Como un déjà vu: Talleres volvió a amargar a Boca y celebró en la Bombonera

Franco Tossi
·4  min de lectura
Jugadores de Boca se retiran cabizbajos luego de la finalización del primer tiempo del partido que disputan Boca Juniors y Talleres de Córdoba por la Copa Liga Profesional 2021
Mauro Alfieri / POOL ARGRA

Como si hubiera sido un déjà vu de lo que ocurrió en noviembre pasado, Talleres volvió a amargar a Boca en la Bombonera, lo venció 2 a 1 y lo aleja de los primeros puestos de la Zona B de la Copa de la Liga.

El 15 de noviembre de 2020, Talleres le había acertado la primera daga al ciclo de Miguel Ángel Russo. Habían pasado 16 encuentros desde que estaba sentado en el banco de suplentes, pero no había perdido y lo peor había sido apenas tres igualdades. Hasta esa noche, en la que los cordobeses -sobre el final- se metieron los tres puntos en el bolsillo. 126 días después, los cordobeses salieron con la misma mentalidad, los dientes apretados, las piernas veloces y la concentración al máximo, además de tener a un entrenador (Alexander Medina) que planteó una idea que complicó de nuevo a un Boca que lejos estuvo de ser el que le hizo 7 goles a Vélez y un gran partido táctico en la igualdad con River. Dos semanas pasaron entre lo primero y lo de ayer. El xeneize, sorprendido en su casa, una vez más y de manera similar a aquella primera caída. Y dormido. Semblantes de un equipo al que describirlo como “desconocido” parece ya no ser una rareza, sino más bien una costumbre.

De la cachetada de Fabra a Izquierdoz al error de Andrada que terminó en el gol de Talleres

El local, prácticamente, no existió en la primera mitad. Errores defensivos, imprecisiones en una mitad de la cancha plagada de juventud (aunque jugó dos buenos partidos previos, Russo sigue cambiando y probando) y un Carlos Tevez que, si bien fue lo mejor entre sus compañeros, no estaba en el área cuando se lo necesitó al ser el único N°9 del 4-1-4-1. La visita, en cambio, presionó a fondo y capitalizó desde el arranque las falencias del xeneize: a los 11 minutos, Fragapane pifió una definición entrando al área y, desde ese saque de arco, Andrada le permitió a Talleres ponerse en ventaja tras una salida corta que activó un contragolpe de cuatro atacantes contra los dos centrales. Retegui al palo, pero Auzqui la empujó por entre las piernas de López.

El conjunto albiazul no complicó más al arco de Boca, pero su inteligente achique e intensidad constante se impusieron al ritmo juvenil que intentaban los de Russo con Medina, Maroni y Almendra (volvió a ser titular tras casi 500 días y un conflicto grande por el que no fue a entrenar durante los últimos cuatro meses de 2020).

Pérdidas de Fabra con Valoyes, malas salidas desde abajo tanto de Izquierdoz como de López, constantes pases erróneos de Medina, el inexistente desequilibrio de Villa, que por momentos sufrió una triple marca escalonada preparada ante cualquier gambeta. Casi todo, obligado por el buen planteo del visitante. Fue tanto el desconcierto azul y oro en los primeros 45 minutos que, antes de un córner para los cordobeses, Izquierdoz se le acercó a la cara a Fabra para reprocharle sus distracciones a la hora de la marca con Valoyes, hombre que lo obligó al subcapitán boquense a ser amonestado en una carrera larga. El colombiano escuchó, pero no se aguantó semejante cercanía y -con un manotazo en el rostro, lo corrió al zaguero de la situación.

Russo se va molesto del campo de juego; Boca no reacciona, juega mal y pierde
Mauro Alfieri / POOL ARGRA


Russo se va molesto del campo de juego; Boca no reacciona, juega mal y pierde (Mauro Alfieri / POOL ARGRA/)

El segundo tiempo trajo cambios. Por un lado, de nombres. En los primeros diez minutos, Boca ya tenía cuatro nuevos hombres en el campo: Buffarini, Rojo, Soldano y Zárate por Campuzano, Izquierdoz, Almendra y Maroni, respectivamente. Eso, claro, conllevó también una modificación en el dibujo, pasando a jugar con un 4-2-4, con Capaldo acompañando a Medina en el mediocampo. Y, a la vez, el físico lógicamente agotado de los de Medina hizo que Boca mejorara en el aspecto futbolístico. Eso sí: sólo desde la tenencia de la pelota, sin profundidad ni oportunidades. Mientras que el visitante, con el repliegue y los espacios, se las arregló para crear situaciones peligrosas con Valoyes y Santos.

Una vez más, Carlos Tevez fue lo más rescatable de su equipo, sin destacarse. Su jerarquía le puso pausa y frialdad a un equipo apresurado por la desventaja. Sin embargo, ese freno del N°10 terminó en acciones indecisas. Lo del ídolo se dio en ambos tiempos, fue constante. Boca no lo supo aprovechar. Tan flojo fue lo del campeón del fútbol argentino, que para poder empatar tan complicado compromiso necesitó de un córner tirado al montón a los 37 del complemento y el cabezazo en contra del propio Santos, que había errado el 2-0 minutos antes que pudo sentenciar la historia.

Valoyes desborda a Fabra. El colombiano de Talleres fue la gran figura en la Bombonera
Mauro Alfieri / POOL ARGRA


Valoyes desborda a Fabra. El colombiano de Talleres fue la gran figura en la Bombonera (Mauro Alfieri / POOL ARGRA/)

Pero, claro, el resultado no estaba siendo acorde al trámite y Talleres volvió a ir en busca de lo que merecía. Y otra vez, como en noviembre, se lo ganó en el epílogo: en el cuarto minuto de descuento, el colombiano Valoyes, la gran figura del encuentro, puso el pie para conectar un centro sin dejarla picar.

Ya son siete los encuentros que enhebra Boca sin poder conseguir un triunfo en casa. Y Talleres volvió a ser una pesadilla.