El Dakar guarda un minuto de silencio en honor al portugués Paulo Gonçalves

Agencia EFE

Wadi Al Dawasir (Arabia Saudí), 12 ene (EFE).- La caravana del rally Dakar guardó este domingo un minuto de silencio en honor al piloto portugués de motos Paulo Gonçalves, que falleció horas antes en un grave accidente durante la séptima etapa de la carrera.

El homenaje se efectuó con todos los pilotos del rally concentrados en el centro del campamento ubicado en Wadi Al Dawasir (Arabia Saudí) para la reunión diaria en la que se acostumbran a dar algunas instrucciones para la etapa del día siguiente.

Allí acudieron también los pilotos de motos y quads, a pesar de que la octava etapa fue cancelada para esta categoría a petición de los participantes, que siguen consternados por el deceso del portugués, quien corría su decimotercer Dakar en motos.

Entre ellos estaba el campeón de Fórmula 1 Fernando Alonso y también el líder de la carrera en coches Carlos Sainz, que se unieron al tributo a Gonçalves.

Alonso comentó este domingo que la noticia de la muerte del piloto luso la conoció al terminar la etapa y le dejó con el ánimo "helado".

"Es la misma gente que está aquí contigo compitiendo en la carrera por pasión y por ganas de hacerlo bien. No sólo compartes con ellos la etapa, sino también momentos en el campamento y en reuniones. Cuesta creer que pasen estas cosas. Te dejan con pocas ganas", comentó el piloto de Toyota.

Por su parte, Sainz consideró que es "un día muy triste para el Dakar", que por primera vez en cinco años le toca vivir la muerte de unos de sus participantes.

La motociclista española Laia Sanz también quedó muy afligida, pues fue una de los muchos participantes que pasó por delante de la escena del accidente y le tocó hacer unos 250 kilómetros sin poder concentrarse en la etapa.

"¡Qué día más duro! ¡La peor etapa de mi vida! Todavía no me lo puedo creer. Paulo era uno de los mejores del campamento. Era un ejemplo y un 'dakariano auténtico'. ¡Todo el mundo te quería Paulo! Un abrazo a la familia y amigos", dijo Sanz.

En la misma se manifestó el piloto español de coches Óscar Fuertes (SsangYong) y su copiloto Diego Vallejo: "Era un piloto muy querido y una verdadera leyenda de la carrera".

Otro que corrió con el piloto luso en motos fue el español Gerard Farrés, que desde el año pasado compite en el Dakar en UTV (buggys ligeros).

"Empezamos en el Dakar juntos, llevábamos trece ediciones compartiendo la misma pasión y cuando hemos pasado al lado de su moto mi cabeza no ha querido pensar en lo peor. ¡Te vas haciendo lo que más te gusta, Paulo! ¡Te echaremos todos en falta!", manifestó 'Farreti'.

Por su parte, el estadounidense Ricky Brabec (Honda), actual líder del rally en motos y compañero de Gonçalves en el equipo oficial Honda, apuntó que "las motos son un deporte peligroso".

"Nuestros pensamientos están con su familia. La clasificación ahora mismo no me importa nada, es secundario, más allá del deporte está la vida", añadió Brabec.

Las reacciones a la muerte de Gonçalves también llegaron desde Hero, la marca india de motos para cuyo oficial corría el piloto portugués desde abril.

"A Paulo se le echará mucho de menos y será siempre profundamente recordado por nosotros. Era un auténtico campeón, un caballero, gran amigo de todo el mundo y un ejemplo de deportista y persona", señaló Wolfgang Fischer, jefe del equipo indio de motos.

Por su parte, el director del Dakar, David Castera, recordó que Gonçalves era un asiduo del Dakar y "una figura del rally". "En esta edición rompió su motor en la tercera etapa, lo arregló y volvió a partir... eso dice mucho de la voluntad que tenía. Son momentos muy difíciles...", añadió Castera.

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación