Boca: Mauro Zárate vuelve a ser titular tras 299 días, lesiones y esperas en el banco de suplentes

Franco Tossi
·4  min de lectura

La derrota frente a Talleres, en la Bombonera y por la Liga Profesional de Fútbol, golpeó al Mundo Boca por el hecho de haber sido la primera del ciclo de Miguel Ángel Russo, en medio de tantas estadísticas impecables. No obstante, cuando las cosas no salen bien, de todas maneras, se señalan con mayor énfasis ciertas cosas que no conforman. Una de ellas es la ausencia permanente de Mauro Zárate.

Claro que además de la pérdida de los tres puntos, todo se activa a raíz de la falta de goles de los delanteros que suelen acompañar a un Carlos Tevez que, si bien no pudo marcarle a los cordobeses su undécimo tanto en 2020, está en un nivel superlativo. Franco Soldano continúa negado con el gol (y con las oportunidades) y Ramón Ábila, que lo reemplazó, desperdició tres chances claras para poner a Boca en ventaja.

El viernes, cuando el xeneize enfrente a Lanús otra vez como local (a partir de las 19:20), Zárate tendrá su tan ansiada chance de ser utilizado como titular, algo que sólo consiguió en una ocasión -paradójicamente- de la mano del entrenador que podía mimarlo más que a nadie por conocerlo de hacía 15 años, cuando coincidieron en el Vélez campeón del Torneo Clausura con un Zárate que empezaba a ser figura. Aunque será de la partida, seguramente, inmerso en un equipo B: los titulares descansarán para enfrentar el miércoles que viene a Inter, en Porto Alegre, por los octavos de final de la Copa Libertadores.

La programación completa de la fecha 4 de la Copa Liga Profesional

Con la llegada en enero de Russo, entonces, se preveía un protagonismo absoluto del futbolista, de 33 años. Esa única vez que saldría desde la partida fue justamente el día del debut oficial, ante Independiente (0-0), en el reinicio de la Superliga que el equipo de Russo terminaría obteniendo. Eso ocurrió el 26 de enero: cuando aparezca el viernes en el equipo, habrán pasado 299 días. Pandemia de por medio, si vale el aliciente...

Zárate tuvo escasos minutos de acción en Boca en el año.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

A Zárate lo empezaron a perseguir las molestias musculares en los momentos menos apropiados. Transcurrían 60 minutos del partido ante el Rojo cuando sintió un pinchazo que lo sacó del campo. ¿El diagnóstico? Se había desgarrado el gemelo de la pierna derecha. A partir de la siguiente jornada se produjo el reemplazo de Soldano, que ya fue una fija entre los 11 iniciales que se consagraron. Sin embargo, ya recuperado, ni siquiera le tocó ser un recambio importante las veces que ocupó un lugar entre los suplentes: entró cinco minutos ante Godoy Cruz (Superliga), 16 con Libertad (Copa Libertadores) y 3 frente a Newell's (Copa Liga Profesional).

De hecho, tiene contabilizadas más ocasiones sin salir al campo desde el banco que partidos disputados: seis veces ocupó el sector de relevos, pero Russo no decidió su ingreso. La última vez, claro, fue el domingo ante Talleres, lo que generó la incredulidad de los hinchas.

Quizás, también, tiene que ver con el hecho de llevarlo de a poco. El entrenador, de 64 años, remarcó en los últimos compromisos: "A Mauro lo estamos recuperando". Y es que cuando el actual torneo doméstico estaba por iniciarse, Zárate sufrió una nueva lesión en el amistoso de preparación frente a Arsenal: tuvo un desgarro grado 2 en el isquiotibial izquierdo.

La pregunta popular en las últimas horas fue unánime, vinculando la inactividad de Zárate a algo más que la recuperación de su lesión: "Si no juega el viernes, ¿cuándo juega?". Si al técnico no le agradara, no hubiera pedido la renovación de su contrato cuando finalizó el 31 de junio.

Lo extrañan: su pegada en la pelota parada suele dar réditos y sus gambetas, a veces demasiado individualistas, atraen a los hinchas por ser una herramienta importante para poder ganar. Más ahora, que los octavos de final de la Copa Libertadores están a la vuelta de la esquina. Eso sí: tendrá que tener muy en cuenta lo que Russo le exige: "Cuando hablamos, Miguel me dijo que boludeo mucho lejos del área. Él me quiere cerca del arco", reveló entre risas Zárate, en el comienzo de ciclo. El viernes tiene su gran oportunidad de recuperar la importancia.