Breves de deportes

·3  min de lectura

Rivero, bajo investigación por lesión a Alexis Vega

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 18 (EL UNIVERSAL).- La petición de Ricardo Peláez, director deportivo del Guadalajara, lucía exagerada, pero la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol le ha dado esperanza.

El órgano encargado de impartir justicia en el balompié mexicano informó que abrió una investigación en contra de Ignacio Rivero, volante del Cruz Azul, por lo suscitado el domingo en el cotejo amistoso entre La Máquina y la Selección Mexicana Sub-23, en el que Alexis Vega —atacante de las Chivas— resultó con un esguince en el tobillo derecho que lo privará de disputar la Liguilla.

Este lunes, mediante un video dado a conocer por el Rebaño Sagrado, el directivo de los tapatíos aseguró que buscarían la inhabilitación del uruguayo, ya que consideraban que la falta sobre Vega fue con mala intención.

---XXX---

Martino admite que les faltó intensidad

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 18 (EL UNIVERSAL).- Gerardo Martino lo acepta, los primeros 45 minutos del equipo mexicano, ante Japón, han sido los peores que se han tenido bajo su mando.

Pero aún así, se salió avante. "Fue el peor primer tiempo, los primeros 20, 25 minutos fuimos superados, nos faltó intensidad, llegábamos tarde a todas las pelotas", aceptó.

Pero a pesar de todo, el Tricolor ganó 2-0 y cerró el año de buena manera. "En el segundo tiempo, recurrimos a una situación que nunca habíamos hecho. Hay que recalcar y tener presente lo que hacen los jugadores en sus clubes, donde han jugado en el pasado.

"Recurrimos a más músculo, una doble contención, y lo hicimos con el ingreso de Edson [Álvarez], quien de alguna ya había hecho esto con Guido Rodríguez; y Luis Romo, para que jugara como lo hace con Baca o con Rivero, uno iniciaba y el otro quedaba de volante central, cuando uno rompía el otro se quedaba. Lo igualamos desde la parte física y la presión; así como nos superaron en el primer tiempo, en el segundo superamos".

---XXX---

Supera su peor momento

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 18 (EL UNIVERSAL).- La realidad es que, en dos años con Gerardo Martino como director técnico, no se había visto a la Selección Mexicana jugar tan mal como ante Japón durante los primeros 45 minutos.

Jugadores lentos, sin intensidad, sin idea, sin armas para luchar y sacudirse tal dominio que sufrían.

Pero se puede decir que hay entrenador. Gerardo Martino ajustó y, lo que se preveía como un desastre, al final fue una victoria brillante, 2-0 sobre los nipones, con la que el Tricolor cerró el complicadísimo 2020, con todo y Covid-19.

Triunfo justo, porque se sufrió, pero se supo recomponer y —al final— gozar con los goles de Raúl Jiménez e Hirving Lozano, además del soporte que dio Guillermo Ochoa con una gran actuación en los 45 minutos iniciales, al atajar todo lo que le llegó; eso dejó al equipo con vida, lo mantuvo en el juego a pesar del "baile" propiciado por los asiáticos.