Sergio se queda con una sensación "agridulce" tras el empate en Cádiz

Agencia EFE
·1  min de lectura

Cádiz, 30 dic (EFE).- El entrenador del Valladolid, Sergio González, ha declarado, tras el empate a cero logrado este pasado martes contra el Cádiz en el estadio Carranza, que se queda con una sensación "agridulce" y lamentó el cabezazo al larguero del israelí Shon Weissman al inicio del encuentro.

"Esa acción en el minuto uno habría cambiado el partido sí o sí. El equipo ha estado serio y sólido en un campo difícil para intentar conectar constantemente, hemos estado al nivel de ellos o incluso mejor", declaró en rueda de prensa.

En opinión de Sergio, en la segunda parte "ha pesado un poco no perder ese punto que teníamos, hay que mejorar en la confianza para los últimos minutos", aseveró.

"Lo que sí queremos es que se compita, tenemos que crecer y defensivamente era una prueba de fuego. Podríamos haber gestionado de otra manera las jugadas de ataque" en la segunda parte, subrayó el entrenador del Valladolid.

Sergio González analizó los cambios, en los que buscaron "meter jugadores de uno contra uno. Lo hemos intentado pero en el último tercio del campo de ellos nos ha faltado claridad y poso", reconoció, para apuntar que es la "primera portería a cero que logramos en dieciséis jornadas".

Sobre el mercado de invierno, el técnico blanquivioleta expresó que necesitan un delantero "sí o sí" y que "lo más importante es que nos dé esa solución ofensiva y los goles que tanto necesitamos", finalizó.

(c) Agencia EFE