por lo que el interés de sumarse como candidato de este partido es real y tangente, aunque este aún no es oficial.

“Efectivamente, hay un interés, al menos así lo ha manifestado un representante del señor Villagrán”, aseguró. En caso de concretarse, la postulación debería presentarse entre el 8 y 10 de enero cuando se informará el cargo para el cual podría decantarse.

El actor tiene residencia fija en Querétaro desde 1986 (aunque también residió en Venezuela, Argentina y Miami en ese periodo de su vida).

Villagrán, que formó parte de la compañía de Chespirito entre los años de 1970 y 1979, alcanzó fama internacional con su personaje de Quico, uno de los niños que vivían en “La vecindad del Chavo” y que era famoso como el amiguito antagónico del personaje principal, con frases que se volvieron parte de la cultura popular como “¡Cállate, cállate, cállate que me desesperas!” y “¡Chusma, chusma!”.

La amistad cercana entre Villagrán y Gómez Bolaños se quebró hacia fines de la década de los ‘70, en pleno auge del show cómico más célebre de la TV Mexicana (e internacional), y aunque nunca realmente se explicó por qué, lo cierto es que la controversia los siguió por décadas.

Al principio se habló de que la tercera en discordia era nada menos que Florinda Meza, hoy la viuda del célebre ‘Chespirito’, que creó para ella el personaje emblemático de Doña Florinda y años después, a La Chimoltrufia.

Según cuenta la leyenda tejida por la farándula, Villagrán era pareja de Meza y ésta lo habría dejado por Gómez Bolaños, que a su vez estaba casado con Graciela Fernández, la madre de sus hijos. Otra versión, que el propio Villagrán dio a conocer fue que Meza quería tener una relación que él no quiso corresponderle y ella se consoló con Gómez Bolaños.

Lo único cierto, es que en 1978 Gómez Bolaños se separó de su cónyuge (finiquitaron el divorcio hasta 1989) y se fue a vivir con Florinda, con quien se casó oficialmente hasta 2004 –Roberto Gómez Bolaños falleció el 28 de noviembre de 2014.

Es más interesante lo que sucedió entre ellos a nivel profesional, y que tuvo consecuencias décadas después: como creador de los personajes, Gómez Bolaños tenía control sobre los derechos de autor de éstos y su imagen. En 1979, después del rodaje de “El Chanfle”, la primera película de largometraje de la compañía, en la que no interpretaban a los personajes de la serie, Villagrán anunció a Gómez Bolaños que se retiraba de “El Chavo del 8”, para irse a trabajar a Venezuela, puesto que Venevisión le ofrecía mucho más dinero que Televisa. Gómez Bolaños accedió a ello, pidiéndole que si usaba el personaje de Quico, simplemente le diera el crédito pertinente, pero no le pidió dinero a cambio.

Según se ha reportado en diversos medios, Villagrán se rehusó y dijo que Quico era una creación suya. El pleito que esto generó llevó a que cambiara la manera de escribir el nombre del personaje y que en Venezuela se le conociera como Kiko, y por 22 años no volvieron a verse ni hablarse.

Fue hasta el año 2000 cuando fueron los 30 años del personaje y Televisa hizo un homenaje del que Villagrán también participó, eso no sirvió para limar asperezas con Chespirito, con quien no volvió a tener contacto ni en el momento de su muerte, pese a que acudió al funeral masivo en el Estadio Azteca caracterizado como el famoso personaje y ahí ostensiblemente hizo las paces con Florinda Meza, aunque hacía ya muchos años que no interpretaba al personaje que le dio tanta fortuna y tanta controversia, según ha declarado, esto a cuenta de la edad.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

El día que Carlos Villagrán, “Quico”, rechazó el dinero de Pablo Escobar: “Ponga la cifra, hasta un millón de dólares”

Victoria Ruffo y el éxito que la humillación de su relación con Eugenio Derbez nunca pudo empañar

Édgar Vivar, su eterna reinvención como actor a los 75 años y con 5 proyectos nuevos por hacer

"La edad sí importa": el cliché que Sigourney Weaver no ha sufrido en carne propia pero existe para la mayoría de las actrices

EN VIDEO: Jennifer Lopez y Alex Rodriguez se han planteado 'no casarse'