Las veces que Boca y River definieron un torneo en la última fecha y el guiño de la historia al Millonario

Pablo Lisotto
lanacion.com

Portada del diario La Nación que anuncia la gran definición del Nacional 1969 entre River y Boca, en el Monumental

"Penal bien pateado es gol", cuenta la leyenda que el árbitro Nai Foino le dijo a Delem, la tarde en la que Antonio Roma le contuvo el remate desde los 12 pasos al brasileño, a minutos del epílogo. Con el 1 a 0 (gol de Paulo Valentim), Boca derrotó a River en una Bombonera repleta y terminó de allanar el camino para la obtención del campeonato de 1962, que concretó tres días después, al golear 4 a 0 a Estudiantes de La Plata.

Portada del diario La Nación que destaca la victoria de Boca sobre River, en la definición del Campeonato de 1962

Fue, sin dudas, una de las definiciones más dramáticas de la historia del fútbol argentino entre los clásicos rivales. Pero no la única. En total, Boca y River pelearon cabeza a cabeza un torneo local hasta la última fecha en 9 ocasiones, con 7 celebraciones xeneizes y 2 millonarias. Con un dato que le hace un guiño al equipo que conduce Marcelo Gallardo pensando en este sábado: en todos los casos se consagró campeón el que llegó a la última jornada como líder.

La primera vez que ocurrió esta definición superclásica fue hace 77 años. Apenas un punto separaba a Boca de River antes de la última fecha del torneo de 1943. Pero entonces hubo triunfo xeneize ante Ferro por 2 a 0 en Caballito. Con una pequeña dosis de emoción: los goles de Jaime Sarlanga llegaron a los 35 y 42 minutos del segundo tiempo, que hizo estéril el 3 a 1 del Millonario sobre Estudiantes en su estadio.

Un año después, en 1944, se dio un escenario similar, con un resultado idéntico: Boca llegaba a la última fecha con dos puntos de ventaja sobre River. Curiosamente de local en el estadio Monumental, goleó 3-0 a Racing y se coronó, mientras que River derrotó 5 3 a Newell's en Rosario. Los goles del campeón fueron de Pío Corcuera (15 y 82) y José Marante (65, de penal).

Debieron pasar dos décadas para que Boca y River volvieran a definir en la última fecha un campeonato argentino. En 1965, el Xeneize llegó a la última fecha con un punto de ventaja sobre el equipo de Núñez (3 a 1 a Atlanta y 1-0 a Argentinos, respectivamente). Fue una alegría más para el club de la Ribera, en plena racha negra de los riverplatenses, que entre 1957 y 1975 estuvieron 18 años sin ganar un título.

Portada del diario La Nación que destaca la consagración de Boca frente a River en el Monumental, en el Nacional 1969

La única vez que por un campeonato argentino, uno se consagró en el estadio del otro y frente al rival de siempre fue en el Nacional 1969. Boca llegó a la última fecha con dos puntos de ventaja sobre River. Y para colmo, el fixture había establecido el superclásico en el Monumental. El partido terminó 2 a 2 (Norberto Madurga para el campeón, Oscar Más y Víctor Marchetti para los de Núñez) y el xeneize dio la vuelta olímpica en el estadio de River. Tan atractivo era el fútbol que desplegaba aquel equipo azul y oro que el público millonario aplaudió a los vencedores, una situación que parece impensado en la actualidad. Un par de pícaros del club local encendieron los grifos de las mangueras que regaban el campo de juego, para intentar impedir la celebración. Pero no hizo más que potenciarla y darle más color.

Recién en 1992 se repitió la ecuación. Boca llegó a la última fecha de Apertura con dos puntos de ventaja sobre River. Pero al mismo tiempo, con una pesada mochila de 11 años sin vueltas olímpicas a nivel local. En una Bombonera tensa, igualó 1 a 1 con San Martín de Tucumán. El gol de Claudio Benetti le alcanzó para ponerle fin a la mala racha. Mientras, los incidentes protagonizados por la hinchada de River hizo que se suspenda el partido con Argentinos, que unos meses más tarde se completó y culminó 1 a 1. A los de Nuñez, además, le descontaron dos unidades y terminó a 4 del campeón (los triunfos en ese entonces valían dos puntos).

Cinco años más tarde, el que celebró fue River. En lo que fue prácticamente un mano a mano entre los clásicos rivales en las últimas seis fechas del Apertura 1997, el equipo conducido por Ramón Díaz soportó la presión del Boca de Héctor Veira y se consagró en la última fecha, con apenas un punto de ventaja. En la jornada decisiva, el Millo igualó 1-1 como visitante contra Argentinos y Boca goleó 4-0 a Unión en la Bombonera. Para dimensionar la paridad de ambos, en las últimas 8 jornadas cosecharon 20 puntos de 24 posibles, y los de Núñez se coronaron con 45 unidades, una de las cifras más altas logradas por un campeón de los viejos torneos cortos (el récord es de San Lorenzo, con 47 en el Clausura 2001).

En 2000, Boca cerró un año de ensueño de la mejor manera. El 24 de mayo había eliminado a River en la Copa Libertadores, la noche bautizada como la del gol de Palermo con "la muleta" y el caño de Riquelme al colombiano Mario Alberto Yepes. El 21 de junio se había coronado campeón de la Copa Libertadores en San Pablo, luego de derrotar por penales a Palmeiras. Y el 28 de noviembre derrotó 2 a 1 a Real Madrid en Tokio y fue campeón del mundo.

Apenas 19 días después de coronarse en suelo nipón, el Xeneize llegó a la última fecha con un punto de ventaja sobre River, y con la ilusión de bajarle el telón al año con la trilogía. En la Bombonera, el 17 de diciembre derrotó 1 a 0 a Estudiantes (gol de Matías Arce) y celebraba con su gente mientras el Millonario perdía 3 a 2 con Lanús.

La última vez que ocurrió lo que inevitablemente pasará este sábado a las 21 en la Bombonera y en Tucumán, fue en el Clausura 2004. Fueron semanas emocionantes. En la fecha 17, River venció 2 a 1 a Lanús y aprovechó el 2 a 2 de Boca con Olimpo, en Bahía Blanca, para sacarle cuatro puntos de ventaja. Parecía que todo estaba resuelto. Pero a la siguiente jornada el Millonario tropezó en Córdoba, donde Talleres lo venció 2 a 1. El Xeneize no lo aprovechó: empató con Colón 0 a 0 en la Bombonera y llegó al desenlace a tres puntos de distancia. En la última fecha, River enfrentó a Atlético Rafaela en el Monumental. Con el empate, el Millo se consagraba campeón y la Crema se salvaba del descenso: igualaron 1 a 1 (gol de Marcelo Gallardo) y hubo fiesta en Núñez, mientras que Boca perdió con San Lorenzo 1 a 0 en el Bajo Flores.

Este sábado, por décima ocasión en la historia, los eternos rivales volverán a definir un torneo argentino en la última fecha. River, con 46 puntos, tiene la ventaja y visita a Atlético Tucumán. Boca, con 45, tendrá la obligación de ganar y aguardar buenas noticias desde el Jardín de la República.

Será, una vez más, un desenlace apasionante.

Sin que se definiera en la última fecha, River fue subcampeón de Boca en otros dos certámenes (Clausura 1999 y el Campeonato 2016/2017), y el Xeneize escoltó al Millonario en seis ocasiones (Campeonato 1945 y 1947, Apertura 1991, Clausura 2003 y Clausura 2008).

Qué leer a continuación