La historia detrás del busto de Mestalla que se ha vuelto viral a causa de jugar a puerta cerrada por el coronavirus

Yahoo Deportes
El busto de Vicente Navarro en Mestalla (Twitter/@SpheraSports)
El busto de Vicente Navarro en Mestalla (Twitter/@SpheraSports)

Las medidas de las autoridades de la UEFA Champions League, siguiendo recomendaciones de los gobiernos de diferentes países europeos por la expansión del coronavirus, han impedido que los aficionados del Valencia acudiesen al estadio en el partido de vuelta ante el Atalanta. Remontar el 4-1 de la ida encajado en Bérgamo resultaba muy complicado, pero jugando a puerta cerrada se tornó en una misión imposible.

Sin embargo, todo tiene un lado positivo por difícil que parezca. Todo este contexto excepcional sirvió para que el busto del seguidor ché más fiel de siempre se hiciese viral, el realizado en homenaje a Vicente Navarro, y con él una historia de verdadero amor a unos colores.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio



La razón de que se hiciese viral se la debe paradójicamente al coronavirus, que ha obligado a jugar a puerta cerrada un partido tan importante para el valencianismo. No había nadie en las gradas, tan sólo el busto de Vicente, que destaca en todo ese desierto. El suyo fue el único asiento ocupado. Se trata del número 164 de la fila 15 en la tribuna Central. Es un homenaje al ‘Eterno Sentimiento’.

LA HISTORIA DE PASIÓN QUE GUARDA EL BUSTO

La figura de bronce que encarna a Vicente Navarro guarda una vida de pasión y amor por el Valencia. Quizás jamás exista un valencianista como él.

Vicente perdió la vista por completo debido a un desprendimiento de retina hace casi 40 años, aunque desde que nació no veía por uno de sus ojos, pero eso no le impidió acudir fiel a su cita con el equipo de sus amores cada partido que disputaba de local. Acudía con su hijo, que cuenta que su padre “era tan valencianista que siempre presumía de haberse caído en la acequia de Mestalla, la que dio nombre al estadio”.

Era su propio hijo el que le narraba lo que iba pasando en los partidos, sentado a su lado en la tribuna. Cuenta que “2004 fue el año más bonito de su vida, lo tenía marcado en el calendario”. Fue el año del último título liguero conseguido por el club.

Vicente deseaba más que nadie en el mundo disfrutar del centenario del Valencia en 2019, pero tristemente falleció. En su honor, el club blindó su asiento con su busto y utilizó a su hijo para contar su historia a través de un vídeo. El resultado fue, sencillamente, conmovedor.



Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación