Breves de deportes

·2  min de lectura

Lisbán Correa no tiene obsesión por los palazos

CIUDAD DE MÉXICO, abril 14 (EL UNIVERSAL).- A los 32 años, el pelotero cubano Lisbán Correa tiene la suficiente experiencia para saber que la ansiedad no es la mejor aliada al momento de tomar el bat. Así que pese a ser el refuerzo de lujo en la ofensiva de los Diablos Rojos del México, se concentra sólo en aportar a la novena en busca de la conquista del campeonato 17 para la organización escarlata.

Correa llega con referencias claras de lo que representa jugar en la Ciudad de México, y en específico con los Pingos, por parte de otros cubanos como Amaury Cazaña y Alexei Ramírez: "Desde Cuba me han dicho que camina mucho la bola, no vengo interesado en buscar jonrones, solo quiero hacer mi trabajo y que solitos salgan, no tengo otra estrategia".

---XXX--

La "Loba" Muñoz regresa al ring

CIUDAD DE MÉXICO, abril 14 (EL UNIVERSAL).- Después de más de un año sin actividad, la boxeadora Zulina La "Loba" Muñoz aguarda con ansiedad su regreso al ring, el próximo 1 de mayo en la Arena San Juan, Pantitlán. Será una batalla contra Isis Vargas que podría significar el trampolín para volver a tener una oportunidad por un campeonato del mundo.

Pese a su experiencia, debe hacer méritos para tener un combate titular a su alcance. "Estoy motivada porque voy a reaparecer, será una pelea muy dura pero me tiene contenta poder volver a pelear. Estamos haciendo un esfuerzo muy grande para que esto salga bien".

---XXX---

Los Urías hacen historia con vuelacercas el mismo día

CIUDAD DE MÉXICO, abril 14 (EL UNIVERSAL).- Este lunes fue un día histórico para el beisbol mexicano. Por primera vez, una pareja de hermanos peloteros nacidos en el país conectó cuadrangular en las Ligas Mayores.

Ramón y Luis Urías se volaron la barda con sus respectivos equipos, Orioles de Baltimore y Brewers de Milwaukee, un hecho inédito.

Los nativos de Magdalena de Kino, Sonora, resultaron la nota del deporte mexicano. Primero fue Ramón, el mayor (26 años de edad), quien pegó su primer vuelacercas de la campaña, en la derrota de Baltimore ante Seattle (4-3), juego inaugural de una doble tanda.