Cambio a pedido: al final, Central y Newell’s van a jugar este domingo a las 21, en el Gigante

·2  min de lectura
Maxi Rodríguez en acción; el último Central vs. Newell's fue por la fecha 6ª de la Superliga, hace ya un año y medio: el 15 de septiembre de 2019.
Marcelo Manera / LA NACION

La larga disputa que envuelve al clásico rosarino llegó a su fin y transformó, en parte, el fixture del superdomingo de fútbol en el país, que tendrá movimiento de la pelota desde las 10. Rosario Central vs. Newell’s se desarrollará, como estaba previsto, en el Gigante de Arroyito, pero se estableció un nuevo horario, las 21, en reemplazo de las 18.40, para cuando había sido programado por la Liga Profesional. En principio, no será transmitido por la TV Pública.

El cambio modifica, en parte, el programa de la 12ª fecha de la Copa de la Liga Profesional, que tendrá un domingo de superacción. Comenzará a las 10, con Boca vs. Lanús, que no varió su horario. Y sí lo hicieron Aldosivi-Argentinos y Central Córdoba-Racing, que tomaron el espacio de las 18.40 que dejó libre el clásico de Rosario.

Fin del sueño para Boca: en Inglaterra y Uruguay afirman que Cavani renovará su contrato con Manchester United

El último clásico rosarino, en septiembre de 2019

El programa

Viernes 30 de abril

  • 18 Velez Sarsfield vs. Patronato.

  • 21 Colón vs. Arsenal

Domingo 2 de mayo

  • 10 Boca Juniors vs. Lanús

  • 12.10 Independiente vs. Atlético Tucumán

  • 12.10 Defensa y Justicia vs. Unión

  • 14.20 San Lorenzo vs. Godoy Cruz

  • 14.20 Talleres vs. Huracán

  • 16.30 Banfield vs. River Plate

  • 18.40 Aldosivi vs. Argentinos

  • 18.40 Central Córdoba vs. Racing

  • 21 Rosario Central vs. Newell´s

Lunes 3 de mayo

  • 15.45 Sarmiento vs. Gimnasia

  • 18 Estudiantes vs. Platense

Pablo Matera: firmó para Crusaders, el equipo más poderoso del Hemisferio Sur

¿Cuál era el problema con el horario del clásico? Por pedido de la gobernación de Santa Fe, desde Rosario se solicitó desalentar la presencia de hinchas en las calles y los lugares cerrados, como confiterías, para ver el encuentro. A la noche, la posibilidad de un bar abierto es mínima. Además, existe una presión de los clubes a las empresas dueñas de los derechos de televisación de la Liga Profesional para que se libere la transmisión del encuentro. La idea es que el partido sea televisado en Rosario y el Gran Rosario por el canal público de la provincia.