Boca: Jorge Bermúdez habló del pase caído de Felipe Román a Boca: "Vimos un riesgo en su vida deportiva"

LA NACION
·3  min de lectura

El mundo Boca todavía luce consternado por el pase caído de Felipe Román, el futbolista colombiano de Millonarios (Bogotá). Asimismo, asoma cierta tranquilidad por haber cumplido como correspondía. Más que perder la posibilidad de un nuevo jugador, se salvó una vida al diagnosticarle una miocardiopatía hipertrófica progresiva, gracias a la revisión médica. Y Jorge Bermúdez, integrante del Consejo de Fútbol, fue el primero en hablar públicamente del tema: "Esto es un regalo de Dios. No lo tomo mal. Gracias a Dios se le descubrió ahora. Y Boca no lo contrata porque ve un riesgo en su vida deportiva", dijo el ex defensor.

Boca: del dolor por la situación de Román y una llegada que no se concretó, a un mercado muy austero

Tras los chequeos de rutina, la junta médica de la institución boquense trató de hacerle entender a Román, de 25 años, que el jueves fue un día bisagra en su vida futbolística: su situación, posiblemente, requiere que abandone la actividad profesional. "Todo el mundo dice qué lástima, qué dolor. imagínense el dolor mío que estuve todo el día con él", expresó Bermúdez en Balón Dividido, por ESPN.

"Vi la felicidad que tenía cuando llegó, cuando ya terminábamos los exámenes y nos íbamos para el club, el nerviosismo cuando le empezaron a decir que las situaciones no estaban bien", añadió el dirigente xeneize.

Miguel Ángel Russo había pedido la contratación del lateral porque fue él quien lo había hecho debutar debutar en Millonarios, en 2017. En los últimos días, el entrenador se presentó en la habitación siendo más padre que técnico para contener a quien le costaba encontrar explicaciones. "Uno entiende porque además yo lo viví, fuimos a un club y nos probamos, la ilusión. Y terminar ese día llorando por un teléfono con la mamá, diciéndole lo que había pasado. Es muy duro" continuó Bermúdez.

A Román, por supuesto, no había forma de contenerlo: estaba ante una gran oportunidad profesional. Pero Bermúdez hizo hincapié en la vida del colombiano por sobre todas las cosas. "Como hombre del fútbol yo pediría por su vida. Hay que hacerle los estudios genéticos necesarios para que se le haga el tratamiento y luego estar seguros del proceso. Si juega al fútbol dentro de un mes o un año, seguramente le va a doler, pero que su vida continúe, no que juegue dentro de un mes y dentro de un año no lo tengamos. Lo que se le descubrió en Boca no fue una cosa casual".

Lo que trascendió es que el colombiano no había tenido un estudio semejante desde hacía un año y medio, y las pruebas del último jueves detectaron una miocardiopatía hipertrófica que podría derivar en una muerte súbita, en caso de seguir avanzando. El peligro era muy grande y en Boca no lo iban a correr.

El jugador de Millonarios viajó este sábado desde Ezeiza hacia Colombia, luego de su pase caído en Boca. Ya en Bogotá continuará vinculado a su club, que aseguró a través de las redes sociales que someterá al lateral derecho a exámenes complementarios.