Boca perdió por segunda vez seguida y Miguel Russo tuvo algo para decir

LA NACION
·1  min de lectura

Miguel Ángel Russo no se fue contento de la Bombonera. Su habitual sonrisa no apareció este viernes. La segunda derrota seguida de su ciclo desnudó falencias en un equipo que hasta hace una semana estaba invicto en el año (con muchísimo tiempo de inactividad, claro), sobre 16 partidos.

"Nos equivocamos en el primer tiempo, tuvimos distracciones y las pagamos con goles. En el segundo corregimos; creo que fue todo nuestro. Me voy contento con algunas cosas, y otras son para mejorar", resumió el entrenador de Boca, instantes después del pitazo final que sentenció el 2 a 1 de Lanús.

Boca volvió a desentonar, perdió 2 a 1 contra Lanús y llega golpeado a la Copa

"Cuando jugás dos competencias importantes a veces tenés que preservar a algún jugador. Algunos chicos venían de Colombia. Y son cosas que nos limitan. Aunque no sean excusas, fue una semana complicada", advirtió.

En relación con las oportunidades de gol que tuvo Boca con jugadores que habitualmente son suplentes, Russo evaluó: "Son momentos, situaciones. Éstos son los partidos en los que el que no juega puede hacerlo y tener otro tipo de recorrido, pero cuesta".

Boca campeón: cómo fue la fiesta de premiación 258 días después y la medalla a De Rossi

Finalmente, Russo se refirió a una versión que indicaba que podría emigrar para asumir como entrenador del seleccionado de Colombia. El entrenador campeón de la Copa Libertadores en 2007 y de la Superliga en 2020 pareció desentenderse de esa posibilidad: "Estoy muy cómodo donde estoy", sostuvo.