Boca: Gustavo Alfaro, otra vez la lupa sobre los árbitros y la comparación con Pep Guardiola

Franco Tossi
lanacion.com

Alfaro se quejó del arbitraje de Loustau y volvió a referirse al papel del VAR en la eliminación de la Libertadores.

Gustavo Alfaro demuestra ser un hombre de mucha serenidad. Aunque cada vez se nota menos. Tiene algo atragantado desde el 1° de octubre, día del 0-2 ante River en el partido de ida de las semifinales de la Copa Libertadores. Evidentemente necesita largarlo. Ese proceso avanza de a poco. Es una especia de bomba que puede explotar muy fuerte. Pero, por ahora, va lanzando dardos de disconformidad cada vez que se pone adelante de los micrófonos. Anoche no fue la excepción en el José Amalfitani: se quejó del arbitraje, cuestión que lo hizo viajar nuevamente al pasado para hablar de la eliminación copera y el VAR.

Su Boca tenía la posibilidad de ganarle a Vélez y volver a tomar la punta de la Superliga en soledad. No solo el rendimiento del equipo fue flojo (como tantas veces), sino que el partido se quedó en apenas una promesa. Pero sí es cierto que hubo una jugada que pudo haber cambiado la historia: el penal de Fernando Gago a Mauro Zárate que Patricio Loustau no observó. Esa acción, sumada a otras más pequeñas, pero suficientes como para que el rafaelino se vaya de Liniers bastante enojado con la labor arbitral, hizo que sus declaraciones se mantengan como en el último tiempo: hablar del juego ya no parece ser lo más atractivo y, en cambio, hace varias semanas que la mayoría de sus focos están puestos en los jueces.

"Vi las jugadas polémicas. La de Domínguez, que lo agarra a Andrada cuando quiere sacar el contragolpe y no lo amonestan cuando ya tenía amarilla. La de Cufré, que es una plancha arriba muy fuerte a Reynoso y no fue ni amarilla. Sobre el final hizo una falta por la que lo amonestaron. Si lo hubiese amonestado antes, era expulsión para Cufré. Y el penal: Gago pierde la posición y pone el brazo en la espalda de Mauro para desplazarlo cuando se preparaba para definir... Quiero que las cosas se definan por los méritos de un equipo adentro de la cancha", inició el descargo Alfaro.

Según sus palabras, el árbitro no midió con la misma vara lo que pasaba de un lado y del otro: "Por eso le recriminé a Silvio (Trucco, cuarto árbitro) la uniformidad de criterios en la determinación de las acciones. Y él me daba la razón. Cada punto que cedés, nos cuesta mucho, porque este campeonato se va a definir por uno o dos puntos. Entonces, uno quiere la uniformadidad de criterios. El mismo penal que le dieron hoy (por ayer) a Gimnasia, no se cobró en esta cancha. El otro día, la jugada de Valenti contra Salvio es de último recurso (en referencia a la infracción que luego Zárate transformó en gol de tiro libre ante Lanús). Y yo se lo dije ese día a Rapallini: 'Vas a ver que en el segundo tiempo vos me vas a echar un jugador a mí'. Y me lo terminó echando a Izquierdoz".

Y continuó: "Yo no lloro, lo único que pido es uniformidad de criterios porque hay equipos que trabajan bien en tirarse en las jugadas divididas, buscan ese tipo de situaciones que los árbitros compran de forma recurrente. Vélez es un muy buen equipo y eso no va a cambiar por la decisión de un árbitro. Hoy, en el momento clave del partido, donde yo tenía que ir a buscarlo y podía hacer los cambios para ir por la victoria, tuve que hacer cambios para aguantar el partido por la expulsión de Fabra, que tampoco fue porque en la primera falta que cobró fue a la pelota", expresó. Y volvió sobre un tema que ya había lanzado tras la eliminación ante el equipo de Marcelo Gallardo: "los jugadores de River entrenan para tirarse. Les mostré un video a los jugadores de la cantidad de simulaciones que hace River".

Y, de la nada, sacó el tema a la luz: "Nosotros sentimos que quedamos eliminados con River por otras cosas que van más allá de lo futbolístico y que tampoco le va a sacar méritos a River, que es muy buen equipo. Estuvimos a la altura de las circunstancias y teníamos todo para también haber pasado esa fase", inició. Pero fue más profundo: "Hay cosas, detalles, que fueron decisivas y que no se evaluaron de la misma manera en los partidos. El penal de Pinola al minuto y medio, por ahí, otro VAR lo cobra y este VAR no lo cobró. Así como también, quizás, Vigliano no cobraba el penal que sí cobraron en la cancha de River".

En una extensión clásica para responder del entrenador de 57 años, concluyó: "Hay detalles que se escapan y son ajenos a River y Boca. Y que están en manos de otros. Vuelvo a lo mismo: quiero que las cosas se definan a partir de lo que pasa adentro de la cancha. Tirame 70 mil centros, pero dame el penal que fue y no me anules el gol que es lícito".

En un momento, a Alfaro lo consultaron por el apoyo y las convicciones de los futbolistas hacia su trabajo. Y con evidente molestia y como bandera de su propio trabaja, el entrenador dijo: "Recibí muestras de apoyo muy fuertes desde todo el plantel o de jugadores particulares. Hay un jugador que jugó en el exterior que me dijo: 'Mirá, en el primer año de Guardiola en el Manchester (City), le trajeron muchas figuras y terminó tercero. Y después, se cansó de ganar todo. Nosotros vemos que Boca va por ese camino. Queremos que sigas con nosotros en este proceso'. Esas cosas uno no las espera. Porque, generalmente, siempre vos estás expuesto, sos el fusible, el que termina apagando los incendios", se lo notó orgulloso.

Boca se fue puntero de Liniers, pero con un Alfaro molesto por las decisiones de Loustau y una eliminación ante River que todavía no puede soltar.

Qué leer a continuación