Cancerberos buscan consagrarse como campeones nacionales de tercias

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 22 (EL UNIVERSAL).- Apenas unos días después de cumplir 35 años como profesional, el luchador Virus abraza la posibilidad de conquistar su primer campeonato en equipo, al lado de sus inseparables secuaces, Raziel y Cancerbero, una cita que significa un premio para la paciencia de los tres.

"El concepto de los Cancerberos siempre ha sido muy importante para mi. Desde que el patrón Paco Alonso nos los propuso. No se dio mucho trabajo juntos hasta hace poco, pero es un equipo que influye fuerte mi carrera. Ha sido muy bonito trabajar con ellos en los últimos meses, pero hay que consolidarnos para tratar de obtener el campeonato de tercias. Qué mejor, al lado de ellos", compartió el llamado Pequeño Maestro.

Y lo acepta, después de tanto tiempo de esperar, coronarse tendría tintes de hazaña "y nos puede consolidar como tercia. Además, en la Arena México, que es la catedral de la lucha libre, pisarla es lo más difícil que hay. Confiamos en nuestra capacidad y queremos ser los nuevos campeones, lo vamos a intentar pero arriba todo puede pasar. Son unos buenos rivales y con mucha capacidad, la ventaja es que nos conocemos y eso nos ayuda".

Para Raziel, ser cancerbero fue un gran salto en su carrera, "porque Virus siempre confió en nosotros y después de muchos años de cambiar de personaje, seguimos batallando para coronar este esfuerzo con esos campeonatos".

Hacerlo este sábado, en el festejo por los 65 años de la Arena México le da un matiz especial. "Cuando te ves programado en esta arena brincas de felicidad, pero también implica una responsabilidad y motivación, subimos a gozar la lucha libre, somos unos privilegiados. Estamos bien acoplados pero sería un error confiarnos, ellos son buenos luchadores pero si hacemos lo nuestro, tenemos muchas posibilidades de ser campeones".

El Cancerbero tampoco puede ocultar que el camino a la gloria ha sido sinuoso. Dejar atrás el nombre de Mesala fue el primer reto a vencer. "Fue difícil, pero me propuse hacer a un lado el pasado y de ahí comenzamos a ver resultados. Ahora, el concepto de Cancerberos nos puede llevar a las páginas de los campeones. Hay mucha gente que añora estar en una lucha en este ring sagrado, y tenemos el placer de que sea nuestra casa, donde hacemos lo que más nos gusta y apasiona. No es algo de poco tiempo para acá, venimos haciendo nuestro trabajo y vamos como siempre, a dar el cien, en busca de los campeonatos".

Sin pecar en confianza, presume lo bien estudiados que tiene a sus enemigos de esquina. "Son tres elementos que reúnen la experiencia de Stuka Jr., la fuerza de Guerrero Maya y la espectacularidad de Star, además también vienen con la mentalidad de ganar, los seis vamos igual, así que será una gran batalla".