Brasil - Perú, por la Copa América: con un inspirado Neymar, el equipo local ganó por 1 a 0 y alcanzó la final

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Lucas Paqueta, autor del gol, celebra con Neymar y Richarlison; Brasil está nuevamente en la final de la Copa América
Buda Mendes

Brasil es el mejor equipo de la Copa América. Más allá de algunos matices, de algunas distracciones, por ahora parece que no tiene rival. Ni siquiera la Argentina. Con momentos de muy buen juego, superó por 1 a 0 a Perú y alcanzó la final del certamen, que se jugará este sábado, a las 21, en el Maracaná. El rival será el ganador del choque de este martes, entre el equipo nacional y Colombia.

En vivo. El calendario de la Copa América y los próximos partidos

Neymar jugó como un crack, de a ratos. Con esos minutos, le basta. Brasil, en realidad, giró en torno de Casemiro, el número 5 que quita, juega y hace jugar a todos. Con ellos, con el resto, Brasil no pasó demasiados contratiempos con Perú, que se acordó demasiado tarde de atacar.

Gianluca Lapadula y Thiago Silva luchan con alma y vida por la pelota (AP Photo/Bruna Prado)
Bruna Prado


Gianluca Lapadula y Thiago Silva luchan con alma y vida por la pelota (AP Photo/Bruna Prado) (Bruna Prado/)

Por momentos, fue un monólogo de Brasil, que se impuso en todos los sectores. Sobre todo, en el ataque. Neymar conducía, Everton se sumaba, Paquetá sorprendía y Richarlison amenazaba, durante el primer tramo del encuentro. Gallese, el arquero de Perú, vivía revolcándose, como en un remate fortísimo de Casemiro. Brasil buscó ser profundo, incisivo, pero no tuvo situaciones de peligro real, solo aproximaciones con intensidad, en continuado.

A Perú le costó salir de su arco, asfixiado por el gigante. Yotún, Cueva y Lapadula, con intermitencias, intentaron tomar el balón en la zona media, pero sin demasiada fortuna, porque todo volvía a empezar, desde el otro lado del mostrador. Una doble tapada de Gallese -ante Neymar y Richarlison- mantuvo el marcador en cero. El desarrollo, en cambio, era exclusivo.

Así está la tabla de goleadores de la Copa América 2021

Ricardo Gareca llevó otra vez a Perú a las semifinales de la Copa América (Photo by MAURO PIMENTEL / AFP)
MAURO PIMENTEL


Ricardo Gareca llevó otra vez a Perú a las semifinales de la Copa América (Photo by MAURO PIMENTEL / AFP) (MAURO PIMENTEL/)

Hasta que apareció Neymar en toda su dimensión. Cuando quiere, está muy cerca de Leo Messi: no le falta nada. Encaró por el sector izquierdo, dejó a dos marcadores en el camino, tiró un caño y le cedió el festejo a Paquetá, que suele aparecer con sorpresa. Brasil era mejor en todos los rubros, menos en el marcador.

El 1 a 0 de Brasil

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El simulador de la Copa América 2021

Los mejores momentos de Brasil tienen dos actores excluyentes. Neymar, aún en su displicencia, cada vez que arranca con la pelota dominada, es una amenaza permanente para cualquier rival, no sólo Perú. No siempre las jugadas las acaba con un buen final, pero amenaza, insiste. A veces, exagera con los lujos -en complicidad con otros colegas-, que generan algarabía en el espectador imparcial y cierto desagrado en el eventual oponente. El otro, casi en el mismo nivel, es Casemiro. Parece excedido de peso, incluso con la cabeza en otro sitio, pero es el cerebro natural del equipo. Todo lo resuelve bien o, al menos, con una intención, con una idea clara.

De a poco, Perú se animó. No le quedaba otra: si se mantenía como un espectador de lujo, iba a volver a su casa inexorablemente. Lapadula, de pronto, descubrió las manos de Ederson, con un disparo fortísimo. Y con más espacios, Brasil estuvo cerca de aumentar el marcador. Y Perú se adelantó, al menos, unos 20 metros. El espectáculo ganó en intensidad, emociones y cierto suspenso en el marcador.

Una de crack

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Brasil no lo definió, porque a veces prefiere excederse en el entretenimiento: en excesos, en lujos. Juega Brasil para el espectáculo mucho más que en beneficio propio. Y esa situación resultó un estímulo para Perú, que siempre estuvo cerca del empate, no tanto por el juego en sí, sino porque estaba a un gol de los penales. Sin nada que perder, se animó cada vez más y hasta terminó jugando mano a mano con el gigante, en su casa. Pero no hubo más goles, sigue Brasil. Y está muy bien.

La síntesis del encuentro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.