Un Boca súperofensivo y al compás de un Riquelme sensacional: cómo jugaba aquel campeón 2007 de Miguel Ángel Russo

Christian Leblebidjian
lanacion.com

El sistema preferido de Juan Román Riquelme: 4-3-1-2. El que quiere implementar ahora no solo para la primera división del Boca 2020, sino también para todas las inferiores. Así jugaba aquel equipo de Miguel Angel Russo que terminó levantando la Copa Libertadores en 2007 venciendo en la final a Gremio y por un global de 5-0. Demoledor.

Quizás el antecedente de lo observado desde afuera por el ahora vicepresidente segundo en función de lo que entregó Boca de la mano de Gustavo Alfaro en 2019 encuentre el contraste en sus gustos personales, en lo vivido en aquella última Libertadores que conquistó el club xeneize. Quizás en el pensamiento del Riquelme dirigente esté la búsqueda para 2020 de ese Russo que armó en 2007 un equipo para que se sienta cómodo y logre desplegar su mejor versión. Román ya no juega en el campo, pero el modelo puede intentar replicarse.

¿Cómo jugaba aquel equipo? Respondía a un esquema 4-3-1-2 superofensivo, con laterales que no paraban de pasar al ataque (Hugo Ibarra por la derecha y -el gran amigo del 10- Clemente Rodríguez por la izquierda), un central con presencia como el Cata Díaz y otro zurdo como Claudio Morel Rodríguez, que tenía más juego y quite limpio que acción aguerrida o juego aéreo. Un 5 de juego como Ever Banega, volantes interiores que llegaban al gol, como Pablo Ledesma y Neri Cardozo (también ingresaba como recambio Jesús Dátolo); de enganche Riquelme y arriba, uno por afuera (Rodrigo Palacio) y otro por adentro (Martín Palermo).

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Qué leer a continuación