Gran Bretaña gana a Alemania 46 años después

Agencia EFE

Madrid, 22 nov (EFE).- Gran Bretaña-Alemania, un clásico del deporte europeo en cualquiera de sus disciplinas, llevaba 46 años sin aparecer por la Copa Davis, periodo que llegó a su fin este viernes en Madrid con buenas noticias para los británicos, que se impusieron por 2-0 en cuartos de final.

Los hombres capitaneados por Leon Smith se enfrentará el sábado en semifinales al ganador de la eliminatoria entre España y Argentina.

Gran Bretaña se adelantó con la victoria de Kyle Edmund sobre Philipp Kohlschreiber por 6-3 y 7-5, y confirmó la clasificación con el mucho más trabajado triunfo de Daniel Evans sobre Jan-Lennard Struff por 7-6 (6), 3-6 y 7-6 (2). El dobles previsto en caso de empate fue cancelado.

Los partidos se disputaron con Andy Murray como espectador de lujo en la grada, después de que confesase que no se había sentido bien en el primer compromiso británico en estas Finales de Madrid, ante Holanda, y que ya no saltase a la pista en el siguiente ante Kazajistán.

Kohlschreiber, de 36 años y con 21 eliminatorias de Copa Davis a sus espaldas, fue un rival cómodo para Edmund, para su saque y para sus 24 años.

El de Birmingham se llevó la primera manga en 32 minutos, tras firmar tres juegos en blanco con su servicio y romper el del germano para el 4-2.

Kohlschreiber se reencontró con su fantástico golpe de revés a una mano en el segundo set y, con bolas muy profundas, logró lo que hasta entonces había parecido imposible: rompió el servicio del británico y se adelantó por 3-1.

La alegría no le duró ni un juego. Perdió la ventaja al llevarse la peor parte de un intercambio eléctrico en la red y ya no logró recuperarse.

Con paralelos a las esquinas, Edmund exigió al de Augsburgo un esfuerzo que fue incapaz de mantener para forzar un set de desempate.

Daniel Evans salió a la pista Arantxa Sánchez-Vicario -con medio aforo completo- con el reto de mantener a raya el peligroso servicio de Jan-Lennaard Struff, 35 del mundo y con una altura de 196 cms, por 175 de su oponente.

Llevar la primera manga hasta el desempate le dio al británico un aliento extra del que se valió para lograr un punto de set al resto que no logró aprovechar, y uno más con su saque que convirtió en oro gracias a una mala devolución del alemán.

Struff, octavofinalista este año de Roland Garros, vio a su equipo a un set de la eliminación y se centró en aumentar su porcentaje de primeros saques, hasta el 95 % frente al 56 % del parcial inicial. En media hora había igualado el choque.

Tuvo el alemán dos bolas de rotura en el tercer juego del set definitivo, que Evans esquivó con sangre fría. Ni una posibilidad más de rotura hubo en toda la manga, que se fue a un inevitable desempate.

El británico logró una minirotura en el primer punto que resultó crucial. Mantuvo la ventaja y la aumentó a 6-2 con un golpe enviado a la red por Struff, que se despidió de la Copa Davis con una bola al pasillo.

Evans botó de alegría en la pista y se fue de inmediato a abrazar a Andy Murray, que le había animado de principio a fin con entusiasmo.

Desde que los dos países se enfrentaron por primera vez en Copa Davis en 1928, habían jugado antes en nueve ocasiones, con cinco victorias germanas. Su anterior choque fue en 1973, cuando Alemania Federal derrotó a los británicos por 3-2 en Múnich.

Alemania había llegado a los cuartos tras derrotar en la fase de grupos a Argentina por 3-0 y a Chile por 2-1; Gran Bretaña, después de sendas victorias por 2-1 sobre Holanda y Kazajistán.

Los británicos han ganado la Copa Davis en diez ocasiones, la última en 2015.

Natalia Arriaga

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación