Por qué Boca retrasa el anuncio de Miguel Ángel Russo como nuevo DT

Pablo Lisotto
lanacion.com

Boca ya sabe que Miguel Ángel Russo será el sucesor de Gustavo Alfaro. Sin embargo, posterga el anuncio y las presentaciones oficiales.

"Estamos a pocas horas de que se concreten algunas novedades sobre el técnico, pero le corresponde a Román [Riquelme] anunciarlo", dijo el vicepresidente Mario Pergolini en el acto de asunción de la nueva CD. E incluso aventuró: "No creo que lleguemos a Navidad sin entrenador".

No será así. Según le confiaron desde el club a LA NACION, el anuncio y la presentación oficial serán "casi con seguridad" este jueves. Los motivos de este retraso se debieron a pequeños detalles vinculados al monto final del salario de Russo y a los nombres que formarán parte de su cuerpo técnico, pero todo se allanó en las reuniones que mantuvieron Russo y Riquelme entre el sábado pasado y ayer.

Desde lo económico, ocurre que la Comisión Directiva sigue adelante con su auditoría, para terminar de evaluar cuál es la real situación financiera del club que dejó Daniel Angelici después de ocho años de gestión. Más de un dirigente de la lista que ganó las elecciones el 8 de diciembre habló de "una economía que no es tal". A eso se le suma el contexto actual del país y lo vinculado al nuevo impuesto al dólar, que afectará a las negociaciones por los refuerzos.

En lo relacionado a la conformación del nuevo cuerpo técnico hay menos misterio. Tanto Leandro Somoza (ayudante de campo) como Damián Lanatta (preparador físico) continuarán junto a Russo, tal como lo hicieron en Cerro Porteño. Aunque la pretensión del club es que se sume un ayudante de campo más (en un momento se habló de Sebastián Battaglia, pero todo indica que será el responsable de la Reserva en lugar de Rolando Schiavi) y aún no está definido el equipo de trabajo que acompañará al nuevo PF.

Por lo pronto, la única certeza es que Russo, de 63 años, tendrá el primer encuentro con el plantel xeneize el viernes 3 de enero. Luego de los exámenes médicos de rutina iniciarán la pretemporada en el Centro de Entrenamiento de Ezeiza, como lo hizo en invierno luego de descartar un complejo de Cardales por el mal estado de las canchas.

A partir de 2020, allí también se realizarán todos los entrenamientos del plantel profesional, salvo alguna excepción o imprevisto que obligue a trabajar en el complejo Pedro Pompilio. El plantel se hospedará en un hotel algo más alejado, en la zona de Spegazzini, y no dentro del Centro de entrenamiento.

De este modo, el DT del equipo campeón de la última Libertadores que Boca sumó a sus vitrinas en 2007 cumplirá esa máxima jamás escrita que asegura que, al igual que ocurrió con Juan Carlos Lorenzo y Carlos Bianchi, todo entrenador que haya ganado la Copa debe tener al menos una segunda etapa al frente del club de la Ribera.

Sin amistosos de verano confirmados, la agenda de Boca recién tiene anotados partidos cuando se reinicie la actividad en la Superliga.

El estreno de Russo será en la Bombonera, cuando el 26 de enero Boca reciba a Independiente, por la fecha 17. Apenas tres días después, visitará a Talleres. El 2 de febrero recibirá a Atlético Tucumán, el 8 jugará con Central Córdoba en Santiago del Estero y el 16 enfrentará a Godoy Cruz, en el coliseo azul y oro.

Una despedida alejada de las cámaras

Mientras tanto, Alfaro sintió la necesidad de despedirse mediante una carta abierta dirigida "al pueblo xeneize". En ella, el entrenador le agradece muy especialmente a Burdisso ("Nico, demostraste que se puede hacer un trabajo profesional sustentado en valores, algo que en el fútbol hoy no abunda"), a la comisión directiva de Daniel Angelici y "a toda la gente que trabajó junto a nosotros en todo el proceso."

Al mismo tiempo, Alfaro elogió a los jugadores que dirigió ("Un plantel de HOMBRES, que merece lo mejor, y que no tengo dudas que en las próximas 7 fechas le pondrá una estrella más a ese escudo plagado de ellas") .

Por último, el ahora exDT de Boca se despidió con un "hasta siempre" y le deseó "todo el éxito del mundo" a la nueva dirigencia, en un párrafo en el que destaca los procesos de trabajo por sobre la inmediatez: "Deseo fervientemente que consigan el éxito, más allá de que no es algo que uno encuentra. El éxito es producto de un proceso, no compren las verdades que nos quieren vender, de éxito o fracaso tan literal si se consigue o no un título. Deseo que sean más exitosos que exitistas, que apuesten al éxito, porque el camino para poder alcanzarlo no es una línea recta, y no descarta pequeños fracasos parciales. Por eso, apuesten a un proceso, por más apologías del fracaso que escuchen".

El balance del ciclo Alfaro al frente de Boca se resume a 50 partidos, con 27 victorias, 16 empates y 7 derrotas. Consiguió el título de la Supercopa Argentina 2018 (por penales, ante Central) y la clasificación a la Copa Libertadores 2020, mientras que terminó tercero en la Superliga 2018/2019, perdió la final de la Copa de la Superliga (frente a Tigre, 2 a 0), y fue eliminado de la Copa Argentina en 16avos de final por Almagro y en las semifinales de la Libertadores, por River.

Qué leer a continuación