Carlos Lampe, el mejor arquero en la selección más goleada de América

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Carlos Lampe, el pasado 24 de junio durante la victoria de Uruguay ante Bolivia (2-0) en la Copa América.
Douglas Magno

Estaba toda Bolivia tan feliz que hasta el presidente salió a felicitarlo. A los 31 años, tras una década vagando en equipos del fútbol local y aupado como el mejor arquero de la historia de un equipo chileno de mitad de tabla, Carlos Lampe cumplió su sueño: le llamaron de Boca Juniors. Era octubre de 2018. El equipo entonces dirigido por Guillermo Barros Schelotto se jugaba el pase a las semifinales de la Copa Libertadores cuando su arquero titular se quebró la mandíbula. El reglamento les permitía una incorporación de emergencia, Lampe se moría por ir y el Huachipato aceptó cederlo a préstamo por tres meses. “Que venga no quiere decir que será titular”, bajó los humos el entrenador de Boca, y cumplió. El guardametas solo estuvo tres partidos en el banco y, para el más importante, Esteban Andrada ya se había recuperado. Boca perdió la final histórica contra River en el Santiago Bernabéu y Lampe lo vio desde la tribuna. El guardameta se fue del Xeneize en silencio, pero cada partido después de aquel sería una revancha.

Copa América: las cuatro incógnitas que el propio Scaloni se inventó en la selección argentina

“Esos meses fueron un premio a mi carrera”, le admitió dos años después al diario chileno Concepción. Carlos Lampe (Santa Cruz de la Sierra, 34 años) no volvió a jugar en un equipo importante, pero siempre que defiende el arco de su selección da de qué hablar. El arquero de Bolivia, que fue eliminada de la Copa América con cuatro derrotas y 10 goles en contra, fue el mejor de su posición en la fase de grupos. Con 26 tapadas en tres partidos —se perdió el debut por dar positivo de coronavirus— Lampe no evitó el fiasco boliviano, pero dignificó cada derrota.

Argentina's Sergio Aguero (R) and Bolivia's goalkeeper Carlos Lampe vie for the ball during the Conmebol Copa America 2021 football tournament group phase match at the Arena Pantanal Stadium in Cuiaba, Brazil, on June 28, 2021. (Photo by DOUGLAS MAGNO / AFP)
DOUGLAS MAGNO


Argentina's Sergio Aguero (R) and Bolivia's goalkeeper Carlos Lampe vie for the ball during the Conmebol Copa America 2021 football tournament group phase match at the Arena Pantanal Stadium in Cuiaba, Brazil, on June 28, 2021. (Photo by DOUGLAS MAGNO / AFP) (DOUGLAS MAGNO/)

La selección más débil de la región es una paradoja. Antepenúltima en las eliminatorias (supera por un punto a Venezuela y Perú), Bolivia mantiene al goleador y al arquero con más paradas en el clasificatorio. Marcelo Martins, que juega en el Cruzeiro de la Segunda División de Brasil, ha marcado seis goles en cinco partidos, y Lampe, hoy en el Always Ready boliviano, acumula 23 atajadas en seis juegos.

Cuando terminó su efímero paso por Boca, Lampe tuvo que volver a Chile. “Haré todo lo posible para quedarme en Argentina”, dijo en enero de 2019 y quemó los puentes. Al Huachipato, donde había roto el récord de imbatibilidad de la historia del club con 462 minutos sin recibir goles, no le quedó otra que volver a cederlo. Sin ofertas del exterior, Lampe firmó con el San José de la ciudad minera de Oruro y volvió a Bolivia después de tan solo tres años.

Kylian Mbappé: el delantero no renovaría su contrato con PSG y su futuro se vincularía con Real Madrid a partir de la próxima temporada

De joven quiso ser basquetbolista, pero Bolivia nunca tuvo una liga profesional. Con una altura de 1,92 metros, probó como delantero y finalmente debutó bajó los tres palos en 2005 en el Universitario de Sucre. Tenía 18 años. La década siguiente la dedicó a recorrer el llano y el altiplano jugando en cinco equipos de la liga local, hasta que en 2016 migró a Chile.

En mayo de 2020, el arquero contó que le prestó 80.000 dólares a la dirigencia de San José para solventar al equipo, que hoy está al borde de la quiebra. Por deudas con exjugadores, la FIFA sancionó al club orureño y Lampe, que había sido cedido a préstamo, solo pudo jugar el primer semestre de 2019. El resto del año lo vivió parado. “No sé en qué lo habrán ocupado. Tampoco me lo han devuelto”, admitió al medio local Deporte Total. Para entonces, Lampe ya había dejado San José fichando por su sexto equipo en Bolivia.

El arquero Carlos Lampe del club boliviano Always Ready ataja durante un encuentro de la Copa Libertadores ante Internacional de Brasil, el miércoles 26 de mayo de 2021, en Porto Alegre. (Silvio Avila/Pool vía AP)
El arquero Carlos Lampe del club boliviano Always Ready ataja durante un encuentro de la Copa Libertadores ante Internacional de Brasil, el miércoles 26 de mayo de 2021, en Porto Alegre. (Silvio Avila/Pool vía AP)


El arquero Carlos Lampe del club boliviano Always Ready ataja durante un encuentro de la Copa Libertadores ante Internacional de Brasil, el miércoles 26 de mayo de 2021, en Porto Alegre. (Silvio Avila/Pool vía AP)

El Always Ready lo contrató en enero de 2020. Uno de los equipos fundadores del profesionalismo del país andino, que vivió una era gloriosa de las ligas departamentales en los cincuenta y que casi desaparece en los ochenta, la mítica Banda Roja volvió a la primera división boliviana en 2019. Tras 28 años hundido, quedó quinto en su regreso. Para el año siguiente, el equipo alteño soñó con quedárselo todo y llamó al arquero de la selección. En medio de la pandemia, Lampe gritó campeón del campeonato boliviano de 2020 y consiguió el tercer título profesional de su equipo, el primero en 63 años.

Eliminada de la Copa América, donde ha ganado un solo partido en las últimas nueve ediciones, Bolivia sueña con el Mundial de Qatar 2022, donde sus posibilidades son solo matemáticas. Sin embargo, antes de volver de Brasil, su eterno arquero infló el pecho y escribió en Facebook: “En La Paz nadie nos va a aguantar el ritmo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.