Estuvo al borde de la bancarrota y hoy es el líder invicto de la Serie A: cómo se renovó Milan, el gigante italiano que estuvo dormido

Fernando Vergara
·5  min de lectura

En Europa ya se habla del resurgir de un gigante: Milan está corrigiendo su errático rumbo. A una década de su última celebración y luego de varios años de fracasos, la entidad rossonera es puntera de la liga italiana. No perdió en ninguno de sus 12 partidos y además marcha como firme postulante para quedarse con la Europa League.

The Best 2020: Robert Lewandowski, la construcción del delantero polaco que dejó sin premio a Messi y Cristiano Ronaldo

Vale hacer un repaso para llegar a esta actualidad de Milan. Ya sin Silvio Berlusconi, hace algunos años la institución entró en una decadencia en manos de propietarios chinos y luego norteamericanos. Confusiones, malos manejos, problemas financieros. Un peso pesado de Europa que vivía repleto de frustraciones. El club de las siete celebraciones en Champions League y los 15 títulos ligueros, entre otros logros.

El punto de inflexión de Milan se dio a mediados de 2018. El grupo de inversiones estadounidense Elliott Management Corporation se instaló en la institución después de que el Rossoneri Sport Investment Lux del empresario chino Li Yonghong incumpliera un plazo de deuda. Este último había adquirido el club en 2017 a Berlusconi por 740 millones de euros. Rápidamente gastó 195 millones de la moneda europea en los fichajes de Leonardo Bonucci, André Silva, Andrea Conti, Hakan Çalhanoglu y Lucas Biglia, entre otros. Deportivamente no funcionó y económicamente se quedó sin jugar en Europa en la temporada 2019-2020 por incumplir el Fair Play Financiero.

Tan errático era el andar de Milan que en los últimos años había visto pasar por el banco a emblemas del fútbol italiano como Clarence Seedorf, Filippo Inzaghi, Sinisa Mihajlovic, Vincenzo Montella y Gennaro Gattuso. "Dejar este club no es fácil. Fueron meses que viví con pasión, meses inolvidables. Es una decisión sufrida, pero razonada. Renuncio a dos años de contrato porque mi historia con Milan nunca será cuestión de dinero", dijo Gattuso al marcharse.

Después de acumular nueve entrenadores desde 2014 y modificaciones constantes en su esquema de trabajo, en Milan tomaron las riendas Ivan Gazidis como CEO y Paolo Maldini como director del área técnica. "Salvamos al club de la bancarrota, de descender a la Serie D. Estamos trabajando con pasión para volver a Europa", señaló Gazidis, que ya había trabajado 10 años en el Arsenal. El sudafricano, al cabo, resultó uno de los fundadores de la Major League Soccer (MLS) en la década del '90.

Codo a codo con Maldini se mueven el director deportivo Ricky Massara, el jefe de operaciones de fútbol Hendrik Almstadt y el jefe de scouts Geoffrey Moncada. "Le estamos dando estabilidad al trabajo. Los jóvenes han crecido, el entrenador es el mismo y los resultados nos han servido para madurar. Somos un equipo, eso es lo que nos distingue ahora", remarcó el ex lateral izquierdo, uno de los mejores de la historia en esa posición.

A cargo del fútbol aparece Stefano Pioli, quien le dio una identidad al gigante italiano. Las ideas están claras y este Milan apuesta por el juego vistoso. En cuanto al sistema táctico, el conjunto 'rossonero' se estructura con un 4-2-3-1. "El espíritu del equipo es increíble. Les dije a los muchachos que somos un equipo de verdad. Este es un grupo que aprovecha cada situación para demostrar lo que realmente puede hacer", remarca el entrenador cada vez que puede.

En 12 jornadas, Milan ya le ganó el clásico a Inter (2-1), empató 3-3 con Roma y venció 3-1 a Napoli. En el último mercado de pases, hizo la mayor inversión (10 millones de euros) para contratar a Sandro Tonali (20 años), un volante central que es una de las grandes promesas del calcio. El ataque lo reforzó con dos extremos: el croata Ante Rebic y el belga Alexis Saelemaekers, y para la defensa se sumó el zaguero dinamarqués Simon Kjaer.

Cabe resaltar que Milan no cae derrotado en la liga italiana desde que se reanudó el fútbol en plena pandemia de Covid-19. Da batalla también en la Europa League, en la que finalizó en la cima del grupo H y apenas perdió un partido frente a Lille, como local.

Pero una de las particularidades con las que cuenta este plantel es que acumula una gran cantidad de jóvenes. Ismaël Bennacer, Franck Kessié, Diogo Dalot, Brahim Díaz, Alexis Saelemaekers, Rafael Leão, Pierre Kalulu y Jens Petter Hauge no superan los 22 años. A tal punto que Milan es el equipo más joven de las cinco grandes ligas de Europa con un promedio de 24,5 años. Estrellas emergentes para darle forma a otro de los pilares.

Hace casi un año, la llegada de Ibrahimovic, por entonces con 38 años, parecía más una jugada nostálgica que una incorporación para relanzar un proyecto ambicioso. El sueco cerraba su aventura en la MLS norteamericana tras cansarse de hacer goles en Los Angeles Galaxy, que dirigía Guillermo Barros Schelotto.

El sentido competitivo de Ibrahimovic y una capacidad goleadora inmune a una edad de jubilación empezaron a despertar a Milan. Marcó 10 goles en los 18 encuentros del segundo tramo del torneo anterior. Marcaba el camino, pero también les exigía a sus compañeros y al club que se superasen, que salieran de la mediocridad. Hoy, el sueco comparte la cima de la tabla de goleadores con Cristiano Ronaldo y Romelu Lukaku (10 tantos)

La última vez que Milan obtuvo el scudetto fue en la temporada 2010/11, con 14 goles de Ibrahimovic. Después llegó el dominio aplastante de Juventus, con nueve títulos consecutivos. "Esta vez, cuando llegué al club, el objetivo era clasificar a una copa de Europa, y lo logramos. Creo que el Scudetto es posible. El camino es largo, pero no aflojaremos". Ibrahimovic ya avisó.