El caddie de Matsuyama explicó su reacción luego de la consagración en el Masters de Augusta

·3  min de lectura
Shota Hayafuji, caddie de Hideki Matsuyama, vuelve al hoyo 18 y hace la simbólica reverencia
Shota Hayafuji, caddie de Hideki Matsuyama, vuelve al hoyo 18 y hace la simbólica reverencia

El Masters de Augusta 2021 ya es historia: el último 11 de abril, Hideki Matsuyama reescribió los libros del golf al consagrarse como el primer ganador japonés del Major inicial de la temporada. Un triunfo que generó una revolución en Asia, lógicamente en su país y que también lo llevó a la altura de una celebridad, además de garantizarle contratos millonarios para todo lo que le resta de su carrera deportiva, incluyendo su etapa senior.

Pero cuando Matsuyama embocó su putt final para para bogey y se aseguró el título en Augusta National, sus primeros pensamientos no apuntaron a la chaqueta verde, el suculento cheque de premio o el trofeo. Más bien se quedó en blanco, y el que reflexionó fue su caddie, Shota Hayafuji. Una imagen de este hombre ataviado con el mameluco blanco, típico de los que llevan los palos en el Masters, empezó a viralizarse en las redes días después.

Masters histórico: Hideki Matsuyama es el primer japonés en ganar un Major

“Cuando entró el putt final, realmente no estaba pensando en nada”, reconoció Matsuyama. “Pero luego, cuando vi a mi caddie, Shota, y lo abracé, me alegré por él porque ésta es su primera victoria en la bolsa. Y luego comenzó a asimilarlo: la alegría de ser un campeón del Masters“.

Matsuyama dejó el green del 18, saludó a los fanáticos y emprendió esa dulce caminata para firmar su tarjeta. Luego visitó la Butler Cabin, levantó el trofeo e inspiró a los fanáticos del golf de todo el mundo. Pero la imagen perdurable del Masters 2021 fue posiblemente lo que Shota hizo en aquel “mientras tanto”: quitó la bandera, habitual para un caddie ganador, y volvió a poner el asta en el hoyo. Luego se volvió hacia ese lugar, se quitó la gorra e hizo una reverencia. Un momento casi místico, muy profundo y personal.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El momento se ramificó por las redes sociales. Una imagen del usuario Sean Zak acumuló rápidamente 100.000 “me gusta” en Twitter. Tres millones más vieron el video publicado por CBS Sports. Contactado por el sitio Golf.com en su casa en Japón, Hayafuji explicó el momento. Reconoció que no siempre se inclina después de una ronda de golf ni tenía planeado hacerlo. Pero aseguró que “se sintió bien”.

Me incliné ante el hoyo principalmente porque estaba agradecido. No estaba pensando en hacerlo y simplemente sucedió, como un instinto“, dijo. Otros apreciaron esa reacción. “Amo esto”, escribió Luke Donald. “Fantástico”, coincidió su colega profesional británico Eddie Pepperell. El agente de golf Chubby Chandler elogió la señal de respeto.

La escena protagonizada por el caddie resumió la gratitud personificada. Cuando llegó a su teléfono, Hayafuji comenzó a darse cuenta de cuán lejos se había extendido esa imagen. “Me sorprendió mucho que hubiera tal reacción”, dijo. “Estaba emocionado, pero me sorprendió más”.

Hideki Matsuyama abraza a su caddie Shota Hayafuji luego de ganar el Masters de Augusta
Charlie Riedel


Hideki Matsuyama abraza a su caddie Shota Hayafuji luego de ganar el Masters de Augusta (Charlie Riedel/)

El momento favorito de la semana de Hayafuji fue detrás del green 18, donde compartió una feliz celebración con los miembros del Team Hideki. “Fue surrealista”, dijo, pero sobre todo, “alegre”. Esa noche no hubo tiempo para ningún tipo de celebración explosiva. Matsuyama cenó en el club, como lo hace tradicionalmente el ganador. El equipo tenía que hacer las valijas y organizar el regreso a Oriente. Después de todo, el viaje de vuelta a Japón sería largo.

El lunes después del Masters, varias personas en Hartsfield-Jackson en Atlanta tomaron fotos de Matsuyama y su equipo en su camino por el aeropuerto. Pero seguramente, una de las postales más potentas fue aquella reverencia del caddie, factor clave para el histórico triunfo de Matsuyama.