La princesa Magdalena de Suecia se casó con un analista financiero británico-estadounidense

La princesa Magdalena, hija menor del rey de Suecia, se casó el sábado con el financiero británico-estadounidense Christopher O'Neill, en una ceremonia en la que participaron 500 invitados, incluyendo miembros de familias reales de Europa y Japón.

Una multitud se reunió ante el palacio real y estalló en una ovación cuando los recién casados se besaron tres veces, poco antes de partir hacia el castillo de Drottningholm, donde estaba previsto un banquete.

La ceremonia, realizada en la capilla luterana del palacio, fue conducida en sueco y en inglés, y acompañada, entre otros, por la princesa Charlene de Mónaco, la princesa Tamako de Japón, y príncipe británico Eduardo.

La joven, que cumple 31 años el lunes próximo, es la tercera hija del rey Carlos Gustavo y de la reina Silvia. La princesa Magdalena conoció a su novio en Nueva York, donde era voluntaria para la asociación caritativa World Childhood Foundation, fundada por su madre.

O'Neill declinó adoptar un título real, ya que ello requeriría convertirse en ciudadano sueco y renunciar a su trabajo como asociado y analista de Noster Capital, una empresa de inversiones.

El flamante marido de la princesa Magdalena se convirtió en el centro de una áspera polémica en noviembre cuando hizo un gesto obsceno a un fotógrafo, y la prensa sueca pasó a cuestionarse si podía aspirar a casarse con la princesa, cuarta en la línea de sucesión al trono.

Magdalena suscita menos afecto entre los ciudadanos que su hermana Victoria.

Hace unos 10 años, los tabloides llamaban a Magdalena "la princesa juerguista", tras haber sido fotografiada en discotecas de moda en Estocolmo.

Esta boda debe mejorar la imagen de una princesa que llegó a inquietar a los más fervientes monárquicos. Catarina Hurtig, periodista y autora especialista de la familia real, se acuerda que los lectores la llamaban para que sugiriera al rey que corrigiera a Magdalena.

Magdalena debía inicialmente casarse en 2010 con un abogado que se habría convertido en príncipe, pero el noviazgo se rompió, según la prensa sueca debido a supuestas infidelidades del novio.

Desde entonces, algunas controversias han rodeado a Magdalena, como sus gastos en compras, hasta tal punto que el palacio real tuvo que desmentir que el dinero viniera de los contribuyentes.

En los últimos años, Magdalena se tornó famosa por razones no precisamente correctas, como cuando fue interceptada por la policía por conducir en una pista reservada a autobuses o en una calle exclusiva para peatones.

La princesa Magdalena, hija menor del rey de Suecia, se casó el sábado con el financiero británico-estadounidense Christopher O'Neill, en una ceremonia en la que participaron 500 invitados, incluyendo miembros de familias reales de Europa y Japón.

Cargando...