Boca-River, este domingo: un superclásico argentino que puede tener más de 25% de colombiano

Alberto Cantore
·5  min de lectura
Cara a cara: Rafael Borré y Sebastián Villa, los colombianos envueltos en la pasión y el desborde del superclásico argentino
Archivo

La historia empezó en 1988. Esa temporada, Carlos Navarro Montoya y Walter Perazzo fueron los primeros colombianos en ser parte del superclásico. El arquero y el goleador se presentaron con la camiseta de Boca en la victoria 2-0 en el Monumental y el artillero dejó su sello con un festejo. La relación se relanzó seis años más tarde con John Jairo Tréllez: fueron 65 minutos y también con los colores azul y oro. El encuentro quedó en la memoria colectiva por la presencia de César Luis Menotti y Daniel Passarella como entrenadores, los goles de Ariel Ortega y Hernán Crespo y, particularmente, por el asesinato de dos hinchas de River a la salida de la Bombonera, tras el triunfo de los millonarios. Hoy, son seis los apellidos que representan a Colombia y que pueden estar presentes en el cotejo de este domingo, a las 18, por la quinta jornada de la Copa de la Liga: Edwin Cardona, Sebastián Villa, Jorman Campuzano y Frank Fabra, a disposición de Miguel Ángel Russo; Rafael Borré y Jorge Carrascal, bajo las órdenes de Marcelo Gallardo.

Los nombres de futbolistas colombianos se amontonan y provocan recuerdos imborrables, desde La Boca a Núñez. La historia del superclásico tiene espacios reservados para muchos de ellos: el tridente que conformaron Óscar Córdoba, Jorge Bermúdez y Mauricio Serna en el ciclo dorado de Carlos Bianchi con los xeneizes; Juan Fernando Quintero, que en un corto recorrido quedó en la historia de River con un gol en la final de la Copa Libertadores que se jugó en Madrid. Juan Pablo Ángel fue quien hizo bandera, con fútbol y goles, con los millonarios en 1999: un tanto suyo ayudó en el 2-0 con el que se cortó una serie de nueve encuentros sin victorias frente al rival de siempre.

Edwin Cardona, talento para conducir a Boca; convirtió dos goles y asistió cuatro veces en cuatro juegos de la Copa de la Liga
Archivo


Edwin Cardona, talento para conducir a Boca; convirtió dos goles y asistió cuatro veces en cuatro juegos de la Copa de la Liga (Archivo/)

La leyenda señala que del superclásico no se sale de la misma manera de la que se entra, aunque el nuevo capítulo descubre a los dos clubes en una etapa de rearmado. Boca espantó los fantasmas que sobrevolaban al grupo con una goleada histórica sobre Vélez, una función que tuvo a Cardona y a Villa en un nivel destacado. River cayó en el Monumental, contra Argentinos, pero en Núñez la desconfianza no es futbolística: el futuro de Borré, una pieza de relevancia en el armado de la propuesta que dirige el Muñeco.

Gol de tiro libre de Cardona a River en 2017

Los cuestionamientos que rodearon la tarea de Russo los empezó a borrar Cardona, el único de los nombres que esquivaba las críticas que se sostenían sobre el juego del equipo. El medellinense convierte y asiste, se luce y ofrece vuelo a sus compañeros. No es una característica reciente, porque la final de la Copa Diego Maradona –ante Banfield- lo enseñó como estandarte y el presente hace poco comprensible su ausencia en la semifinal con Santos, por la Copa Libertadores. En el recorrido de la Copa de la Liga anotó dos veces de tiro libre: por sobre la barrera en el estreno con Gimnasia y Esgrima La Plata; al rastrón, ante Vélez. Dueño de las acciones con pelota parada, fue partícipe de los dos festejos de Izquierdoz –ejecutó el córner frente al Lobo platense y un tiro libre corto con Newell’s para los cabezazos del zaguero-; con el balón en movimiento habilitó a Lisandro López en el 1-1 ante Sarmiento, de Junín, con elegancia dio un pase en profundidad para que su compatriota Villa celebrara en dos oportunidades con Vélez.

Barcelona: la tajante frase de Ronald Koeman sobre el futuro de Messi

La fórmula colombiana hizo gala de presencia en Liniers, porque al talento y conducción de Cardona y el desequilibrio de Villa –de un remate suyo que rebotó en el poste, Gonzalo Maroni marcó el 4-1- se sumaron el despliegue de Fabra y de Campuzano. El lateral, mejor para atacar que al momento de defender, mostró su faceta más saliente con el pase a Tevez (5-1) y a Maroni (6-1); el volante sorprendió con una definición para redondear la goleada 7-1.

Sebastián Villa maneja la pelota y Rafael Borré se convierte en defensor; el extremo de Boca se recargó con goles en el partido con Vélez, mientras que el delantero de River es el goleador del ciclo Gallardo, con 48 festejos
Archivo


Sebastián Villa maneja la pelota y Rafael Borré se convierte en defensor; el extremo de Boca se recargó con goles en el partido con Vélez, mientras que el delantero de River es el goleador del ciclo Gallardo, con 48 festejos (Archivo/)

A los cuatro colombianos de Boca, River responde con dos: Borré, un elemento cuestionado, cuando arribó en 2017, que se convirtió en un jugador indispensable y en el goleador de la era Gallardo, con 48 festejos. El delantero es el primer defensor y no es una casualidad que en las estadísticas asomen entre los jugadores que más foules comete por partido. Su entrega para recuperar la pelota es tan determinante como la presencia en la red, una combinación que es el resultado del trabajo que le impuso el Muñeco. Mentalmente se fortaleció con un compatriota, el coach Jaime Pabón. El producto está a la vista y en las últimas horas Palmeiras, de Brasil, volvió a la carga para comprar al artillero, que el mes pasado rechazó una oferta de 14.700.000 dólares. En Núñez todavía no se notifican de ninguna propuesta, aunque el monto es inalcanzable para la tesorería, que hace cuentas con el deseo de prolongar el contrato que vence el 30 de junio.

Jorge Carrascal todavía no logra dar el salto de calidad que exige el plan de juego que dicta Marcelo Gallardo en River
Archivo


Jorge Carrascal todavía no logra dar el salto de calidad que exige el plan de juego que dicta Marcelo Gallardo en River (Archivo/)

Borré abrió el camino de las goleadas 3-0 sobre Central –por la Copa de la Liga– y 5-0 frente a Racing, en la final de la Supercopa Argentina. Falló frente a Argentinos –cabezazo al poste y un mano a mano que defendió el arquero Chaves–, partido en el que Gallardo le recriminó que no hubiera protestado por una supuesta infracción de penal que le había cometió Carlos Quintana. También provocó la expulsión a Fernando Tobio, en el estreno con Estudiantes. Su compatriota Carrascal desanda todavía el período de adaptación –arribó en 2019-, con actuaciones convincentes y otras que exponen su frustración y terminan con tarjetas rojas y reproches del entrenador.

“El modelo más feo”: polémica por el nuevo color de Ferrari para la temporada 2021

Con jugadores colombianos como ejes, Boca y River preparan un nuevo superclásico.

Gol de Borré a Boca en 2018