Boca - River: el plan de Russo y de Gallardo antes de las semifinales de la Libertadores

Pablo Lisotto
·5  min de lectura

A tan solo cuatro días del superclásico, un mar de incógnitas une a Boca y a River. Con ambos equipos metidos en las semifinales de la Copa Libertadores, que comienzan la próxima semana, pero al mismo tiempo con los dos a un paso de clasificarse para la final de la Copa Diego Maradona, son muy escasas las pistas acerca de lo que planificarán Miguel Russo y Marcelo Gallardo para el sábado, en la Bombonera.

En lo que será el primer cara a cara después de 438 días, el conjunto xeneize es consciente de que el hecho de jugar el miércoles frente a Santos le otorga 24 horas de descanso más que su rival. Así, es muy factible que en el local haya mayoría de titulares.

Copa Diego Maradona: así están las posiciones y cómo se juega la próxima fecha

Los riesgos, como siempre, pasan porque una lesión margine del encuentro con el conjunto brasileño, también en la Bombonera, a alguna pieza fundamental en el engranaje del equipo. Pero al mismo tiempo, se da otra situación: después de una seguidilla de 9 partidos en 28 días, aquel que no juegue frente a River llegará al partido con Santos con una inactividad de 10 días, lo cual tampoco es recomendable.

En los últimos partidos del torneo doméstico, el arco fue ocupado por Agustín Rossi, que exhibió las condiciones que lo llevaron a ser adquirido por la entidad de la Ribera. Su continuidad permitiría no arriesgar a Andrada. En la última línea puede haber modificaciones. Aunque considerar suplente a Buffarini (el hombre que más partidos jugó en el año boquense) sería un error. Lo mismo ocurre con Zambrano y con Mas, constantes ruedas de auxilio.

La disposición táctica que elija Russo, en su primer superclásico desde su regreso al club de la Ribera, influirá en el armado del mediocampo. Aunque de uno u otro modo no se descarta que el entrenador decida preservar a Eduardo Salvio. Lo mismo puede ocurrir con, por ejemplo, Jorman Campuzano y Sebastián Villa.

Boca - River: Fernando Rapallini será el árbitro en el superclásico de la Copa Diego Maradona

La presencia de Cardona también dependerá del armado del medio hacia adelante. Y aunque la prioridad está en el plano internacional, ¿Carlos Tevez se perderá el que podría ser uno de los últimos superclásicos en la Bombonera de su exitosa carrera? Todo indicaría que no.

Por último, una decisión más estratégica que táctica. Solo Russo sabe por estas horas si los dos goles a Huracán le abrieron la puerta a Ramón Ábila. "Yo tengo la expectativa de jugar todos los partidos", declaró Wanchope luego de su buena tarea contra el Globo.

Con Mauro Zárate en el peor nivel desde que llegó a Boca, las variantes aparecen en el semillero. ¿Se animará Russo a poner al prolijo Alan Varela en el medio campo o al atrevido Exequiel Zeballos adelante? Son todas preguntas que recién se responderán después del brindis de año nuevo.

La planificación millonaria

Con la mirada central puesta en el martes 5, cuando por una de las semifinales de la Copa Libertadores reciba a Palmeiras, y ante diferentes lesiones que diezmaron el plantel, es una completa incógnita qué decidirá Gallardo para el sábado. Aunque dio a entender que lo más probable es que cuide a parte del equipo titular porque tendrá tan solo 72 horas de recuperación, ya aparecen nombres pesados en su cabeza. Es que el partido con Boca tomó una mayor relevancia por la posición de ambos en la Copa local, pero la prioridad la tiene el plano internacional.

El foco central estará puesto en cómo podrá reconfigurar la línea de fondo para ambos partidos con las tres bajas sufridas: Paulo Díaz tiene sinovitis en la cadera derecha, Milton Casco una distensión en su isquiotibial izquierdo y Fabrizio Angileri un desgarro, también en el isquiotibial izquierdo. Este último ya está descartado para ambos partidos, por lo que en el cuerpo técnico millonario siguen muy de cerca lo que ocurre con Díaz, que ayer ya realizó trabajos de kinesiología y físicos en el campo sin pelota, y Casco, que apunta directamente al cruce copero. La luz de esperanza se abre en la posibilidad de que el defensor chileno pueda estar contra Boca como lateral izquierdo. En caso de no llegar, jugaría Jorge Moreira.

"Es muy difícil que Angileri, Casco y Paulo Díaz lleguen al partido de Boca y a la ida de la Libertadores", había comentado Gallardo tras la victoria del domingo con Arsenal, y adelantó que guardará varios titulares en el superclásico: "Hay tres días de diferencia entre el 2 y el 5 y con mucha carga mental, Boca va a tener un día más de recuperación para quizás jugar con todos y nosotros no. El partido del sábado es importante, pero el de Copa es más importante todavía. Intentaremos poner el mejor equipo posible, el más competitivo".

Un punto que parece estar cada vez más lejano es la posibilidad de sumar a Santiago Montiel, lateral izquierdo de la reserva y primo de Gonzalo, ya que ayer no se sumó a las prácticas del plantel profesional y el DT se enfocaría únicamente en el material que tiene a disposición. Así, podría optar por varias caras conocidas: Franco Armani, Montiel, Robert Rojas, Bruno Zuculini, Leonardo Ponzio, Jorge Carrascal, Federico Girotti y Matías Suárez son algunas fichas que empiezan a aparecer en el tablero. ¿Otros apellidos posibles? Santiago Sosa, Javier Pinola, Julián Álvarez, Ignacio Fernández y Nicolás De La Cruz.

Los próximos días, con el festejo por el año nuevo en el medio, serán fundamentales para el Muñeco, que tendrá que apelar al ingenio y deberá decidir si apuesta fuerte frente al máximo rival o busca una alternativa viable para disminuir cargas físicas y emocionales.