Carlos Tevez, tras el triunfo de Boca sobre Atlético Tucumán: su bronca, su desafío y qué debe mejorar el equipo

Franco Tossi
·4  min de lectura
Carlos Tevez en acción en el 3-1 sobre Atlético Tucumán; el 10 jugó bien pero falló tres chances nítidas de gol.
LA NACION/Mauro Alfieri

El semblante de Carlos Tevez después de los partidos más recientes no venía siendo amigable, por los malos resultados del equipo y, sobre todo, la pálida imagen. Este sábado Boca se impuso por 3-1 a Atlético Tucumán por la Copa de la Liga Profesional y tuvo momentos de buen fútbol, y sin embargo, la expresión del capitán no contrastó con la de las últimas semanas. Si bien el número 10 se fue conforme con la labor general, esta vez fue su actuación lo que hizo que la alegría no fuera completa.

Tevez no jugó mal, pero tampoco fue de los más destacados de un equipo en el que los juveniles Agustín Almendra, Cristian Medina y Alan Varela resultaron el motor de una versión colectiva mejorada. El resumen personal del atacante quedó en un gris porque el capitán fue el que tuvo más chances de convertir y no lo logró. Si el Decano hubiera terminado igualando el encuentro, todos –incluso él– estarían recordando al 10.

Boca jugó mejor, le ganó a Atlético Tucumán y ahora es segundo en la Copa de la Liga Profesional

Asistió a Medina en el primer gol y a Sebastián Villa en el segundo. Pero cuando las chances estuvieron en sus pies, sobre todo en el período final (a los 3 minutos, a los 12 y a los 18), Tevez erró, llamativamente por su calidad y su experiencia. “Pude hacer dos goles, seguro. Creo que no voy a poder dormir esta noche, ja. Me voy con bronca porque no estuve fino en la definición”, declaró apenas consumada la victoria que puso a su equipo en el segundo lugar de la zona B de la Copa de la Liga.

Incluso, fuera de micrófonos le hizo saber a Villa que también él podría haber marcado más tantos. “Tuvimos muchas. Yo tuve tres chances claras y Seba tuvo dos, seguro. Erramos mucho, sufrimos un poco, pero por suerte ganamos y nos posicionarnos de vuelta”, agregó el múltiple campeón.

El capitán abraza a Agustín Almendra, la figura del triunfo, y a Cristian Medina, el autor, en el festejo del primer gol de Boca.
LA NACION/Mauro Alfieri


El capitán abraza a Agustín Almendra, la figura del triunfo, y a Cristian Medina, el autor, en el festejo del primer gol de Boca. (LA NACION/Mauro Alfieri/)

Que estaba a gusto por el trinomio juvenil que cubrió el mediocampo. “Los chicos hicieron un gran partido, nos dieron muchas pelotas. Si un medio es dinámico con pibes que saben qué hacer en la cancha, es más fácil”, evaluó Tevez, satisfecho como desde hacía rato no lo estaba por una producción de Boca. “Hoy jugamos bien. Desde hacía mucho no jugábamos así. La última vez fue contra Vélez. Tanto ese día como hoy los de arriba nos divertimos, y atrás y en el mediocampo fuimos dinámicos. Sólo faltó hacer más goles”, añadió.

Tevez protagonizó casi todo el partido. Salió a los 44 minutos de la segunda mitad, relevado por Franco Soldano, cuatro días antes del estreno de Boca en la Copa Libertadores. Será ante The Strongest, en los 3600 metros de altura de La Paz, lo cual lleva a Miguel Ángel Russo a plantearse si pondrá a su capitán como titular o le dará descanso en un escenario que implica mucho desgaste y falta de aire.

Alan Varela, uno de las grandes apuestas, escuchando atentamente a Carlos Tevez
@BocaJrsOficial


Tevez aconseja durante un entrenamiento a Alan Varela, uno de los juveniles que se destacaron frente a Tucumán. (@BocaJrsOficial/)

Tevez, por cierto, dejó clara su intención al respecto, cuando tiene 37 años y algunos creen que no puede estar físicamente a la altura de la necesidad. “Uno siempre quiere estar, y más con esta camiseta. Quiero sacarme una duda, porque me siento muy bien físicamente. Es un desafío jugar el miércoles porque quiero ver si puedo jugar tres partidos seguidos en una semana. Quiero demostrarlo”, afirmó, aunque sabe muy bien la manera que tiene de manejarse el entrenador. “Miguel quiere cuidarme y uno hace caso a eso. Conociéndolo, seguramente pase esto último [ser preservado]. Pero yo voy a prepararme para jugar, hasta que él decida qué haremos”, concedió, y recordó que por Boca y por el seleccionado argentino se desempeñó varias veces en la ciudad del altiplano boliviano.

El triunfo y el buen rendimiento ante Tucumán llegan a tiempo para aumentar la confianza de Boca con miras al estreno en busca del trofeo internacional que es su obsesión. ¿Favoritismo? “Debemos ser más regulares para tener posibilidades. Debemos encontrar eso. La Copa Libertadores siempre depende de nosotros, pero para decir si somos favoritos o no debemos esperar a que comience. Depende de qué manera llegamos a cada partido”, advirtió Tevez.

Lionel Messi: dos golazos, su 35° título en Barcelona con la Copa Del Rey y un futuro abierto

El capitán se fue de la Bombonera con una mezcla de sensaciones, entre la alegría por la producción de sus compañeros y la decepción personal por no haber alimentado su estadística de goles en este ciclo (13 en 32 encuentros) y subido en la tabla de anotadores históricos de Boca, que lo tiene en el décimo puesto (92 tantos), compartido con Juan Román Riquelme. El mismo que hoy lidera el Consejo de Fútbol con el que en junio deberá volver a negociar para renovar su vínculo con la institución a la que tanto ama.