Browns humillan a los Steelers y avanzan a la ronda divisional

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 10 (EL UNIVERSAL).- Los Browns, sin su entrenador Kevin Stefanski (contagiado de Covid-19), tundieron a los Steelers, una rivalidad divisional, en la ronda de comodines de los Playoffs. Con un maquillado resultado de 48-37, Cleveland –que regresó a la postemporada tras 18 años– superó a Pittsburgh, desenmascarado de sus falencias, en el Heinz Field.

Con cinco regalos del balón, incluidos cuatro intercepciones de Ben Roethlisberger, los que habían sido señalados como perdedores aprovecharon esos errores para colarse a la ronda divisional, en la cual enfrentarán a los Chiefs de Kansas City.

Baker Mayfield, en su debut en Playoffs, terminó el encuentro con 263 yardas por aire y tres pases de anotación. Para el término del primer cuarto, el marcador estaba 28-0 a favor de los Browns. En esos 15 minutos, los Steelers regaló el ovoide tres veces, intercambios sin intención y que terminaron en las diagonales.

En el segundo episodio, con otro regalo de Roethlisberger, Cleveland volvió a anotar, para irse al descanso 35-10, aunque en la parte complementaria, el duelo regresó a ser interesante.

Tomlin ajustó su ofensiva, suficiente para anotar 13 unidades sin respuesta y disputar el último cuarto con oportunidad para darle la vuelta a los cartones, una misión que parecía imposible minutos antes.

Los Steelers movieron las cadenas y pisaron la cancha de Cleveland, con jugadores visiblemente nerviosos y preocupados por no quedar en la humillación nacional. Las impresiones de Mayfield no ayudaron para recuperar la confianza. Pero el entrenador falló, al no querer jugársela en cuarta oportunidad y una yarda por avanzar.

Tomlin mandó a los equipos especiales y permitió que el pasador de los Browns soltara su brazo y recuperara el ritmo; el egresado de la Universidad de Oklahoma conectó con su corredor Nick Chubb para una anotación de 40 yardas y liquidar el encuentro.

Esa falta de agallas concluyó con las aspiraciones de Pittsburgh, que maquillaron los cartones con un par de touchdowns y bombardeos de "Big Ben". Cleveland ganó en postemporada por primera vez desde 1994.