Boca saca rédito de los regresos y Miguel Russo destaca el impulso: “Es bueno acostumbrarse a ganar”

Franco Tossi
·5  min de lectura
Miguel Ángel Russo se fue conforme con el triunfo de Boca sobre Huracán, pero criticó los calendarios.
LA NACION/Mauro Alfieri

Boca va amigándose, principalmente, con los resultados. En un momento trascendental, con el desenlace de la primera parte de la Copa de la Liga Profesional y el inicio de la Copa Libertadores. Este sábado venció a Huracán 2-0 en el Tomás Adolfo Ducó, con goles de Franco Soldano y Gonzalo Maroni. La clasificación doméstica a los cuartos de final está más cerca. El juego, esta vez, estuvo lejos del ideal, pero los tres puntos y el regreso de ciertos jugadores le hacen más grande la sonrisa.

El trío juvenil del medio campo, compuesto por Medina, Varela y Almendra, le brindó a Miguel Ángel Russo un aporte trascendental en los últimos encuentros para reconstruir a un equipo que transcurrió muchos meses sin una identidad. Ante Huracán no fue el caso, su equipo debió recurrir a otra forma para imponerse. Entre esas cosas, aparecieron cuestiones que dejan todavía más tranquilo al entrenador. Y es que Soldano convirtió su segundo gol consecutivo en la competición local, tras los tres tantos que ostentaba en sus 42 compromisos previos. Por otro lado, Maroni volvió a tener minutos tras más de un mes y lo hizo con el tanto que puso punto final al triunfo. Y, si bien no tuvo un retorno cumplidor, Cristian Pavón volvió a jugar, tal como lo deseaba Russo desde el año pasado.

Expulsaron a Mauricio Cuero por escupir a un rival en el agónico empate de Argentinos

Aunque su plantel sufrió bajas por lesión (Zárate) y Covid-19 (Campuzano, Zambrano, Cardona, Rojo y Andrada se irán sumando con el correr de los próximos días), Boca sobrevivió nada menos que encontrando un camino futbolístico y ganó en los tres partidos de la semana: Atlético Tucumán (3-1), The Strongest (1-0) y Huracán (2-0). “Vamos sumando y en los momentos difíciles hay gente que pone el hombro. Es bueno acostumbrarse a ganar”, se fue conforme el técnico.

El gol de Soldano a Huracán

Huracán y Boca presentaron un primer tiempo demasiado aburrido. Las cuestiones tácticas, especialmente desprendidas desde Frank Kudelka, hicieron que lo futbolístico se desarrollara con varias imprecisiones. En ese sentido, Russo tuvo una buena y una mala noticia. La primera es que, tras dos encuentros ganados (Atlético Tucumán y The Strongest) en los que los más chicos le entregaron un panorama mejorado desde el juego, los rivales empiezan a observar que ahí existe un poderío que puede hacer crecer al xeneize. ¿La mala? Si logran anular ese motor, tal como lo consiguió el Globo durante el primer período, los interrogantes en el técnico y sus jugadores pueden reaparecer.

Gonzalo Maroni marca el segundo gol de Boca frente a Huracán, en tiempo adicional.
LA NACION/Mauro Alfieri


Gonzalo Maroni marca el segundo gol de Boca frente a Huracán, en tiempo adicional. (LA NACION/Mauro Alfieri/)

Y es que el local planeó inteligentemente cómo tener domado, al menos por un rato, al visitante. Plantó un sistema ancho para que Boca no encontrara atajos en los 45 minutos iniciales y, en consecuencia, no pateara al arco. Pensó en dos volantes por afuera (Núñez y Briasco) para sostener a Buffarini y Fabra, mientras que los volantes internos (Hezze y Cristaldo) se ocuparon de contener la soltura de Medina y Almendra. ¿Varela? Fue hombre de Cordero, el centro delantero del local.

Rosario Central y Newell’s, dos gigantes del interior que viven de la nostalgia

Aparentaba ser un compromiso de esos que Boca suele sufrir cuando no tiene ideas, pero entró al segundo tiempo con otra decisión. Salió rápido a buscar la ventaja y lo consiguió de manera forzada. A los 2 minutos, Villa sorprendió desde muy lejos con un remate que se movió en el aire y complicó a Meza, que dio un rebote que capitalizó Soldano para abrir el partido. El abrazo y la alegría de los compañeros se repitió tal como ante los tucumanos, evidenciando cuánto lo aprecian en el grupo ante tanta crítica exterior.

Gol de Franco Soldano para el 1-0 de Boca en Parque Patricios.
LA NACION/Mauro Alfieri


Gol de Franco Soldano para el 1-0 de Boca en Parque Patricios. (LA NACION/Mauro Alfieri/)

Enseguida, casi logra estirarlo. No dependió del manejo dificultoso de los chicos, sino de la verticalidad de Villa: rompió por el medio y permitió una jugada que pudo ser concretada por Capaldo. Russo se dio cuenta de aquello y, pensando en que el colombiano hizo un gran desgaste en los 3.600 metros de altura el miércoles, lo reemplazó, pero sin perder la fórmula.

Por eso, a los 18 minutos, decidió la vuelta oficial con la camiseta azul y oro de Cristian Pavón: tras un año y medio cedido a Los Ángeles Galaxy, reapareció 692 días después de la final perdida con Tigre en la Copa de la Superliga 2019. No influyó, pero el DT ya cuenta con él. Otro regreso. ¿Otro refuerzo?

Cristian Pavón encara a Ezequiel Bonifacio y acapara la atención de los suplentes xeneizes.
LA NACION/Mauro Alfieri


Cristian Pavón encara a Ezequiel Bonifacio y acapara la atención de los suplentes xeneizes. (LA NACION/Mauro Alfieri/)

El esfuerzo físico, principalmente representado por un Soldano que corrió como si los 90 minutos en Bolivia se hubieran jugado en el llano, fue el sustento de un triunfo vital. Y volvió a ser inteligente para proteger esa ventaja ajustada con la pelota a favor. Incluso, sobre el epílogo sentenció la historia: un lateral largo de Fabra dejó mano a mano a Maroni, que pateó fuerte al medio: de los cinco tantos que tiene en el club, es el cuarto que hace en este ciclo.

Boca recupera la sonrisa y el DT Russo, a jugadores que sumarán en un plantel que, de a poco, se reconstruye.

Russo le apuntó al calendario

  • “Es siempre bueno ganar, especialmente para que los chicos se consoliden y tomen experiencia. Hay que acostumbrarse a ganar y es bueno. Venimos de un triunfo importante en un lugar difícil como La Paz”.

  • “Jugar cada 48 hs. es un castigo para los jugadores, le rompe la cabeza a los técnicos. Es un contexto que no debe existir en el fútbol argentino. Mínimo 72 horas como tuvimos toda la vida. La Copa de la Liga debe entender que los equipos necesitan jugar Copa Libertadores y Sudamericana, y da prestigio. No pueden jugar cada 48 horas. Todos buscamos un logro internacional. No solo Boca”.

  • “Cuesta mucho viajar, no es algo simple. Todo aumenta con los hisopados, esperar hora y media, convivir con el Coronavirus. Somos seres humanos.”

  • “Venimos hablando mucho con Pavón. Necesita jugar. Villa es de los que más partidos tiene y necesita que tome su tiempo. Pavón conoce el club y la camiseta. Confiamos en él”.

  • “¿El esfuerzo de los chicos? Son chicos, hacen un gran esfuerzo y se recuperan. A Almendra lo venimos llevando por los minutos que viene acumulando. A Varela por la amonestación, no podemos estar jugando con dos o tres amonestados al mismo tiempo”.