Burbuja uruguaya: cuántos contagiados hay y a qué clubes perjudican

Alejandro Casar González
·4  min de lectura

Jugadores e integrantes del cuerpo técnico de la selección uruguaya fueron cayendo uno a uno. Todos positivos de coronavirus. De Matías Viña, el primero, hasta Lucas Torreira, ayer, el último. Fueron doce, entre futbolistas y ayudantes del entrenador, Oscar Tabárez. Clubes de España, Brasil, e incluso del propio Uruguay mascullaron bronca y deslizaron cierta molestia por la burbuja fallida en el complejo donde se entrena la Celeste en Montevideo.

El último positivo en conocerse fue el de Torreira. El mediocampista regresó a Madrid luego de la derrota uruguaya con Brasil en el Centenario. El hisopado del martes a la noche le dio negativo. Sin embargo, su club, Atlético de Madrid, quiso asegurarse de que todo estuviera bien. Ante la proliferación de falsos negativos, le hizo la prueba a su futbolista, al que además precisaba para el partido del sábado con Barcelona (nada menos). El conjunto colchonero ya tenía afuera a Luis Suárez, uno de los primeros positivos de la delegación, que ni siquiera pudo viajar a Europa porque volvió a mostrar alta carga viral en su análisis. Contra muchos pronósticos, el PCR de Torreira dio positivo. Aunque no tiene síntomas, será aislado y, claro, no estará contra los catalanes. Tampoco podrá jugar por Champions League contra Lokomotiv de Moscú el miércoles próximo.

Messi llegó a Barcelona y explotó: "Estoy cansado de ser siempre el problema de todo en el club"

En la capital española, enterados de los resultados de su mediocampista, pusieron los ojos en Montevideo. Y en los protocolos sanitarios que se emplearon en el complejo uruguayo durante la concentración. Una foto (publicada, justamente, por Torreira) mostró a los futbolistas sin barbijo en torno a un leño ardiente. Nicolás De la Cruz tomaba mate. Por más que desde el interior de la selección uruguaya todas las voces recalcaran que las disposiciones médicas se cumplieron y que la burbuja funcionó, en España protestaron igual.

El diario Marca contó el malestar del equipo colchonero con la Asociación Uruguaya de Fútbol luego de conocerse el positivo de Suárez. El diagnóstico de Torreira sólo agregó más bronca. Y el Cholo Simeone se quedó sin dos jugadores fundamentales para una semana vital. Hasta hace algún tiempo la situación era a la inversa. Pero ahora los clubes pierden futbolistas luego de partidos internacionales con sus seleccionados.

Los positivos celestes hicieron sonar todas las alarmas en River. Nicolás De la Cruz fue titular ante los brasileños y estaba previsto que volviera a la Argentina en la tarde-noche de ayer. Al cierre de esta edición, la idea del club de Núñez era hisopar al futbolista, tal como hizo Atlético de Madrid con Torreira. De todas maneras, Marcelo Gallardo había decidido darles descanso el fin de semana a cuatro de los cinco convocados por selecciones nacionales que jugaron en la doble fecha FIFA: Franco Armani y Gonzalo Montiel (Argentina), Paulo Díaz (Chile) y De la Cruz (Uruguay). Sólo fue convocado Robert Rojas, quien apenas redondeó 90 minutos para Paraguay y fue el que menos jugó de los cinco. Gallardo incluyó en la lista al colombiano Rafael Santos Borré, recuperado de coronavirus, y quien ayer superó sin problemas los últimos exámenes cardiológicos para evaluar su estado de salud.

La preocupación del Estado

Pero los positivos también repercuten fronteras adentro. El Intermedio uruguayo no tendrá a ninguno de los cuatro convocados por Tabárez que dieron negativo en los hisopados. La Secretaría del Deporte y el ministerio de Salud pública de Uruguay sugieren una cuarentena de una semana para aquellos jugadores que hayan estado en contacto estrecho con un caso positivo.

Eliminatorias en vivo: así está la tabla de posiciones camino al Mundial Qatar 2022

Eso vale para los arqueros Gastón Olveira (River Plate) y Yonathan Irrázabal (Rentistas), además de Agustín Oliveros y Gabriel Neves, estos últimos futbolistas de Nacional. El Bolso juega con Danubio por el torneo local, pero debe enfrentar el miércoles próximo a Independiente del Valle por los octavos de final de la Copa Libertadores. Sus dirigentes tratan de que la semana de aislamiento de esos dos jugadores se limite a seis días, para que ambos puedan viajar el martes a Ecuador con un PCR negativo.

"Lo que pasó nos complica porque no contaríamos con los dos seleccionados para el fin de semana y estamos muy complicados con los plazos para que puedan jugar octavos de final de Copa Libertadores con Independiente del Valle", confirmó a la nacion Alejandro Balbi, vicepresidente primero de Nacional.

El brote interno en la selección uruguaya (que en un principio se había atribuido a Palmeiras, de Brasil, porque el primer positivo, Matías Viña, se desempeña en ese club brasileño) motivó que hasta el gobierno que encabeza Luis Lacalle Pou se refiriera al hecho.

"Hubo algún descuido, como se vio en algunas fotos que circularon por redes sociales", dijo el ministro de Salud Pública uruguayo, Daniel Salinas, en una conferencia de prensa. Y fue, incluso, más allá: "Hubo algún fueguito, todos juntos. Se ve que había tanta convivencia y hermandad que no se siguieron las reglas".