Boca recupera a Carlos Izquierdoz, el capitán que esquiva las chicanas y mira a River con hambre de revancha

Franco Tossi
·4  min de lectura
Izquierdoz, siempre titular en la era Russo. El domingo afrontará otro superclásico ante River.
Presna Boca Juniors

Carlos Izquierdoz arrancó el ciclo de Miguel Ángel Russo con algo parecido a un reto del entrenador ante la prensa por la expulsión que el defensor sufrió a los 21 minutos frente a Independiente, en enero de 2020, en el arranque de aquel sprint final de la Superliga que Boca terminó ganando. Aquel mal comienzo se revirtió tanto que hoy es la fija del técnico en la zaga. En realidad, nunca dejó de serlo. Que el técnico lo quiera esperar hasta último momento para saber si puede contar con él para el superclásico del domingo ante River en la Bombonera es un claro indicio de la gran consideración que tiene del subcapitán. Por estas horas, todos pueden respirar tranquilos: Cali quiere estar como sea y en la intimidad -prácticamente- lo cuentan dentro de los once, a pesar de estar recuperándose de una lesión.

Un superclásico de Tevez a Enzo pérez y de Medina a Carrascal

Hombre centrado. Si se pone ante un micrófono, su semblante no se modifica. Serio y respetuoso, jamás accede a chicanas. Como, quizás, se debe amoldar alguien que es el segundo dueño de la cinta. Cada vez que a River se refiere, lo analiza con mucha admiración. De hecho, en cada Copa Libertadores no niega que sea uno de los grandes candidatos, al igual que su equipo, claro. Incluso cuando esté marcado por un pasado frustrante. Es que Izquierdoz es uno de los dos sobrevivientes de los once nombres que salieron a jugar en aquella noche madrileña de diciembre de 2018, la de la final de la Copa.

Miguel Russo charla con el plantel de Boca, que se prepara: el domingo, otro superclásico.
Presna Boca Juniors


Miguel Russo charla con el plantel de Boca, que se prepara: el domingo, otro superclásico. (Presna Boca Juniors/)

La lesión en las costillas que padeció frente a Sarmiento, hace ya casi dos semanas, asustó a todos. Inmediatamente, el superclásico se vino a la cabeza. A lo largo de esta semana fundamental de trabajos, cada práctica fue positiva. La del jueves ya había sido “muy buena, con todos trabajos normales”, pero la de este viernes la catalogan como “perfecta” en el cuerpo técnico. Y no dudan en que hay que contar su titularidad como una posibilidad firme.

Ese duro golpe del Bernabéu no se aleja de la cabeza. Es uno de los jugadores a los que más le cuesta soltar el recuerdo del trofeo más significativo que se escapó, especialmente porque apareció en la foto de tres de los cinco goles que hizo River en esa serie definitoria. Aunque la prioridad siempre es ganar la Libertadores, enfrentar al rival clásico en el ámbito local (como este domingo, desde las 18) o internacional, para el experimentado zaguero es siempre una posibilidad de imponerse y curar de a poco esa herida.

Izquierdoz celebra su gol ante Newell's, en Rosario, en la segunda fecha de la Copa de la Liga.
Presna Boca Juniors


Izquierdoz celebra su gol ante Newell's, en Rosario, en la segunda fecha de la Copa de la Liga. (Presna Boca Juniors/)

“Los que vivimos aquel partido, queremos enfrentarlos siempre. Sabemos la repercusión que tienen estos duelos: si ganás te ponen allá arriba, pero si perdés quedás marcado. Como me pasó a mí en 2018”, contó tras el campeonato local del año pasado ganado por Boca. Algo similar deben sentir Esteban Andrada, el otro que es titular para Russo de cara al domingo y fue elegido por Guillermo Barros Schelotto para enfrentarlos en España desde el inicio.

Para el técnico del xeneize, Izquierdoz es una pieza esencial en su estructura. En su segunda etapa en Boca ya lleva 37 encuentros oficiales, de los cuales Izquierdoz participó en 31 como titular. Incluso, en los últimos partidos se anotó entre los goleadores en pelotas paradas, algo que le estaba haciendo falta a un equipo que perdió su esencia hace tiempo, pese al último 7-1 a Vélez, en Liniers: le hizo goles de cabeza a Gimnasia, en el debut de esta Copa de la Liga, y en el triunfo a Newell’s, en Rosario. Su buen porte y juego aéreo es una de las herramientas fundamentales para que Boca encuentre algún atajo.

Especial interactivo: todos los Boca-River de la historia

Entre los rumores de una semana especial apareció la opción de sorprender con una línea de tres defensores, algo inédito desde que Russo es el técnico. Eso, claro, si Cali se ponía a disposición con su recuperación. Según pudo saber LA NACION, aún contando con el hombre de 32 años, no resulta viable ese esquema. Entre los argumentos, aseguran que durante los últimos entrenamientos ni siquiera se puso en práctica con algún suplente que ocupe la vacante de Izquierdoz.

Izquierdoz lucha con Girotti, en el último Boca-River.
Presna Boca Juniors


Izquierdoz lucha con Girotti, en el último Boca-River. (Presna Boca Juniors/)

“Si no sabés generar y sorprender al rival, no sirve de nada la posesión. Eso ya es relativo. Cedimos la iniciativa, pero no tuvieron tantas chances”, sentenció el subcapitán tras el 2-2 frente a River, también en la Bombonera, de hace ya más de dos meses por la Copa Diego Maradona que Boca también terminó ganando. Ya enfrentó al clásico rival en siete oportunidades, pudiendo sólo disfrutar de un triunfo, que también fue derrota (el 1-0 de la revancha de la semifinal copera de 2019 que derivó en la eliminación). No obstante, conoce fuertes y debilidades del un rival que le suele generar dolor de cabeza y también hambre de revancha constante.