Burruchaga y su dolor tras la salida de Independiente: "Fue una falta de respeto"

LA NACION
·5  min de lectura

El mundo Independiente no logra despejar sus tormentas. Tras la salida de Lucas Pusineri, a quien los dirigentes decidieron no renovarle el contrato después de declarar públicamente que ya estaba acorada su continuidad, Jorge Burruchaga rompió el silencio. Tras renunciar el lunes pasado luego de ser excluido de la reunión con el DT en la que se habló de su futuro, el exmanager del Rojo mostró su desilusión por todos los problemas y las trabas que sufrió tras asumir en marzo de 2020.

"Estoy amargado y decepcionado. No compartí la decisión. Si hablamos con Hugo y Pablo Moyano y después las decisiones quedan en manos de otros, no podía seguir. En una primera parte se dialogó mucho, intervenía en hablar con los dirigentes, los jugadores y el técnico. Pero en una segunda parte ya no. Y en la vida de un club tenés que estar permanentemente reuniéndote. Entiendo las obligaciones de los Moyano, pero si después son ellos los que tienen que decidir, y las decisiones terminan quedando en manos de otras personas... no es bueno", dijo Burruchaga en una entrevista en Radio La Red.

Hugo Moyano está poco, Pablo Moyano se empezó a meter y se fue, queda Yoyo Maldonado... qué se yo quién toma las decisiones en IndependienteJorge Burruchaga

"A mí me llamaron para eso. En marzo me dijeron que iba a estar en el día a día porque ellos tienen sus problemas y obligaciones y por eso me fueron a buscar. Ahora, si cada uno sabíamos nuestra función y había que tomar una decisión... a mí no me parece que sea lógico lo que pasó. Fue una falta de respeto. No solo por eso, sino por otras cosas. Ya no era lógico continuar en el club. Me quedaban dos caminos: tenía que seguir sabiendo que no me respetaban más o tomar la decisión de renunciar por el bien del club. Estaba con ilusión y ganas de colaborar y trabajar en conjunto. Pero finalmente no se dio así", agregó Burru.

Tras nueve meses de gestión en un proyecto que quedó trunco, el campeón del mundo con la Selección Argentina en 1986 terminó dando un paso al costado porque nunca se sintió valorado por los dirigentes para el puesto que fue contratado. El detonante de su salida fue la reunión que armaron para charlar sobre la continuidad de Pusineri, a la que él no fue convocado. En las últimas semanas de 2020, los Moyano habían decidido confirmar en el cargo al DT, pero Burruchaga no solo no estaba de acuerdo con la elección, sino que se sintió desautorizado. Tan es así que luego también reveló que no tanto el presidente como el vicepresidente de la institución ni siquiera le atendieron el teléfono.

Independiente: los planes de Hugo Moyano para el Rojo, sin Jorge Burruchaga ni Lucas Pusineri

"Quiero lo mejor para el club. Espero que la dirigencia pueda entender y aprender de los errores para mejorarlo en este año de mandato que tiene. Si me dejo llevar por esta decisión que no charlamos, creo que me usaron. Me sorprendió mucho la manera. Hugo está poco, Pablo se empezó a meter y se fue, queda Yoyo... qué se yo quién toma las decisiones. Hay que tener reuniones, intercambio de opiniones, saber la función de cada uno, qué pensamos, qué comunicamos, qué queremos hacer. Lamentablemente eso no se da", disparó Burru. "Se podía armar una secretaría técnica de calidad, pero quedó todo en la nada. Yo presenté un proyecto a los dos meses, que abarcaba hasta el fútbol juvenil y la comunicación del club, y no pasó nada. Todo me parece una locura. Algunas cosas se cumplieron, pero esta última era determinante".

Acerca de diferentes rumores sobre un supuesto conflicto con Pusineri, el exmanager comentó: "A mí no me gusta el puterío barato. Yo no uso a los periodistas para decir cosas. Hace 45 años estoy en el fútbol y siempre me manejé de la misma manera. Ahora escucho y algunos me cuentan cosas que dicen los dirigentes a través de los periodistas. Pero yo tuve una charla con Yoyo Maldonado y Walter Lusnig y realmente dijeron dos o tres cosas insólitas, jaja. Me río porque los motivos son insólitos. No las digo porque lo que es privado para mí sigue siendo privado. Los escuché, pero la decisión yo ya la había tomado de antemano".

"La relación con Pusineri fue buena. Me parecen una locura las cosas que se hablan", dijo Burru
Fuente: Archivo - Crédito: Independiente Oficial

¿Cómo fue la relación con el entrenador? Según Burru, sin complicaciones. "La relación con Pusineri fue buena. Yo llegué después que él, tuvimos algunas charlas, algunas duras lógicamente por cosas que pensaba o que se decían también... y a mí me da mucha bronca todo lo que se dice. Yo hablo abiertamente y me conocen bien. No soy una persona que salga en los medios y me parecen una locura los chimentos baratos que aparecen. Con Lucas queríamos transitar el mismo camino, pero no se dio bien. Pero yo nunca me iba a meter en la conducción del equipo. Yo fui a colaborar y en eso hemos charlado mucho y muy bien", contó.

El porvenir de Independiente preocupa y hasta febrero no jugará por nada, después de ser eliminado de la Copa Sudamericana y la Copa Diego Maradona, dos detonantes en la salida de Pusineri. Tampoco participará de torneos internacionales durante 2021, un duro traspié deportivo. Esto, sumado al mal momento económico que atraviesa la institución. El pasado 29 de diciembre, durante la Asamblea Extraordinaria, Especial y Ordinaria que se llevó a cabo en el Estadio Libertadores de América, la CD aprobó un balance con un pasivo de $ 2.807.225.579.

Para Burruchaga, el cambio en club debe ser total: "Yo siempre soy un convencido y quiero creer que en algún momento, si van a buscar un nuevo manager, es porque querrán cambiar. En cuanto a lo que pasó ahora, con su primer manager, si es para repetir lo mismo... al que busquen le digo que no vaya. Ojalá puedan cambiar".