"La Brujinha": la historia del brasileño Veron, el mejor jugador del Mundial Sub 17

Cristian Grosso
lanacion.com

El mejor proyecto del fútbol brasileño se llama. Veron. En honor a Juan Sebastián Verón. Sí, la 'Brujinha' es la sensación. Todavía no debutó en la primera de Palmeiras, pero su cláusula de rescisión ya vale 60 millones de euros y cuando en enero el entrenador Mano Menezes lo suba al plantel principal, el club anticipó que cualquier interesado tendrá que pagar cien millones para llevárselo. La FIFA lo acaba de distinguir como el MVP del Mundial Sub 17 que consagró al Scratch. Gabriel Veron (sin acento) es el nuevo elegido.

Es muy rápido, vertical y gambeteador. Hace goles y asiste. Lleva la casaca número 7 de la Canarinha. Pero, ¿por qué Veron? Por un vecino frustrado. Era 2002. En la ciudad de Assu, en el interior del Estado de Rio Grande do Norte, la familia Fonseca de Souza iba a recibir a su primer hijo. Sabían que se llamaría Gabriel, pero no resolvían el segundo nombre. Hasta que intervino el vecino. Él siempre había deseado un hijo varón, pero tuvo tres mujeres. "¿Por qué no le ponen Veron? Es mi sueño incumplido", sugirió. Fanática del volante argentino, cuentan que insistió. Les gustó la idea, y el 3 de septiembre de 2002 nació Gabriel Veron Fonseca de Souza. O simplemente, Veron. La 'Brujinha' brasileña.

"Me gusta mucho el nombre y trataré de estar a la altura, tal como lo hizo Juan Sebastián. He visto fragmentos de él en YouTube, pero nunca en vivo, desafortunadamente. Realmente fue un muy buen jugador por lo que he visto", contó en la página digital de la FIFA. Ha comenzado bien: anoche le entregaron el Balón de Oro tras la consagración de Brasil, 2-1 ante México en la final. No faltaron polémicas: a diez minutos del cierre se imponían los aztecas, pero un discutido penal a instancias del VAR le permitió empatar a los locales, con una ejecución de Kaio Jorge. En el segundo minuto de los cuatro adicionados, Lázaro le aseguró el título al Scratch.

"Me imagino que Juan Sebastián estaría orgulloso de mí. Creo que honré el nombre", bromeó el brasileño, apodado 'Raio' por sus compañeros. Pero perfectamente podría llamarse 'Bruxinha'. Mide 1,88 metro., como Verón. Siempre jugó con chicos más grandes. Comenzó en el pequeño club Santa Cruz de Natal, y actualmente se destaca el Sub 20 de Palmeiras, que ya ganó la Copa Brasil y próximamente definirá el Brasileirao de la categoría contra Flamengo.

El año pasado, todavía con 15, resultó determinante para que Palmeiras derrotara en el choque decisivo a Real Madrid en el Campeonato Mundial de Clubes Sub 17 en Fuenlabrada, en España. Veron fue la figura, el goleador de certamen y atrapó la atención. Por su juego, y por el nombre que llevaba en la espalda. Ahora, ya es campeón del mundo Veron: jugó los siete partidos del torneo, convirtió tres goles y cedió dos asistencias. Toma vuelo la 'Brujita' brasileña. "Si ve una bruja montada en una escoba... ¡Ese es Verón, Verón, Verón que está de moda!", se escuchaba hace décadas en La Plata. El fútbol es fascinante, también, por el arte de la reinvención.

Qué leer a continuación