Boca: los juveniles comienzan a pisar fuerte y le rinden a Miguel Ángel Russo en la Copa Libertadores

Franco Tossi
·4  min de lectura
Agustín Obando, Cristian Medina y Alan Varela, tres de los juveniles de Boca que le rindieron a Russo en La Paz
Fotobaires

Miguel Ángel Russo puede dormir tranquilo después de muchos meses. Ya no sólo por un resultado, en este caso muy favorable al debutar con un triunfo en la Copa Libertadores y haberle hecho frente a La Paz, ante The Strongest, al que venció por 1-0 con gol de Sebastián Villa. Sino porque además los jugadores empiezan a responder, especialmente desde el andar de unos juveniles que comienzan a pisar firme, sin temores y con un carácter sorprendente. Siendo pilares para romper una racha adversa en la altura de Bolivia de poco más de medio siglo.

Ganó Boca. Con gol de Villa, derrotó a The Strongest en la altura de La Paz

La confianza es recíproca. Los chicos reciben el apoyo del entrenador, mientras que a éste le devuelven las gracias con buenas actuaciones. No era fácil lo de la noche del miércoles, ni que hablar para nombres que siempre se sostenían en promesas.

En Bolivia fue el turno de Almendra, Medina y Varela, cubriendo a compañeros de mayor experiencia que fueron baja para este compromiso clave (varios tienen Covid-19) y repitiendo los lugares preponderantes que tuvieron el sábado en el triunfo a Atlético Tucumán, con el agregado de Agustín Obando por la banda izquierda. Si algún distraído no supo cómo formaba el equipo después de varios minutos, bien pudo pensar que la pelota era manejada por jugadores con una carrera mucho más avanzada.

Almendra y Medina trabajaron en el mediocampo con muy buen resultado y Sebastián Villa fue el goleador, en la victoria de Boca ante The Strongest en Bolivia,
Almendra y Medina trabajaron en el mediocampo con muy buen resultado y Sebastián Villa fue el goleador, en la victoria de Boca ante The Strongest en Bolivia,


Almendra y Medina trabajaron en el mediocampo con muy buen resultado y Sebastián Villa fue el goleador, en la victoria de Boca ante The Strongest en Bolivia,

Pero no. Eran ellos, que entendieron que pese a sus cortas edades no debían excederse en el despliegue. Sobre todo, los primeros tres, que se caracterizan por el buen manejo de pelota. Otra vez Almendra fue importante para que Boca convirtiera. Tras participar en dos de los tres goles a los tucumanos, en el estadio Hernando Siles tomó la pelota, levantó la cabeza y entregó un pase sensacional a la carrera de Villa, que gambeteó en el área rival y sacudió de zurda el techo del arco de Vaca.

Así, el visitante golpeaba rápido. A los 7 minutos, como si el destino estuviera marcado para hacerle un homenaje al fallecido Alfredo Graciani por el paro cardíaco que sufrió en la mañana del miércoles, a los 56 años, además de los brazaletes negros y el minuto de silencio.

Esa fue la clave de la estrategia de Russo. Si alguien no entendía la ausencia de Carlos Tevez, por decisión del técnico para que el capitán descansara, quedaron todos los argumentos sobre la mesa. Se pensó cómo poder ganar sin él: Soldano no fue el ‘9’, sino aquel que se sumó siempre al aporte defensivo; la potencia del colombiano, en tanto, fue el recurso que a Boca le dio aire en el ataque. De hecho, por eso llegó el único gol.

De izquierda a derecha: Agustín Almendra, Cristian Medina, Agustín Obando, Exequiel Zeballos y Alan Varela, chicos de las inferiores en los que confía Russo; salvo Zeballos, el resto jugó en Bolivia.
Javier García Martino (prensa Boca)


De izquierda a derecha: Agustín Almendra, Cristian Medina, Agustín Obando, Exequiel Zeballos y Alan Varela, chicos de las inferiores en los que confía Russo; salvo Zeballos, el resto jugó en Bolivia. (Javier García Martino (prensa Boca)/)

Y con ello, el xeneize intentó noquear en el arranque del complemento. Primero, a los 2 minutos, con un contragolpe desprendido de un puntazo de Lisandro López en su área, pero el remate de Villa -colocado al segundo palo- se fue muy cerca. Sesenta segundos después, fabricó su propia jugada con gambeta y ganó el mano a mano que luego no pudo convertir: la quiso picar, pero Vaca lo esperó lo suficiente para ahogar su doblete.

Almendra, otro de los puntos altos en el triunfo xeneize en la altura
Fotobaires


Almendra, otro de los puntos altos en el triunfo xeneize en la altura (Fotobaires /)

Obvio, The Strongest acudió a lo común durante los 90 minutos. Remates desde media distancia y centros que podían viborear, pero la defensa siempre se mostró sólida al igual que Agustín Rossi, teniendo siempre controlado el destino de los disparos.

Bien parado. Inteligente, regulando cada movimiento. Boca jugó un gran partido táctico para llevarse tres puntos de oro, luego de que Barcelona, de Ecuador, le diera un golpe a Santos en Vila Belmiro (2-0). Ese resultado podía ponerlo en aprietos a futuro, por eso debía ganar y lo consiguió.

Murió Alfredo Graciani: el ex jugador de Boca falleció por un paro cardíaco a los 56 años

No fue una victoria más. Boca no ganaba en la altitud que hay en Bolivia, ya fuera en La Paz (3.600 metros) o en Cochabamba (2.500), desde febrero de 1970, cuando le ganó a Bolívar por 3-2. Desde ahí, sufrió las únicas cinco derrotas y cuatro igualdades, sobre el total de 11 encuentros que disputó en esas ciudades bolivianas con altitud.