Canelo Álvarez: el hombre que jerarquiza el negocio del boxeo en tiempos de marketing y experimentos

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Saúl "Canelo" Álvarez, listo para otra batalla y mostrar su jerarquía, esta vez frente a Billy Joe Saunders.
Roger Steinman

El contexto y el rival son ideales. Sus números e imagen pública también. Sin embargo, el compromiso que Saúl Canelo Álvarez afrontará este sábado ante Billy Joe Saunders por la unificación de los cinturones supermedianos del CMB, AMB y OMB, en AT&T de Arlington, Texas, no sólo servirá para exponer la condición de mejor libra por libra de la actualidad, sino también expondrá la poca credibilidad y dignidad que le queda a los popes de la industria boxística para montar espectáculos de jerarquía.

Ahora, cuando el boxeo transita desde algunas plataformas y promotoras hacia un cambio estructural, con combates entre youtubers, peleadores de MMA y regresos de viejos y gastados boxeadores, el boom del Canelo Álvarez supone algo más que la comprensiva adhesión masiva que despierta con sus presentaciones. Entre tanto descalabro comercial y desprestigio deportivo, el mexicano es uno de los pocos que se encargan de sostener la escasa seriedad que le queda al boxeo por culpa de los híbridos negocios de las promotoras, las cadenas televisivas y los organismos internacionales.

Saúl "Canelo" Álvarez y Billy Joe Saunders posan luego del pesaje.
Ed Mulholland/Matchroom.


Saúl "Canelo" Álvarez y Billy Joe Saunders posan luego del pesaje. (Ed Mulholland/Matchroom./)

El combate (se verá por la aplicación DAZN, desde las 22) frente a Billy Joe Saunders, monarca OMB, es un riesgo más que necesario para alimentar su credibilidad boxística y despejar las críticas de su último enfrentamiento con el turco Avni Yildirim, el pasado 27 de febrero, en Miami. Si bien los especialistas hubiesen preferido este duelo un par de años antes, el talento boxístico del británico está a la altura de los mejores de su categoría. No por nada es doble campeón mundial y acumula ocho años de reinado indiscutido en la Organización Mundial de Boxeo. Aunque ahora hay reparos para dudar de su excelencia y los pronósticos previos. Todo lo contrario, a la figura ascendente del Canelo, que logró doblegar a los gigantes de la industria a imagen y semejanza de triunfos y shows.

Red Bull lanzó una batalla psicológica para intentar desestabilizar a Mercedes

La aceptación y el respaldo de los aficionados quedó registrada en la rapidez en que se agotaron los 66.000 boletos que se pusieron a la venta, batiendo la marca histórica de 63.352 espectadores en estadio cerrado que lograron Muhammad Ali y Leon Spinks, en 1978. Será el evento con mayor asistencia en medio de la pandemia. Además, superó su propio récord de 50 mil fanáticos en el mismo estadio, cuando enfrentó al británico Liam Smith. La marca en suelo texano era de 63 mil fans en el Alamodome de San Antonio, en 1993, cuando combatieron Julio César Chávez y Pernell Whitaker.

En los últimos años mejoró su defensa, mantuvo su pegada y se volvió paciente para lograr mejores definiciones, lo cual le permitió ser campeón mundial en cuatro divisiones: superwelter, mediano, supermediano y semipesado. La responsabilidad con que se entrena y asume su vida de campeón lo llevaron a seducir, poco a poco, a muchos aficionados mexicanos que asociaban su éxito al marketing y el apoyo de las grandes cadenas televisivas. Detrás de ese crecimiento deportivo, mucho tiene que ver el trabajo de Eddy Reynoso, su técnico.

Canelo Álvarez, figura del boxeo contemporáneo.
Ed Mulholland/Matchroom.


Canelo Álvarez, figura del boxeo contemporáneo. (Ed Mulholland/Matchroom./)

¿Corre riesgo el reinado libra por libra del Canelo? A decir verdad, Saunders está transitando un momento de su vida donde los problemas y las polémicas tienen más protagonismo que sus triunfos. Si bien posee un muy buen récord invicto de 30 triunfos (14KO) y peleó con varias figuras clase A, su físico a los 31 años acumula mucho desgaste y no luce como en sus mejores momentos. Las tendencias de las casas de apuestas indican que no es para nada favorito y que tiene pocas chances de vencer al mexicano Álvarez, quien está arriba en una proporción 3 a 1. Sin embargo, nada le garantiza el éxito. Amparado en esa frase de “peleas son peleas”, Saunders tiene crédito para la sorpresa.

Luca Vildoza: "New York, los Knicks y Rose a mi lado: más no puedo pedir"

A los 30 años y un récord de 55 triunfos (37 KO), una derrota y dos empates, el mexicano sabe más que nadie lo que vale su presente para el negocio del boxeo mundial. Actualmente es más influyente que promotores como De La Hoya, Al Haymon y Bob Arum. Prueba de esto fue la ruptura con su promotora Golden Boy Promotions y a la transmisora DAZN a pesar de haber firmado un contrato de 11 peleas por 385 millones de dólares. Según Forbes, Canelo ganó 37 millones de dólares en 2020, cifra que superará por amplio margen en 2021. Frente al ignoto Yildirin ganó 30 millones en sólo dos rounds y ante Saunders sumará, como mínimo, otros 50 millones.

Con victorias sobre Shane Mosley, Miguel Cotto, Gennadiy Golovkin y una única derrota a manos de Floyd Mayweather, Saul Álvarez es consciente de que debe reforzar su presente de mejor boxeador libra por libra. Y Billy Joe Saunders es una buena prueba de fuego. De ello dependerá su futuro boxístico y el de la industria para seguir haciendo negocios de jerarquía.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.