La Bombonera. Para Boca, el templo sin sus feligreses no es lo mismo: apenas 18 puntos en 13 partidos

Franco Tossi
·5  min de lectura
Boca - River, Copa Diego Maradona: así se viven las horas previas al superclásico en la Bombonera
Boca - River, Copa Diego Maradona: así se viven las horas previas al superclásico en la Bombonera

Se suele decir que la Bombonera contiene un aura especial que se desprende desde las tribunas y envalentona a Boca. El mito, incluso, sostiene que el público es capaz de arrinconar y atemorizar al rival contra su propio arco, de generar especies de sismos en el campo de juego y hasta en los vestuarios. Y alguna vez hasta se dijo que atajó penales. Claro que son todas metáforas. La realidad es que esa fuerza proveniente de gargantas y saltos provocan el empuje necesario para que los futbolistas pisen firme y saquen los partidos adelante, aunque no siempre se puede.

Está claro que el equipo de Miguel Ángel Russo venía muy mal y encontró un respiro con el impensado 7-1 frente a Vélez. Pero eso fue en Liniers. Ahora, en la Bombonera, se enfrentará con River, por la Copa de la Liga Profesional. Y otra vez sin el plus que antes generaba más motivación. Le falta un jugador: la hinchada. No parece una casualidad que las actuaciones en condición de local fueran, en lo más reciente, para el olvido. La pandemia de coronavirus le quitó momentáneamente algo muy preciado.

Desde que se reanudó la actividad tras el receso de cinco meses, Boca afrontó 13 compromisos en su casa. Por la Copa Libertadores y la Copa Diego Maradona, finalmente obtenida en enero, ante Banfield, por penales y en San Juan. Los números son llamativos. Y es que ese estadio que suele ser una fortaleza, ahora se transformó en un campo más. De esa cantidad de partidos en la Bombonera, perdió más puntos (21) que los que obtuvo (18), ya que ganó en cuatro ocasiones, cayó en otras tres y empató en seis.

Boca - River, Copa Diego Maradona: así se viven las horas previas al superclásico en la Bombonera
Boca - River, Copa Diego Maradona: así se viven las horas previas al superclásico en la Bombonera


El estadio Alberto J. Armando listo para recibir a River en el superclásico por la Copa Diego Maradona, que terminaría 2-2, en enero de este año.

En el último partido en su estadio profundizó esa racha negativa al igualar frente a Sarmiento (1-1, gracias al gol de Lisandro López). Ya en el debut, frente a Gimnasia, había rescatado otro empate sobre el final: un tiro libre de Edwin Cardona puso el 2-2 definitivo.

En lo que lleva del año no pudo obtener tres puntos en la Bombonera. El partido que abrió el 2021 fue nada menos que el superclásico ante River, que terminó 2-2. Cuatro días después se topó con Santos, de Brasil, por la semifinal de la Copa Libertadores, igualando 0-0 la ida de una serie que finalizó con la goleada sufrida en San Pablo.

Facundo Tello, el árbitro que debutará en un Superclásico y sueña con Qatar

El primero que visitó La Boca luego del largo receso por la pandemia fue Libertad, de Paraguay, por el certamen continental y empataron en cero. Casi un mes después, el que viajó a Buenos Aires fue Caracas, de Venezuela, y ahí Boca marcó diferencias con una goleada 3-0. Sin embargo, una vez comenzada la Copa Maradona, los problemas de local comenzaron rápido: dos caídas consecutivas, frente a Talleres (1-0) y Lanús (2-1), reponiéndose a la siguiente fecha con Newell’s (2-0), en la tarde del homenaje a Diego Maradona por su fallecimiento.

Enseguida volvió a tropezar, aunque en realidad coqueteó con una eliminación más temprana de la Libertadores: Inter, de Porto Alegre, lo venció 1-0 y forzó los penales en los que se impuso el conjunto azul y oro. Pocos días después le tocó iniciar su camino en la Zona Campeonato ante Arsenal, que le igualó sobre la hora (1-1). Y desde ahí, las últimas dos victorias en casa: el 2-0 a Racing, por la revancha de los cuartos de final de la Libertadores que lo depositaron en aquella semifinal con Santos, y el 3-0 a Huracán por el ámbito doméstico.

La Bombonera en la previa del encuentro entre Boca Juniors e Inter de Porto Allegre.
Agustin Marcarian


Cuatro éxitos, seis igualdades y tres caídas: ése es el saldo de Boca en su estadio vacío en 2021. (Agustin Marcarian/)

Los 17 goles en favor y los 10 en contra son un contraste gigante con respecto al Boca de Russo que fue campeón de la Superliga, arrebatándole el título a River en la última fecha. Se diferencia en todo, también en la efectividad conseguida en Brandsen 805. Y es que entre enero y marzo de 2020, ese equipo que vislumbraba jugó cinco encuentros en casa, en todos mantuvo la valla invicta y convirtió nueve goles: empató en el debut del ciclo (frente a Independiente) y enhebró cuatro triunfos en fila frente a Atlético Tucumán (2-0), Godoy Cruz (3-0), Gimnasia (1-0, la noche de la consagración) e Independiente Medellín (3-0), de Colombia.

Lisandro López, autor del gol del empate ante Sarmiento, por entonces subrayó: “Me voy triste porque estamos regalando puntos en casa que antes no perdíamos. Debemos ir mejorando, porque antes manteníamos el arco en cero y ahora tampoco está sucediendo”.

"Muy mentiroso". El enojo del DT Gallardo contra un asistente ante Argentinos

¿Cuándo fue la última vez que vivió una racha tan adversa como local? Hay que remontarse al último período de Carlos Bianchi. Exactamente a sus últimos 13 partidos, en 2014. Todos por la competición local: cinco victorias, ante Estudiantes (1-0), Olimpo (2-0), Godoy Cruz (3-0), Arsenal (4-2) y Lanús (3-1); cinco tropiezos, frente a All Boys (0-2), Belgrano (2-3), River (1-2), Newell’s (0-1) y Atlético Rafaela (0-3), y tres empates, con Gimnasia (1-1), Argentinos (1-1) y San Lorenzo (0-0).

Boca renació en Liniers. Ahora espera recuperar su energía en la Bombonera.