Quién es Santiago Ramos Mingo, la joya de Boca que se llevó Barcelona

Goal.com Latam
El defensor categoría 2001 se negó a firmar contrato con el Xeneize y se fue libre al club catalán, que le puso una cláusula multimillonaria.
El defensor categoría 2001 se negó a firmar contrato con el Xeneize y se fue libre al club catalán, que le puso una cláusula multimillonaria.

La expectativa que había sobre el primer mercado de pases de Juan Román Riquelme en Boca fue inversamente proporcional a lo que terminó sucediendo: el Xeneize trajo apenas dos refuerzos y perdió a un titular clave como Alexis Mac Allister. Pero como si esto fuera poco, el club también perdió a una de sus grandes promesas, sin que llegara a debutar oficialmente en Primera.

Durante todo el 2019, la dirigencia comandada por Daniel Angelici luchó para hacerle contrato profesional a Santiago Ramos Mingo, un central zurdo de 18 años a quien en el club veían como uno de los jugadores con mayor proyección de todas las Inferiores. Sin embargo, el pibe se negó sistemáticamente a firmar su vínculo y a comienzos de 2020 se hizo oficial su salida rumbo a Barcelona, que se lo llevó sin tener que pagarle un euro al Xeneize por la transferencia y apenas deberá abonar una cifra cercana a los 300 mil euros por derechos de formación.

De todos modos, nada pudo haber hecho Riquelme para evitar este desenlace: "Yo había hablado con la anterior dirigencia y habíamos quedado en que íbamos a volver a conversar después de las elecciones, porque no sabían si iba a seguir o no. Una vez que se fueron, yo ya había tomado la decisión de irme. No hubo chances de hablar con la nueva dirigencia, la decisión ya la tenía tomada", explicó Ramos Mingo en diálogo con el Show de Boca.

Nacido el 21 de noviembre, el cordobés había realizado todo el trayecto formativo en el club de la Ribera: se sumó en Novena y durante el año pasado había comenzado a afianzarse en Reserva, a pesar de que tenía edad de Quinta. Tan buena era su proyección que, a mitad de año, Gustavo Alfaro lo llevó a la pretemporada con el plantel principal, le dio la chance de debutar en un amistoso frente a Chivas y hasta lo anotó en la lista de buena fe para la segunda fase de la Copa Libertadores.

Sin embargo, en agosto comenzó el conflicto: Barcelona acercó una primera propuesta para llevarse al defensor y se encendieron las alarmas en la Secretaría Técnica que encabezaba Nicolás Burdisso. A pesar de las gestiones para que el jugador firmase un vínculo con una cláusula de rescisión elevada, el central no aceptó ninguna de las propuestas y pasó los últimos meses de 2019 separado del plantel de la Reserva, mientras en Boca esperaban el ya inevitable desenlace.

"Mi hermano, Franco, jugaba en el mismo equipo de Toronto que el hijo de José Mari Bakero. Justo él iba a viajar a Argentina y mi hermano le dijo 'mirá a Santiago que está jugando muy bien'. Estuvo en un partido de Reserva contra San Lorenzo, después hablamos un rato y me dijo que estaba interesado. Pero como era menor, quedamos en que recién íbamos a hablar cuando cumpliera los 18", reveló el juvenil sobre el inicio de las gestiones con el club blaugrana.

El 4 de febrero, finalmente, Barcelona hizo oficial lo que ya era un secreto a voces: Ramos Mingo firmó un contrato por tres temporadas para jugar en el Barça B, con una cláusula de 60 millones de euros, que aumentará hasta los 100 millones en caso de que el pibe llegue a debutar en el primer equipo del club catalán.

 

Qué leer a continuación