Córdoba Open: la salud mental, según Schwartzman; el regreso de Kicker tras 1009 días; y el festejo de Etcheverry

Sebastián Torok
·5  min de lectura

Si bien el circuito ya elaboró su calendario, la realidad sanitaria mundial obliga a estudiar cada decisión semana tras semana. La experiencia de la gira en Australia fue muy positiva, pero es una organización difícil de repetir. Diego Schwartzman, 9° del mundo y 1er favorito en el Córdoba Open (debutará este jueves por la noche, directamente en los octavos de final, frente al italiano Marco Cecchinato), entiende que la ATP y el Consejo de Jugadores deberán estudiar distintas alternativas, favoreciendo la salud (física y mental) de los protagonistas.

"Es muy difícil que todos coincidamos en la forma que queremos que el tenis avance. Lo de Australia sería espectacular, me hubiera quedado dos meses, pero qué lugar en el mundo puede sostenerlo sin que tenga un rebrote, sin una situación fuera de lo normal (...) Hay que rever que los Masters 1000 y Grand Slams no sean obligatorios: la salud mental y física de los jugadores, estando encerrados semana a semana, va a estar envuelta en dificultades si se vuelven obligatorios. Tiene que ser una decisión del jugador de ir o no. Hay que ver qué pasará con el ranking de marzo hasta fin de año, y ver cómo sería la pérdida de puntos si se quita esa obligatoriedad. Esa es mi opinión. Entre los jugadores hablamos todos los días sobre el futuro del circuito", expresó Schwartzman.

El jugador entrenado por Juan Ignacio Chela, que ingresó en el Top Ten el año pasado luego de alcanzar las semifinales de Roland Garros, acapara la mayor expectativas en Córdoba, el torneo que abre la gira sudamericana sobre polvo de ladrillo. "No me pongo presión por lo que me dicen o por lo que leo. Yo solo me pongo presión y de esa manera preparo los torneos, generando mis propias expectativas, mis propios objetivos, siendo realista. Hasta que no entre en la cancha y vea cómo estoy jugando no puedo determinar si me voy a sentir bien o no en un torneo. Últimamente tengo una regularidad que me hace confiar en lo que hago. Eso me puede hacer llegar a pelear o llegar al fin de semana. El objetivo es ganar uno de los dos torneos en casa (refiriéndose al ATP de Buenos Aires, que se jugará la semana próxima)".

El bautismo de Etcheverry, pupilo de Berlocq

Si Tomás Etcheverry (234°, de 21 años) ya había hecho ruido superando la clasificación en Córdoba, su presentación en el main draw terminó de mover los cimientos del Polo Deportivo Kempes. El nacido en La Plata, entrenado por Carlos Berlocq, dio la sorpresa al vencer al eslovaco Andrej Martin (101°), semifinalista de la última edición del Córdoba Open, por 6-3 y 7-6 (7-4). Se trató de la primera victoria en el cuadro principal de un ATP para el jugador de 1,96 metros. "Desde el peloteo que me sentí bien y a medida que pasaba el partido fui agarrando ritmo y fue cerrado pero lo pude sacar adelante", expresó Etcheverry.

"Mi objetivo es seguir mejorando y aprendiendo cosas para subir en el ranking", añadió. Berlocq, prácticamente, no pudo felicitar a su pupilo pues salió rápido de la cancha para analizar a sus posibles rivales futuros. Finalmente, por un lugar en los cuartos de final, Etcheverry se medirá ante el español Albert Ramos Viñolas, que derrotó por 4-6, 6-2 y 6-2 al cordobés Juan Ignacio Londero, campeón del Córdoba Open en 2019.

Tras casi tres años, volvió Kicker

En Córdoba, Nicolás Kicker, el tenista que estuvo suspendido durante dos años y ocho meses por arreglo de partidos, volvió a competir en un cuadro principal de un ATP después de 1009 días (no lo hacía desde el 21 de mayo de 2018, en Lyon). Beneficiado por un wild card, debutó ante Facundo Bagnis (130°) y cayó por 6-1 y 6-4. Kicker (28 años), que hace algunos días actuó en la pre-qualy y el pre-tournament del ATP de Buenos Aires, todavía no logró sumar puntos para el ranking y deberá actuar en Futures (también espera que le den una invitación para el Challenger de Santiago de Chile, desde el 15 de marzo).

"Estoy caliente, no lo pude disfrutar, me sentí tenso todo el partido, me sentía ahogado, quería proponer. Erré un montón. Pero estoy contento por haber vuelto al circuito. Jamás me esperaba volver en un main draw de un ATP 250", expresó Kicker. Y amplió: "En lo tenístico mucho balance no puedo hacer, es mi primer torneo, no es positivo. En lo personal, ahora estoy más tranquilo. En su momento venía con una investigación, jugaba algunos torneos bien, otros mal, estaba muy presionado. Ahora estoy mucho más tranquilo, disfrutando cada momento. Me falta mucha competencia. Pero es un camino largo".

El zurdo Bagnis, de 30 años, superó la clasificación y avanzó a la segunda ronda del Córdoba Open por primera vez (en 2020 y 2019 había caído en la primera rueda). El azuleño Federico Delbonis (84°), que batió por un doble 6-4 al portugués Pedro Sousa (finalista del Argentina Open 2020), será el próximo rival de Bagnis. El ganador del histórico quinto punto para la Argentina en la final de la Copa Davis 2016 ante Croacia, en Zagreb, llegaba de bajarse del Abierto de Australia por una molestia en la espalda, con la que todavía sigue lidiando.