El nuevo boom del pádel en la Argentina y sus secretos: el impacto de las canchas nuevas y el fin del mito de las lesiones

Ezequiel Brahim
·5  min de lectura
El padel experimentó un resurgimiento en la Argentina
Fuente: Archivo - Crédito: Archivo

"En el pádel vos agarrás cuatro personas que nunca jugaron y juegan. En el tenis necesitan cuatro meses de clases". Tal es la definición de Lisandro Borges sobre este deporte. Algo conoce: es el gestor del la única fecha del circuito mundial de pádel en la Argentina y también ha organizado exhibiciones a los pies de las pirámides de Egipto y en las Cataratas de Iguazú. "Después de los '90, en Capital Federal el deporte desapareció, pero en el interior subsistió", acota. Esa década donde las canchas de pádel brotaban por todos los rincones junto con los videoclubes, los parripollos y los negocios de "Todo por 2 pesos".

"La diferencia entre los '90 y este resurgir del pádel", explica Mariano Tarterelli "es que en la primera ola era un negocio más. El que hacía la cancha no sabía del tema, las medidas eran todas distintas. Ahora se ve como un deporte, hay otro profesionalismo, los chicos jóvenes ya saben que se puede vivir del pádel en Europa". Tarterelli también lo sabe: jugó a nivel profesional casi una década entre la Argentina y Europa. Hoy maneja un complejo de cinco canchas profesionales en Lomas de Zamora, es dueño de la marca de paletas Souler, que se venden en España, y fabrica canchas por todo el país e incluso en Uruguay. "Este nuevo crecimiento nos sorprendió a todos los que estamos en el ambiente", sostiene.

El World Padel Tour (WPT) transmite en vivo todos los torneos por YouTube y la Argentina cuenta con una fecha del circuito mundial
Fuente: Archivo - Crédito: Archivo

El pádel tiene una gran vinculación con la Argentina y de hecho cuenta con un crack que marcó una era y aún sigue compitiendo a los 41 años: el pehuajense Fernando Belasteguín, que fue número 1 del mundo durante 16 temporadas. Una marca impresionante y que lo ubica entre los mejores de todos los tiempos. Cuando se produjo el primer boom del pádel en nuestro país, allá por 1990, Belasteguín tenía 11 años. Ganó más de 200 trofeos en su exitosa carrera e impulso a muchos chicos a seguir sus pasos.

Con una visión más a largo plazo, el pádel lleva varios años progresando ininterrumpidamente. El World Padel Tour (WPT) transmite en vivo todos los torneos por YouTube. "Sólo en la Argentina llevamos más de 3 millones de visualizaciones este año", comenta José Luis García Montes, desde el departamento de comunicaciones del WPT con sede en España. "En la Argentina hoy contamos más de 2000 de clubes y casi 5000 canchas censadas", detalla Lisandro Borges. "Se calcula unos 2.000.000 de personas jugando. La gente, cuando prueba las canchas nuevas, no quiere otra cosa".

Las "nuevas canchas" cambiaron el piso de cemento por uno de césped sintético y las paredes de ladrillo por el vidrio blindado. Eso aportó más cuidado a las articulaciones de las piernas y logró un juego más vistoso para el público. Las distancias reducidas de la cancha logra que las cámaras parezcan estar transmitiendo casi desde adentro. "Siempre costó entrar en los medios, más que nada en la Argentina, con la fama de que te lesionabas si jugabas, cosa que no pasó en Europa", explica Mariano Tarterelli, y agrega: "La demanda de canchas creció, si bien se dieron de baja canchas viejas. Pero aparecieron las nuevas que son más profesionales".

El pádel también se juega en las inmediaciones de las Cataratas del Iguazú
Fuente: Archivo - Crédito: Archivo

También cuenta Tarterelli que el avance de la modalidad home office generó un cambio en las canchas: "Ahora te piden un turno a las 10 de la mañana o a las 2 de la tarde, la gente se acomoda distinto y necesita cortar tanta conexión con algún deporte social". La demanda también se notó en las paletas y así lo detalla Mariano, ya que su marca es una de las más conocidas del mercado: "La demanda local de paletas fue creciendo año a año, la fecha local del WPT ayudó mucho al crecimiento y a que nos conozcan". No es sólo el torneo: es todo lo que mueve alrededor. Y en este 2020 atípico, "con la cuarentena hubo un parate grande, pero ahora nos quedamos sin stock porque se vendió todo. Incluso vamos a vender más que el año pasado", asegura Tarterelli.

La fecha argentina del WPT a cargo de Borges fue la punta de lanza del crecimiento. "La primera edición fue en el 2016, ahí metimos 20.000 personas por semana", recuerda el empresario. "Ya en 2018 se notaba un fuerte crecimiento. Ese torneo se vendió todo dos meses antes". Si en 2021 todo vuelve a la normalidad con referencia a la pandemia, la fecha local ya está confirmada en el calendario mundial para el invierno, como todos los años anteriores.

Mariano Tarterelli maneja un complejo de cinco canchas profesionales en Lomas de Zamora,
Fuente: Archivo - Crédito: Archivo

El pádel se muestra muy federal, desde las 13 canchas registradas en Tierra del Fuego hasta las 83 que ofrece la provincia de Salta. El 70% de las provincias tiene arriba de 50 canchas, con Buenos Aires sumando más de 1000. Este deporte, que nació en México en el '62 y desembarcó en la Argentina cuando el hombre llegaba a la Luna, hoy quiere consolidar su crecimiento.

Un crecimiento apoyado en la demanda de los jugadores amateurs, la proyección de los profesionales y un circuito mundial que aprovecha toda las ventajas de transmisión de las nuevas tecnologías. Una "escuadra" de jugadores argentinos que pelea hasta el último partido de cada torneo, con el eterno Fernando Belasteguín (41) y la gran promesa Agustín Tapia (21) ganando juntos el Master de fin de año (que tuvo 5 millones de visualizaciones), sumados a 10 argentinos entre los 20 primeros del ranking mundial.

En España ya es el segundo deporte más practicado, con 5 millones de jugadores y 30.000 canchas. En la Argentina amagó en los '90. ¿Será, tres décadas después, la explosión definitiva del pádel? El tiempo dirá.