¿Quién fue Carlos Girón, la leyenda mexicana de los clavados?

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, enero 13 (EL UNIVERSAL).- A lo largo de la historia, sólo 68 mexicanos han subido a un podio en Juegos Olímpicos. Carlos Girón, uno de los más recordados, falleció este lunes a los 65 años de edad, debido a una neumonía que se complicó y lo internó en el Hospital La Raza, de la Ciudad de México.

Cuando un tricolor participa en una competencia de clavados, usualmente parte como favorito, pero detrás hay una historia que forjó la reputación nacional; Carlos, en una época considerado el mejor clavadista del mundo, y algunos otros personajes pusieron la vara alta para las generaciones que hoy, con mayores comodidades, representan a este país en eventos internacionales.

Carlos Armando Girón Gutiérrez nació el 3 de noviembre de 1954 en Mexicali, Baja California, y pronto se entregó a la disciplina que marcaría. Con 10 años y viviendo en Acapulco, le pedía a los turistas extranjeros que arrojaran monedas al mar. Cuando accedían, él se aventaba en busca de ellas, al lado de otros pequeños con el mismo objetivo.

"Tragué cantidades industriales de agua salada, me hundí cientos de veces en el bravío oleaje del puerto, pero lo hice: aprendí a nadar. Porque sólo así podía estar con mis amigos, de vagos, cuando salíamos de la escuela, pero nadar no me atraía; lo que más me gustaba era tirarme del trampolín, de las rocas, del malecón", relató en alguna ocasión.

Ya se asomaba su vocación, pero Carlos tenía un brillante futuro por delante, prometedor, nada más, por entonces. Dos años después, aquel muchacho participó en el Campeonato Centroamericano Infantil de Clavados, su primer certamen internacional. Era el comienzo de un meteórico ascenso que no pararía hasta hoy, con su llegada al cielo.

Para 1968, año en el que la capital mexicana albergó la Magna Justa, ya se tiraba del trampolín en el Juan de la Barrera, como parte de los ensayos para la ceremonia previa a la inauguración. Se preguntaba si un día podría emular a Álvaro Gaxiola, figura nacional de clavados. En efecto, esos, serían los últimos Juegos Olímpicos que el cachanilla vería con el sueño de, un día, conformar la delegación de México.

Con 17 años, participó en Munich 1972, pero su inexperiencia le cobró factura; culminó noveno en trampolín de tres metros, y octavo en plataforma de 10 metros.

El fracaso en suelo alemán serviría como motivación y, los Juegos Panamericanos de la Ciudad de México 1975, como su tarima de despegue. En casa, se adjudicó la presea dorada en plataforma de 10 metros y de bronce en trampolín de tres. En los Olímpicos de Montreal 1976, no pudo repetir la hazaña y, en las mismas pruebas, terminó en octavo y séptimo, respectivamente.

La revancha y la cúspide de su carrera deportiva llegaría en Moscú 1980, El 23 de julio de ese año, se disputó la final de trampolín de tres metros, en la que sostuvo un mano a mano por el metal dorado con el soviético Aleksander Portnov, quien relegó al de Baja California a la medalla de plata.

"Segundos antes se registró un récord en la alberca, que causó un alarido que a Portnov no le importó, puesto que se lanzó. Para su mala fortuna falló el clavado, pero los delegados de su país protestaron argumentando que un grito lo sacó de concentración. Con la presión del público, el clavado se repitió y lo ejecutó de buena forma para conseguir la medalla de oro", relató Girón, hace un tiempo, a EL UNIVERSAL Deportes.

Sin embargo, otra de las virtudes de la leyenda era el respeto, y el perdón. "Aleksander Portnov aprovechó un momento importante en la historia de su país. No creo que haya sido injusto que ganara, pero tampoco justo. Fue una mala decisión, poca conciliación política", decía, sin rencor por aquel -a los ojos de muchos- robo en su contra.

Algunos cuestionaban que el mexicano fuera el mejor en el trampolín, especialmente por la ausencia de los clavadistas estadounidenses en la capital rusa. Ya en el Mundial de Cali 1975, había obtenido un bronce, pero fue en la Copa del Mundo Fina Cup 1981, donde -ya con Estados Unidos y el resto de países involucrados en el boicot en acción- obtuvo el primer lugar, al derrotar al mítico Greg Louganis.

Sólo entonces, Carlos Girón tuvo un respeto homologado y fue, sin discusión, el mejor clavadista del planeta, quizá no por un periodo muy largo, pero recordado así por siempre.

El histórico saltador participó en Los Ángeles 1984 y, tras su retiro, ejerció su profesión alterna, como dentista, siempre cerca de su gran amor: los clavados.

Y la más desconocida de sus facetas se presentó cuando emprendió una carrera política, dividida en tres etapas: como Coordinador del Deporte del Partido Revolucionario Institucional, como directivo en el Instituto Mexicano del Seguro Social y, por último, como candidato independiente a la alcaldía -entonces delegación- Miguel Hidalgo. Su trayectoria con pantalón largo nunca igualó las inolvidables hazañas que lo inmortalizaron en el deporte mexicano.

Qué leer a continuación